Cómo combatir el frío a través de la alimentación

Cómo combatir el frío a través de la alimentación

Danos tu valoracion

Con la llegada del invierno, se hace necesario cuidar especialmente nuestras defensas y abrigarnos para mantener el calor corporal. Además de ponernos más ropa, diversos alimentos nos pueden ser muy útiles a la hora de aportar un calor extra a nuestro organismo. A través de la alimentación, podemos mantener bajo control la aparición de gripes, resfriados y catarros. Nuestro cuerpo, sabedor de lo que más le conviene, nos demanda alimentos calientes que le ayuden a mantener constante su temperatura. Entre nuestro recetario podéis encontrar platos especialmente pensados para aportarnos un poco de calor, es el caso, entre otras, de nuestra sopa de galets o nuestra receta del tradicional cocido madrileño.

Alimentos para combatir el frío

Una de las mejores maneras de mantener una sensación de bienestar y calidez es tomar alimentos que nos aporten calor y buenos nutrientes. A continuación, os listamos algunos de ellos.

  • Caldos. Este alimento no puede faltar durante el invierno, ya que es una fuente de calor estupenda. Además, los caldos nos aportan nutrientes esenciales. Se pueden preparar con numerosos ingredientes; apio, zanahoria, cebolla, calabaza, pollo, etc.  Entre nuestras recetas podéis encontrar un delicioso consomé perfecto para días fríos.
  • Infusiones. Son otra magnífica alternativa para mantener el calor corporal. Además, nos aportan numerosos beneficios. Se pueden preparar a partir de un gran número de especies vegetales, aportando antioxidantes, favoreciendo los procesos digestivos y ayudando a depurar nuestro organismo. En este sentido, te invitamos a probar nuestra deliciosa infusión de lechuga y menta.
  • Bebidas calientes. Aparte de las infusiones, también es útil beber café, leche o chocolate caliente.
  • Alimentos energéticos. Los alimentos con un buen índice calórico también nos ayudan a mantener caliente nuestro cuerpo. Entre los más recomendables cabe destacar aquellos ricos en hidratos de carbono de absorción lenta, como el arroz y las legumbres. Además, son una magnífica fuente de fibra, vitaminas y proteínas. De entre todas las recetas que se pueden elaborar con este tipo de alimentos, nos quedamos con la paella de arroz con pollo.

Alimentos que ayudan a aumentar las defensas

Además de tomar alimentos que nos mantengan calientes, durante la época invernal es importante cuidar también nuestro sistema inmunitario para que se mantenga fuerte y sea capaz de hacer frente a catarros y resfriados. En este sentido, conviene introducir en la dieta algunos de los siguientes alimentos:

  • Frutas. Las frutas son una excelente fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes.  De entre las vitaminas, destaca la C, que, según diversos estudios, es muy eficaz en la prevención y la reducción de los síntomas de catarros y resfriados. Los expertos en nutrición apuntan la necesidad de consumirla durante todo el año, aumentando su dosis en las épocas más frías. El consumo de esta vitamina ayuda a nuestro sistema inmunológico a combatir de manera más eficiente algunas infecciones. Entra las frutas con mayor concentración, tenemos, a la cabeza, al kiwi, con casi el doble de cantidad que naranjas y mandarinas.
  • Verduras. Su consumo nos aporta, como en el caso de las frutas, grandes beneficios;
    • Cebollas. Tienen propiedades antisépticas y son depurativas.
    • Las alcachofas, espárragos y acelgas. Son alimentos muy adecuados para la elaboración de cremas o purés calientes.
    • Las espinacas. Ricas en vitaminas A, B, E, K y C, y en minerales como hierro, cacio, potasio, zinc y ácido fólico, nos ayudan a estar protegidos frente a bacterias y virus.
    • La zanahoria. Rica en vitamina A, fortalece la defensa de nuestras células al impedir que los patógenos externos le afecten.
  • Proteínas. Las proteínas ejercen funciones muy importantes en nuestro organismo, por lo que deben estar presentes en nuestra dieta. Su consumo ayuda al buen funcionamiento del sistema inmunitario. De entre los alimentos que las contienen, los más recomendables son aquellos que nos aportan proteínas de alto valor biológico, como pescado, carne, huevos y productos lácteos como el queso, la leche y el yogur. Entre las fuentes de proteínas vegetales cabe destacar las legumbres, la soja o la quinoa.

Imagen:flickr/stone-soup

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube