La naranja sanguina en cocina

La naranja sanguina, aromática y versátil en la cocina

¿Nos votas?

¡Hola cocinacas! ¿Conocéis la naranja sanguina? También es conocida como naranja roja o naranja de sangre (blood orange en inglés), ya que destaca por su color y sorprende por su aroma.

Se recogen al final del invierno, por lo que este mes de marzo es el idóneo para disfrutar de ellas. Son conocidas en zumos pero os vamos a dar algunas ideas para que puedas disfrutar de esta variedad de la naranja y de sus múltiples propiedades en diferentes tipos de platos.

Como decíamos, es una variedad de la naranja común cuyo origen histórico se dice que está en ciertas zonas de China y el Sureste mediterráneo. Las migraciones llevaron el cultivo de los cítricos al sur de Italia y esto sitúa el origen del cultivo de la naranja dulce en Sicilia. Sin embargo, el origen concreto de la sanguina no está claro. Actualmente Italia y España son los principales países productores.

¿En qué se diferencian de las naranjas comunes?

El sabor de la naranja sanguina es más ácido que la naranja dulce, mientras que su tamaño y el grado de coloración dependen del tipo de variedad. Es posible encontrar tres tipos:

  1. Tarocoo: de origen italiano y cuyo principal país de producción es Sicilia. Es de tamaño medio y posiblemente la más dulce de las tres. Se la conoce como “semirroja” porque su color rojo no es tan acentuado.
  2. Sanguinelli: aunque el nombre es italiano, fue descubierta en España en 1929. Tienen un tamaño medio y aunque por fuera a veces puede parecer una naranja común, el color de la pulpa es rojo, parecido a una frambuesa.
  3. Moro: se cree que surgió como mutación de la Sanguinelli a principios del siglo XIX en Sicilia. Su piel es la más oscura de todas, un rojizo brillante, mientras que su interior sorprende por su color rojo oscuro y su intenso aroma con un toque a frambuesa. Es la variedad más ácida.

Naranja sanguina abierta

Las tres variedades destacan por poseer propiedades superiores a las naranjas comunes, por su alto contenido en fibra y por ser ricas en vitamina C. Además, cuentan con antocianinas, una familia de pigmentos con propiedades antioxidantes. No suelen ser frecuentes en los cítricos y son las que aportan el color rojo al interior del fruto.

A la hora de consumirlas, los especialistas recomiendan tomar la fruta entera con el fin de tomar toda la fibra que esta aporta. Y en caso de optar por el zumo, es conveniente no colarlo ya que es en la pulpa donde se encuentra la mayor parte de esta sustancia.

5 ideas para consumir la naranja sanguina en nuestros platos:

  • En el desayuno o merienda: podemos aprovechar el desayuno o la merienda para tomar un zumo de naranjas sanguinas, también podemos mezclarlas con otras frutas en una macedonia o hacer con ellas una mermelada casera.
  • Como entrante: pueden utilizarse como fruta natural que acompañe dentro de una ensalada, para marinar por ejemplo atún, utilizarlas de aliño o en un carpaccio con naranja sanguina y piñones.
  • Carnes y pescados: el cerdo o el pollo son dos tipos de carne que casan a la perfección con este tipo de naranjas, al igual que muchos pescados, como la merluza a la que se le puede incorporar una salsa de naranja sanguina.
  • Postres: tartas, bizcochos, cremas, helados o incluso la propia naranja sanguina caramelizada. La lista puede ser muy larga.
  • Cócteles: prueba a incluir naranjas sanguinas en tu sangría o a preparar un cóctel Paloma, es muy popular en México y puede hacerse con pomelo o naranja sanguina.

Esperamos que todas estas ideas te resulten útiles y que te animes a incluir las naranjas sanguinas entre tus frutas diarias. Seguro que las encontrarás en tu mercado de abastos más cercano y podrás conocer más a fondo las diferentes variedades.

Si quieres compartir con nosotros alguna receta con naranjas sanguinas o te gustaría ver cómo preparamos algún plato en nuestro Canal de Youtube, déjanos tus comentarios y nos pondremos a cocinar.

¡Nos vemos en la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook