Las claves de la fritura

Las claves de la fritura

¿Nos votas?

¿Qué es necesario para hacer una buena fritura? Nada más que buenas materias primas, un buen aceite, un recipiente donde calentarlo y herramientas para retirar la comida del aceite y escurrirla. No parece complicado. Prácticamente todos los alimentos se pueden tomar fritos, desde las carnes a las verduras pasando por los huevos o el pescado. Incluso el arroz y las legumbres pueden freírse una vez cocido, sin embargo hoy de lo que vamos a hablar es de la fritura en sí, una técnica culinaria que consiste en introducir un alimento en abundante aceite hirviendo y dejarlo sumergido hasta que esté perfectamente frito. ¿Quieres saber cuáles son las claves de la fritura? Te lo vamos a contar.

Las claves de la fritura

Hay dos formas de hacerla: en sartén y en freidora.

La sartén tiene que ser bien honda, para que los alimentos que friamos queden sumergidas sin tocar el fondo, es decir, que floten en el aceite: ésta es una de las principales claves de la fritura. Calentaremos el aceite a fuego fuerte hasta que empiece a humear y cuando llegue ese momento introduciremos los alimentos, que deben estar a temperatura ambiente. Para sacar la comida del aceite utilizaremos una espumadera metálica, y acto seguido, escurriremos los alimentos y los colocaremos sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite, pero sin amontonarlos. No se recomienda reutilizar el aceite demasiadas veces.

Con freidora: el sistema para freír es el mismo, aunque aquí se utiliza un aparato que cuenta con una cubeta en la que va el aceite, y un cestillo en el que se introducen los alimentos, y que permite colocarlo sin estar sumergido para poder escurrir los alimentos tras freírlos. Las principales ventajas de la freidora son, por un lado, que es más limpia, y por otro, que permite regular la temperatura del aceite. Los alimentos deben de estar bien secos, para que no humedezcan el aceite y resulten crujientes. Y se deben freír siempre alimentos de tamaños similares, para que se hagan por igual. Al igual que con la sartén, hay que cambiar el aceite de vez en cuando.

Tipos de frituras

En general podemos hablar de cuatro tipos de frituras: la que lleva el alimento desnudo (como las patatas fritas), el rebozado también llamado a la romana (que consiste en pasar los alimentos por harina y huevo antes de freír), el empanado (que pasa los alimentos por pan rallado y huevo previamente), y el enharinado, en el que se pasan los alimentos por harina y después se fríen. Una variante del empanado, conocido como la fritura a la milanesa, mescla al 50% pan rallado y queso para freír. Créditos-Shutterstock

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook