Paquetitos de Cebollas y Queso Azul

Paquetitos de Cebollas y Queso Azul

Danos tu valoracion

Esta receta es ideal para recibir amigos, llevar a picnics y paseos, presentar como entrante o como plato principal, acompañado por una deliciosa ensalada de mezcla de hojas y tomates cherry. Se trata de un plato muy sencillo que, con pocos ingredientes, nos sorprende y conquista de inmediato por su apariencia tentadora y su irresistible sabor. ¿Gustan un bocado?

Ingredientes [Para 8 porciones]:

  • 4 cebollas grandes (2 blancas y 2 moradas), cortadas en juliana o pluma
  • 200 gramos masa filo
  • 230 gramos de queso azul
  • Nueces trozadas a mano, cantidad necesaria
  • Semillas de sésamo blanco, integral y negro, a gusto
  • 2 cucharadas de aceite de coco y 2 cucharadas extra para pintar
  • Sal, pimienta y nuez moscada
  • 1 cucharada de orégano
  • 3 cucharadas de vino generoso

Elaboración de los Paquetitos de Cebollas y Queso Azul

  1. Rehogamos las cebollas en el aceite y las condimentamos con sal, pimienta, nuez moscada y orégano. Luego, una vez que transparenten, añadimos el vino generoso y, a fuego fuerte, dejamos que se evapore el alcohol. Entonces, cocinamos a fuego bajo hasta que se caramelicen y queden tiernas. Reservamos hasta que se enfríen.
  2. Una vez que las cebollas estén frías, disponemos la masa filo sobre la mesa de trabajo. Con un cuchillo afilado, cortamos la masa a la mitad y luego en tiras de un ancho más o menos regular. Separamos cada tira de masa, manteniéndolas a buen resguardo del aire, tapadas con un paño humedecido para que la masa no se seque ni se quiebre.
  3. Sobre cada tira, acomodamos una porción generosa de cebollas caramelizadas, ubicándola a algunos centímetros de distancia del extremo más angosto y cercano a nosotros, en el  centro de la masa. Por encima, disponemos algunas nueces trozadas o picadas de manera grosera y coronamos con una porción de queso azul.
  4. Entonces, cerramos ambos laterales de la masa sobre el relleno y, desde el extremo más cercano a nosotros, comenzamos a enrollar la tira para formar paquetitos que envuelvan muy bien el relleno. Para ello, buscaremos que queden lo más apretados posible, cuidando no romper o rasgar la masa.
  5. Disponemos los paquetitos en una placa para horno, humedecida con rocío vegetal (o pincelada con una ligera capa de aceite), dejando hacia abajo el cierre para que no se desarmen durante la cocción. Los pincelamos con el aceite restante y les espolvoreamos las semillas de sésamo.
  6. Cocinamos en un horno fuerte por algunos minutos hasta que la masa se dore, cuidando con atención porque enseguida pueden quemarse.
  7. Servimos calientes o tibios para comer con las manos o acompañados de alguna ensalada de nuestra preferencia si se trata de un plato principal.

Anotaciones y Consejos

El aceite de coco puede ser reemplazado por cualquier otro aceite vegetal. De igual manera, las cebollas pueden sustituirse por ciboulette, cebollas de verdeo o las de su preferencia y el queso azul por queso Roquefort.

Una variante de relleno deliciosa es añadir apio picado a la mezcla de cebollas; junto con las nueces y el queso azul resultará irresistible.

El relleno debe estar bien frío antes de armar los paquetitos porque, por acción del calor, la masa filo se rompe y se convierte en un engrudo irrecuperable.

Para mantener la masa filo en perfectas condiciones hasta el momento de realizar la receta, lo ideal es mantenerla refrigerada y seguir las indicaciones del fabricante o productor. Entretanto, mientras se van armando los paquetitos de uno en uno, lo más apropiado es conservar los recortes de masa cubiertos con un paño húmedo para que no se reseque, pudiendo romperse con facilidad.

Siempre que les sea posible, procuren utilizar vegetales y lácteos orgánicos.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook