Qué es la contaminación cruzada y cómo evitarla

Qué es la contaminación cruzada y cómo evitarla

¿Nos votas?

¡Hola Cocinacas! ¿Has oído alguna vez hablar sobre la contaminación cruzada de los alimentos? Es uno de los principales peligros a los que nos enfrentamos cuando comemos y muchas personas lo desconocen. Hoy queremos explicarte en qué consiste y sobre todo enseñarte cuáles son las normas básicas de higiene que debemos llevar a cabo en la cocina con el fin de evitarla.

Si buscas consejos útiles relacionados con la alimentación y sobre cómo mejorar tus platos, no dudes en visitar nuestra sección. Por ejemplo, te explicamos cómo cocer pulpo de forma fácil y sencilla. Conseguirás que te quede tan bueno como el que hacen en Galicia. También encontrarás los mejores consejos para comprar un buen jamón y muchos otros que esperamos que te ayuden.

En esta ocasión nos gustaría concienciarte de que la limpieza y el orden en la cocina son necesarios si no quieres que la alimentación tenga consecuencias nocivas para tu salud.

Se considera contaminación cruzada de los alimentos al proceso en el que bacterias, virus o toxinas van de una superficie a otra por contacto directo o indirecto. Esto quiere decir que pueden entrar en contacto con el alimento si toca a otro alimento, a través de de nuestro cuerpo (manos, boca, etc.), de un utensilio o una superficie.

Riesgos para la salud

La contaminación cruzada supone un especial riesgo para la salud en el momento de ingerir alimentos crudos, ya que si estos están contaminados pero se cocinan bien, no hay de qué preocuparse pues se matan los microorganismos que habitan en ellos.

Los principales riegos que conlleva la contaminación de un alimento son de tres tipos:

  • Puede producir efectos muy parecidos a los de las alergias alimentarias.

Las reacciones son similares a las que experimentan los alérgicos al kiwi o a los cacahuetes, produciéndose inflamaciones e incluso, urticarias.

  • También puede producir intoxicación alimentaria.

Los efectos son similares a los de una gastroenteritis adicional como diarreas, náuseas, vómitos, etc.

  • La reacción a la intoxicación puede agravarse y derivar en una hospitalización.

Depende del estado de salud de la persona contaminada, siendo los grupos de riesgo a los que más les puede afectar las personas mayores, niños, enfermos y embarazadas.

Lavarse las manos para evitar contaminación cruzada

Cómo ocurre la contaminación cruzada

Los casos más habituales en los que se produce una contaminación cruzada son cuando las manos del manipulador de alimentos no están limpias, cuando los utensilios y las superficies de preparación no se limpian después de cocinar o si algún insecto o roedor entra en contacto con la comida.

Peor también la bacteria suele entrar en contacto con un alimento durante dos procesos.

El primero es durante la preparación de la comida. Esta se puede contaminar con las manos, los utensilios o el equipamento de la cocina si no están limpios. Pero también llevar malos hábitos mientras se cocina, como fumar, masticar chicle, comer encima o mantener residuos cerca de la comida libera sustancias que pueden llegar a los alimentos y producirse la contaminación cruzada.

El segundo caso puede producirse durante el almacenamiento de la comida. Si no se separa la comida cruda de la cocinada, las bacterias de la comida cruda pueden contaminar los alimento que ya estén preparados y listos para comer. Y también pueden contaminarse productos crudos entre sí, como carnes y pescados. Por ello es muy importante separar cada uno de ellos y colocarlos en partes diferentes dentro del mismo frigorífico. La comida cruda debe ir en la parte inferior de la nevera, para evitar el goteo de líquidos.

Cómo evitar la contaminación cruzada

Cortar carne y limpiar para evitar contaminación cruzada

Tomar medidas de higiene en la cocina es imprescindibles para evitar la contaminación cruzada. Para ello, veremos a continuación cuales son las más comunes.

Lavarse las manos antes y después de cocinar

Como ya hemos comentado anteriormente, una de las situaciones más frecuentes en las que se puede producir la contaminación cruzada es al tocar la comida con las manos y no tener estas bien limpias. Sobre todo hay que tener especial cuidado y lavarlas muy bien si antes de empezar a cocinar se ha ido al baño.

Separar los alimentos

Se deben separar tras haber hecho la compra, en el momento de ordenar la nevera. Hay que poner en cajones o bolsas diferentes las carnes, los pescados y las aves.

La carne va en el estante inferior del frigorífico, los vegetales en los cajones de ensalada y los productos lácteos arriba.

También se deben separar los alimentos crudos de los alimentos cocidos o cocinados. Evita que entren contacto estos alimentos y asegúrate de que la sangre de la carne roja no toque ningún otro alimento.

Guardar los alimentos en recipientes herméticamente cerrados

De esta forma evitarás que sangre o cualquier otra sustancia de los alimentos goteen y entren en contacto con otros. También se pueden cubrir estos recipientes con papel de aluminio o con un paño límpio.

Utilizar diferentes utensilios para tratar diferentes alimentos

Es importante usar diferentes tablas para cortar dependiendo del tipo de alimento. Se suelen utilizar tablas de colores diferentes,  asignados a cada alimento: roja para carne cruda, azul para pescado crudo, amarilla para carne cocinada, marrón para vegetales, verde para frutas y ensaladas y blanca para pan y productos lácteos.

Para no tener que comprar tantos utensilios, debes limpiarlos en profundidad antes de ponerlos en contacto con otro tipo de alimentos. Y no basta con limpiarlos con un paño, sino que debes limpiarlos con agua caliente e incluso con detergente.

Eliminar los restos de huevo crudo

El huevo es un alimento que transmite mucha contaminación cruzada, por lo que siempre se deben eliminar los restos que queden a la hora de servir los alimentos.

Cambiar el paño de la cocina

Sobre todo en el momento en el que este se manche con restos de alimentos crudos.

Desinfectar la cocina periódicamente

No se trata solo de limpiar la cocina con un paño y quitar los restos de comida cruda, si no que la cocina se debe limpiar con agua caliente y detergente. Es la mejor forma de eliminar todos los restos de comida que puedan causar una contaminación cruzada.

Ahora que ya sabes un poco más sobre la contaminación cruzada, es el momento de empezar a ponerlo todo en práctica.

Cuéntanos a través de los comentarios si ya llevabas a cabo muchos de estos consejos que te hemos dado de limpieza. Si quieres saber más sobre la importancia de la higiene en la cocina, te damos una serie de consejos que serán de gran ayuda.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube