Pan Árabe

Pan Árabe

¿Nos votas?

2 h y 15 m
Calorias: 275
Media

Por pan árabe o también llamado ayullos en algunas regiones como Écija, Sevilla, se conocen diversos tipos de pan, desde el pan de pita al pan naan, pasando por otros panes planos que se suelen cocer en una sartén. En la receta de hoy, os vamos a enseñar a hacer una versión que me enseñó a preparar un buen amigo de mi padre que durante años vivió en Marruecos, lo que le permitió empaparse de la cocina de tan bello país.

La elaboración de esta receta es muy sencilla. A diferencia de otras recetas de pan, en esta ocasión apenas hay que amasar los ingredientes. Para conseguir un desarrollo adecuado de gluten, hemos llevado a cabo la técnica de amasados cortos y reposos de la que os hablamos hace algún tiempo, y con la que podéis preparar cualquier masa de pan sin apenas esfuerzo.

Si disponéis de un poco de tiempo, os recomendamos que hagáis esta receta con masa madre, de ese modo lograréis un pan con una mayor conservación, y un aroma y sabor superiores al que se logra con el uso de levadura de panadería, en nuestra página os damos instrucciones precisas para que podéis aprender a preparar vuestra propia masa madre.

Ingredientes del Pan Árabe para 8 unidades

  • Harina de trigo - 500 gramos
  • Agua - 275 gramos
  • Aceite de oliva - 25 gramos
  • Sal - 10 gramos
  • Levadura seca de panadería - 3 gramos

Cómo hacer la receta de Pan Árabe

  1. En primer lugar, mezclamos en un cuenco la sal con la harina. A continuación, añadimos la levadura y volvemos a mezclar. Es importante mezclar ambos ingredientes por separado para que no entren directamente en contacto ya que la sal inhibe la acción de la levadura de panadería.
  2. Seguidamente, vertemos el agua y el aceite y mezclamos para que ambos ingredientes sean absorbidos por la harina.
  3. Continuamos amasando a mano hasta obtener una masa de textura lisa y uniforme. En ese momento, tapamos el cuenco con un plástico y dejamos que la masa repose durante 20 minutos. Durante este tiempo la harina terminará de hidratarse por completo y costará menos llevar a cabo un segundo ciclo de amasado.
  4. Tras el reposo, volvemos a amasar durante 30 segundos más. Seguidamente, tapamos el cuenco de nuevo y dejamos que la masa fermente hasta que haya doblado su volumen. El tiempo de fermentación dependerá de la temperatura ambiente, con una temperatura de en torno a los 20º C la masa puede estar lista en 3 horas.
  5. Una vez que ha doblado su volumen, volcamos la masa sobre la superficie de trabajo, ligeramente enharinada, y la dividimos en 8 porciones iguales. Para ello, os recomendamos que hagáis uso de una balanza de cocina.
  6. A continuación, formamos una bola con cada porción. Tapamos las 8 bolas con un trapo y las dejamos reposar durante 20 minutos. Durante este tiempo el gluten se relajará facilitándonos el posterior aplanado de la masa.
  7. Pasado el tiempo de reposo, engrasamos una sartén anti adherente con un poco de aceite de oliva y la ponemos a calentar.
  8. Cogemos una de las bolas, la espolvoreamos con harina y la estiramos con la ayuda de un rodillo o la aplanamos haciendo presión con la base de un cuenco. El disco de masa debe quedarnos de un grosor aproximado de medio centímetro.
  9. Tras estirarlo, lo ponemos en la sartén y lo tapamos. Cocinamos, a fuego suave, durante un tiempo aproximado de 2 ó 3 minutos por cada lado. Un buen indicativo de que ya podemos darle la vuelta es prestar atención a las burbujas que se forman en la superficie del pan. Otra opción es voltearlo varias veces, de este modo controlamos mejor el proceso, sobre todo cuando es la primera vez que hacemos este tipo de pan. Mientras se cocina un pan, procedemos a estirar otra bola de masa.
  10. A medida que vayamos retirando los panes de la sartén los envolvemos en un trapo limpio para que se mantengan calientes, además, de este modo, favorecemos el desarrollo de una textura tierna.

Notas y Consejos

Si queremos acelerar la fermentación podemos añadir el agua un poco caliente, pero sin pasarnos, ya que un exceso de temperatura podría matar las levaduras que se encargan de fermentar la masa.

Si no tenéis levadura seca de panadería, podéis emplear levadura fresca, en ese caso debéis usar 9 gramos. Para esta receta no sirve la levadura química (polvos de hornear) que se suele usar en repostería.

Si te ha gustado esta receta de Pan Árabe te aconsejamos no te pierdas más Pan Casero y no olvides descargar Gratis Nuestro App. DESCARGAR AQUÍ.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook