Bocadillos Horneados de Calabaza y Brócoli con salsa de queso

Bocadillos Horneados de Calabaza y Brócoli con salsa de queso

Danos tu valoracion

Bien como acompañamiento o como plato principal, estos bocadillos (que pueden convertirse en un riquísimo budín) son muy fáciles de realizar, permitiéndonos incluir brócoli en nuestra dieta, casi sin que nadie lo descubra. Con pocos ingredientes, y en poco tiempo, obtendremos un plato completo y muy sano, acompañado de una exquisita salsa. ¿Se animan a probarlo?

Ingredientes Para 4 o 5 Personas

Ingredientes para los bocadillos

  • 1 calabaza (entre 1 y 1,5 kilogramos de puré)
  • 400 gramos de brócoli congelado
  • 1 cebolla grande
  • ¼ de pimiento rojo
  • 2 huevos
  • ½ taza de queso rallado
  • 2 cucharadas colmadas de almidón de maíz
  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1 cucharada de puerro deshidratado (opcional)
  • Sal, pimienta y nuez moscada a gusto

Ingredientes para los Bocadillos Horneados de Calabaza y Brócoli con salsa de queso

  • 2 tazas de leche (vegetal o animal) y 1 taza extra
  • ½ taza de almidón de maíz
  • ½ taza de queso rallado (puede ser Fontina, Gruyere o Cheddar)
  • Sal, pimienta y nuez moscada a gusto

Elaboración de la Receta

  1. Cortamos la calabaza a la mitad, en sentido longitudinal, limpiándola bien. Rociamos con un hilo de aceite y la cocinamos en horno fuerte hasta que esté bien tierna. Una vez cocida, separamos la pulpa de la cáscara y preparamos un puré con ella, reservándolo sin condimentar.
  2. Mientras tanto, en el aceite de coco rehogamos la cebolla y el pimiento, cortados en brunoise (daditos muy pequeños). Condimentamos con sal, pimienta, orégano, nuez moscada y puerro deshidratado. Cuando la cebolla se torna transparente, agregamos el brócoli congelado y cocemos hasta que los vegetales pierdan su rigidez. Mientras tanto  (la cocción llevará entre 5 y 8 minutos), con cuchara de madera, desarmamos las flores del brócoli para que queden trozos pequeños. Una vez tiernos, reservamos.
  3. Condimentamos el puré de calabaza con sal, pimienta, nuez moscada y cúrcuma. Le añadimos los huevos, el  queso rallado y el almidón de maíz. Integramos muy bien para que no queden grumos y, por último, añadimos los vegetales rehogados, cuidando que estén bien escurridos. Mezclamos bien.
  4. Volcamos la preparación, de a cucharadas, en un molde de muffins previamente humedecido con rocío      vegetal y llevamos a cocinar en horno precalentado a 180° C hasta que se doren y estén firmes.
  5. Mientras tanto, preparamos la salsa para acompañar: Ponemos a calentar a fuego bajo 2 tazas de leche hasta que comience a humear. En ese momento, incorporamos la otra taza de leche en la que disolvimos el almidón de maíz y, finalmente, agregamos el queso rallado. Revolvemos con cuidado y constantemente para que no se formen grumos hasta que espese. Una vez fuera del fuego, condimentamos a gusto y servimos.

Anotaciones y Consejos

El aceite de coco puede ser reemplazado por cualquier otro aceite vegetal. De igual modo, el puerro deshidratado puede sustituirse por cebolla de verdeo deshidratada o por la hierba de su preferencia.

Para obtener un puré de calabaza bien seco, debemos cocinarla en horno o al vapor, evitando condimentarla hasta el momento de mezclar todos los ingredientes.

Estos bocadillos pueden transformarse en un delicioso budín si, en lugar de utilizar molde de muffins, los preparamos en budinera o molde de corona.

El queso que se utilice para elaborar la salsa debe ser gustoso, pero no invasivo para que pueda disfrutarse de todos los sabores.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook