Croquetas de Boletus

Croquetas de Boletus

¿Nos votas?

Seguimos en otoño, y por ende, en época de hongos. Tanto para micólogos como para cocineros o amantes de las setas, es la estación preferida. Hoy, os voy a enseñar a hacer unas croquetas de Boletus y Cantharellus, comúnmente llamadas rebozuelos. El Boletus Edulis, es uno de los hongos más apreciados en el mundo entero, y por ello, hay infinidad de recetas, pero hoy me decanto por algo más sencillo pero muy agradecido.

Si como yo, os aventuráis cada fin de semana a los bosques para coger hongos, tenéis una ventaja, aunque los que no, simplemente tendréis que ir a un buen mercado, (bien temprano para tener el mejor género) y comprar un par de Boletus.
A mi parecer, las croquetas son un gran recurso, ya que puedes meter casi cualquier plato entre un poco de bechamel y así crear unas pequeñas delicias. Además, como no llevan huevo, puedes congelarlo sin problemas y descongelarlo en un par de semanas o incluso meses despues.

¿Y para degustarlas? Puedes acompañarlas de una tabla de queso, y a éste, acompañarlo de membrillo casero, que si no sabes hacerlo, aquí lo tienes en mi anterior receta.

Ingredientes para 40 croquetas

Para los hongos:

  • 2 Boletus Edulis (300 gr en limpio)
  • 100 gr de rebozuelos

Para la bechamel:

  • 100 gr de aceite de oliva
  • 100 gr de harina
  • 1 litro de leche
  • Sal

Para el empanado:

  • 3 huevos
  • Harina
  • Pan rallado

También necesitaras:

  • Cazuela
  • Varilla
  • Cuchillo y tabla de corte
  • Paño
  • Cuchara de madera
  • Sartén para freír

Elaboración de las Croquetas de Boletus

    1. Lo primero que haremos, será limpiar los boletus con un paño húmedo, nunca con agua directa. Separa el pie del sombrero y corta los desperfectos (en caso de haberlos). Pica los boletus en dados de 1x1x1 máximo. Retira también la posible tierra.
    2. Para los rebozuelos, (u otra seta a vuestra elección) retírales la tierra que esté visible y júntalos con los boletus (no los piques).
    3. Vierte los 100 ml de aceite en la cazuela, caliéntalo, y añade todos los hongos de golpe. Rehógalos al menos un minuto para que pierdan dureza y para que suelten jugos. Cuando estén, añade también toda la harina de golpe, y remueve con una cuchara de madera. Remueve durante un minuto para que la harina se tueste un poco.
    4. Por otra parte, calienta la leche.
    5. Retira la cazuela con los hongos del fuego, espera un minuto, y añade la leche caliente poco a poco mientras remueves enérgicamente con la varilla hasta que no haya grumos de harina.
    6. Ten la bechamel a fuego bajo (2/6) y remuévelo constantemente para que no se pegue. Tenlo aproximadamente 20 – 30 minutos.
    7. Tienes que ver que tenga una textura densa, aun teniendo en cuenta que al enfriarse, los almidones se endurecen (la harina), cabe la posibilidad que en frio, siga siendo inmanejable.
    8. Cuando hay adquirido esa consistencia, viértelo en un tupper, apurando con una lengua, fílmalo a piel, es decir, que el film esté en contacto directo con la bechamel.
    9. Deja que se enfrié fuera de la nevera 2 horas, y otras 3 o 4 horas dentro de la nevera para que adquiera solidez.
    10. Ya en frio, – debería estar duro o al menos manejable – haz bolas de aprox. 25 gramos. Enharínalas, pásalas por huevo batido, y finalmente por pan rallado, ya puede ser natural o con perejil y ajo.
    11. Fríelas en aceite de girasol caliente a 180º en tandas de 6 unidades para que el aceite no se enfrié de golpe por el exceso de croquetas frías en la Sartén.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook