Trucos con queso

Trucos con queso

¿Nos votas?

El queso es un alimento delicioso y además un ingrediente con muchísimos recursos a la hora de cocinar, que nos permite preparar todo tipo de recetas, tanto dulces como saladas. Hoy te vamos a dar una serie de trucos con queso que estamos seguros de que te van a ser muy útiles, ¡toma nota de todos! Y si te apetece preparar alguna receta más de queso te recomendamos nuestra mejor tarta de queso, echa un vistazo a todas las que tenemos.

Trucos con queso

Cortar los quesos blandos

Para cortar queso blando y que no se desmorone ni se quede pegado al cuchillo, lo más práctico es meterlo durante unos minutos en el congelador, y calentar el cuchillo con el que vamos a cortarlo al grifo de agua caliente. Verás qué bien lo puedes cortar después de esta sencilla operación.

Recuperar un queso que se ha quedado seco

Suele pasar a menudo con los quesos curados: enseguida se secan y se quedan con un aspecto y una textura cerosos. Pues si los sumerges en leche durante unos minutos se recuperarán y quedarán como recién cortados. ¡Funciona!

Evitar que le salga moho

Para conservar el queso tenemos que tener en cuenta que es cuenta con enzimas y bacterias que están vivas, y que necesitan aire para sobrevivir. Por ello, una vez abierto no conviene conservarlo en plástico o papel de film (si está envasado al vacío, es diferente). Intenta guardarlo en papel, y no lo dejes durante mucho tiempo en el mismo envoltorio. Así evitarás que le salga moho.

Evitar olores en la nevera

Algunos quesos, sobre todo los que son muy fuertes, como por ejemplo el queso azul o el queso de cabra, pueden impregnar con su olor todo el interior de la nevera, así como polucionar otros alimentos. Para guardarlos, mételos en un recipiente hermético y por separado, sin almacenar en el mismo recipiente ningún otro alimento.

Limpieza al rallar queso

Cuando rallamos el queso en casa, es muy frecuente que toda la encimera sobre la que estemos trabajando se quede llena de trocitos de queso que luego puede ser latoso limpiar. Para evitarlo, solo tienes que hacerlo dentro de una bolsa de plástico para conservar alimentos, así todo el queso que vayas rallando caerá dentro de la bolsa y luego te será mucho más fácil colocarlo en un recipiente. ¡Y no tendrás que limpiar la encimera!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook