Definición y significado de Crumble

Definición y significado de Crumble

¿Nos votas?

Definición y significado de Crumble

El Crumble viene a ser un pastel de frutas. Se trata de una receta, relativamente nueva, originaria de Gran Bretaña y que se utiliza tanto como postre o como merienda, ya que es un plato muy dulce. Se dice que esta receta se descubrió durante la Segunda Guerra Mundial debido a la necesidad de tener que racionar todos los alimentos. Como realizar una tarta normal requería bastantes ingredientes y no se podían conseguir por el estado de necesidad que se pasaba en esa época, de ahí nació el crumble (que significa desmoronar). Ya que este se consigue desmigando harina con mantequilla, azúcar y como no, frutas. De esta manera en esa época se convirtió en un postre delicioso y que no requería de muchos ingredientes para realizarlo.

Este plato, como ya se ha comentado, se elabora mezclando los ingredientes antes nombrados, formando migas. Esta masa se pone encima de las frutas, y todo ello se hornea, creando un postre delicioso donde se combinan además diferentes texturas:  la parte tierna de las frutas después de ser horneadas y la parte crujiente de la costra que se forma sobre dichas frutas. Una mezcla exquisita para todo tipo de paladares.

Este postre es habitual prepararlo actualmente y además de formas muy diferentes, ya que se puede hacer con infinidad de variedad de frutas, al gusto del consumidor. De todas formas, los crumbles más tradicionales son aquellos elaborados a base de: manzanas, ruibarbo, uvas crispa, moras, peras, etc. Se suele buscar aquellas frutas que tengan un sabor algo ácido, aunque incluso se han elaborado crumbles de sabor salado, los cuales se pueden utilizar como entrante.

En cuanto a la cobertura o parte crujiente también ha cambiado actualmente, se puede realizar con distintos ingredientes como por ejemplo galletas rotas, cereales o frutos secos. Todas ellas le otorgan unas características únicas y sabores diferentes.

El crumble se puede comer tanto caliente como frío, aunque lo más habitual es tomar este postre en su versión más dulce acompañado de algo fresco, como helado, nata o crema pastelera. De esta forma se consigue una mezcla de temperaturas que proporcionaran una sensación muy agradable al paladar.

En definitiva, crumble es un postre delicioso tanto en sabor, como textura y combinación de temperaturas, que ofrece muchísimas posibilidades y maneras de hacerlo, dependiendo de cada persona. créditis-Flickr:Jerine Lay

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube