Errores frecuentes al hacer Macarons

Errores frecuentes al hacer Macarons

¿Nos votas?

Un macaron bien hecho debería presentar ser como los de la fotografía; con una superficie lisa, el pie marcado y perfectamente redondos. Por desgracia, son muchas las personas que no consiguen ese resultado a las primeras de cambio, y es que este pequeño dulce tiene su dificultad. En el artículo de hoy os vamos a hablar de los errores más frecuentes al hacer macarons, os contaremos las cosas que debemos evitar y os compartiremos una serie de consejos para lograr el éxito. No os perdáis esta interesante información, porque os será de gran ayuda para lograr un gran resultado.

Errores frecuentes

A continuación, te listamos algunos de los principales errores que se suelen cometer durante la elaboración de macarons:

  • Cantidad de los ingredientes. No respetar las cantidades de ingredientes que expresa la receta suele ser uno de los principales motivos por el que nuestros macarons no salen perfectos. No es lo mismo usar dos claras de huevo de talla XL que usarlas de huevos de talla M. Si no respetamos las cantidades, no obtendremos un buen resultado.
  • Claras pasteurizadas. Aunque se pueden usar, se obtienen mejores resultados con claras normales.
  • No tamizar los ingredientes, o no tamizarlos adecuadamente, suele ser otro error frecuente. Lo ideal es tamizar la harina varias veces para evitar que la superficie de los macarons quede con un aspecto granuloso.
  • No montar bien las claras. Si montamos mal las claras dará lugar a macarons de interior duro.
  • Reposo inadecuado. Uno vez formados, debemos dejarlos reposar hasta que la superficie presente un aspecto seco al tacto. Este paso es clave para obtener un buen resultado.
  • No asentar la masa. Para que el pie del macarons sea bonito, debemos golpear la bandeja contra la superficie de trabajo para que la masa se asiente en el molde.

Recomendaciones para tener éxito

Si seguís las recomendaciones que os damos a continuación estamos seguros de que obtendréis un resultado espectacular:

  • Almendra. Debemos usarla molida. Aunque la podemos moler en casa, es preferible comprarla ya procesada para asegurarnos una textura lo más fina posible.
  • Azúcar glas o glacé. Como en el caso de la almendra es preferible comprarla ya molida, ya que en casa es muy complicado conseguir la textura tan fina que suele presentar el azúcar glas comercial.
  • Colorantes. Es preferible usarlos en formato gel o en polvo, ya que no afectan a la hidratación de la masa.
  • Cada horno es un mundo, por ello no hay nada mejor que practicar y practicar hasta conocer al dedillo el horno que tenemos en casa. No debemos seguir al pie de la letra los tiempos de horneado que indica la receta, es preferible ir tanteando hasta dar con el tiempo y temperatura que mejor resultado nos dé en nuestro horno. Haremos diferentes pruebas combinando distintos tiempos y temperaturas.
  • La práctica hace al maestro. A pesar de toda la teoría que podáis leer, no hay nada como practicar para llegar a hacer unos macarons perfectos, así que, ¡manos a la masa!

Fuente:marilynbedroom.blogspot.com.es

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook