Rollos de ajo

Rollos de Ajo

Danos tu valoracion

Si te gusta el ajo, la receta de rollos de ajo que te traemos hoy te encantará. Hemos elaborado, de manera diferente,  una sabrosa masa de pan, que, untada de mantequilla de ajo y llevada al horno, da lugar a un delicioso plato que puede ser degustado solo o como acompañante de una carne, un pescado o un plato de verdura. Este pan va bien con todo!

Si te gusta elaborar tus propias masas, en nuestra página puedes encontrar varios apartados donde recopilamos numerosas recetas. Te invitamos a que visites nuestra sección de masas, sin dejar también de asomarte a nuestro apartado de pan casero.

Ingredientes [para 4 personas]:

  • Harina blanca de trigo – 300 gramos
  • Harina de fuerza* – 250 gramos
  • Agua – 325 gramos
  • Mantequilla – 50 gramos
  • Sal – 10 gramos
  • Levadura seca de panadería – 3 gramos

Para la mantequilla de ajo:

  • Mantequilla salada – 4 cucharadas grandes
  • Ajo picado – 2 cucharadas grandes
  • Perejil picado – 2 cucharadas grandes

*Para conocer la clasificación que cada país hace de las harinas, y saber cuál es la harina de fuerza en tu zona, te invitamos a que leas nuestro artículo sobre la clasificación de las harinas.

Descubre cómo se hacen los Rollos de Ajo

  1. En un cuenco pequeño, mezclamos todos los ingredientes para la mantequilla de ajo. Una vez que están  bien integrados, reservamos.
  2. En un cuenco grande, mezclamos la harina, con la sal, removemos, añadimos la levadura, y volvemos a remover. A continuación, añadimos la mantequilla y frotamos con las manos hasta que se formen una especie de gachas. Añadimos el agua y mezclamos bien hasta que la harina absorba toda el agua. Tapamos el cuenco y dejamos reposar durante 25 minutos.
  3. Tras el reposo, volcamos la masa sobre la mesa de trabajo ligeramente aceitada, y amasamos suavemente hasta que la superficie de nuestra masa presente un aspecto liso y brillante. En ese momento, ponemos un poco de aceite en el cuenco y metemos la masa dentro. Tapamos, y dejamos fermentar en un lugar cálido hasta que la masa doble su volumen. Si durante el amasado la superficie de la masa se desgarra, la tapáramos con un trapo y la dejaremos reposar durante 10 minutos. Durante ese reposo, la masa se relajará y nos costará menos trabajo amasar.
  4. De hecho, y llevando a cabo varios ciclos de amasado y reposo, nuestra masa estará lista en muy poco tiempo.
  5. Cuando la masa ha doblado su volumen, la volcamos sobre la mesa de trabajo enharinada. Con la ayuda de un rodillo, extendemos nuestra masa hasta formar un rectángulo de unos 2 centímetros de grosor. Colocaremos la lámina de masa a lo ancho frente a nosotros.
  6. A continuación, extendemos la mantequilla de ajo de manera uniforme. Dejaremos libre de mantequilla el extremo superior de la lámina de masa, ya que, de este modo, nos será más fácil sellar nuestro rollo.
  7. Por último, enrollamos la masa empezando por el extremo inferior. Podemos pincelar con agua el extremo superior para sellarla bien.
  8. Cortamos el rollo en rodajas de unos 4 centímetros de grosor. Vamos colocando nuestras rodajas sobre una fuente grande para horno que previamente habremos untado con mantequilla.
  9. Pondremos las rodajas un poco separadas entre sí, para que tengan espacio para crecer durante la fermentación y el posterior horneado. Tapamos la fuente con un trapo y dejamos que los rollos fermenten hasta que casi hayan doblado su tamaño.
  10. Horneamos, en horno precalentado a 180ºC, entre 20 y 25 minutos o hasta que los rollos de ajo empiecen a dorarse. Sacamos la fuente del horno y dejamos templar antes de servir.

Anotaciones y consejos

Esta receta se puede elaborar con distintos tipos de harina. Del mismo modo, y partiendo de la idea de enrollar la masa, puedes probar a usar distintos rellenos.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook