Alimentos de quinta gama, qué son y cómo reconocerlos

Alimentos de quinta gama, qué son y cómo reconocerlos

¿Nos votas?

¡Hola Cocinacas! ¿Has oído hablar sobre los alimentos de quinta gama? Son los que han llegado más recientemente a los supermercados y además de ser considerados como una revolución para la cocina casera debido a su conservación, también han supuesto un hito para la restauración profesional. Hoy queremos mostrarte la gama de alimentos que existen y cómo reconocerlos.

En nuestro afán por comer saludable, no queremos pasar por alto que los alimentos que habitualmente compramos en el supermercado se clasifican y agrupan en función de su origen y tratamiento. Existen 5 gamas y cada una de ellas tiene sus propias características y particularidades. Dentro de esta clasificación se encuentran desde los alimentos frescos hasta las conservas, pasando por los que se venden listos para consumir.

A continuación vamos a ver primero la clasificación de los alimentos por gamas y después cómo reconocerlos.

Cuáles son las gamas de los alimentos

Fruta en un supermercado

Alimentos de primera gama

Son los alimentos que se venden frescos o que tienen un proceso de conservación sencillo como pueden ser los salazones, encurtidos o los alimentos deshidratados.

Se caracterizan por no haberse sometido a ningún tratamiento de conservación y requieren frío para su perfecta conservación, pues son muy perecederos.

Algunos ejemplos de alimentos de primera gama serían todas las verduras, hortalizas, pescados, carnes o mariscos frescos. También los huevos y frutas a pesar de que pueden estar fuera de la nevera hasta un máximo de 7 días. Mientras que los yogures, quesos y otros lácteos también forman parte de esta primera gama porque deben guardarse en la nevera.

Segunda gama

La principal característica de estos alimentos es que han sido tratados a nivel térmico para su conservación y esterilización. Normalmente son envasados en recipientes herméticos, como latas o botes de cristal.

Ejemplos de alimentos de segunda gama son latas de espárragos, los botes de maíz, la salsa mayonesa o la mermelada. A excepción de las anchoas en lata que sí necesitan estar en la nevera, todos estos alimentos se pueden almacenar en un lugar fresco y seco.

Tercera Gama

Estos alimentos han sido tratados por frío, ya sea mediante congelación o ultracongelación, y necesitan ser preparados y cocinados antes de consumirlos.

Algunos ejemplos son los guisantes congelados, los salteados de verduras, las patatas fritas, etc.

Cuarta gama

Son los alimentos envasados al vacío o en atmósferas controladas. Sobre todo son hortalizas y frutas que ya están seleccionadas, peladas, cortadas, lavadas y envasadas. Suelen estar ya listas para ser consumidas y suelen ser alimentos perecederos que se debe consumir en un plazo de 7 días como máximo.

Las bolsas de ensalada, la fruta ya pelada y troceada, las bandejas de champiñones laminados, jamón o bacon en taquitos, etc. son algunos ejemplos.

Lasaña, ejemplo de alimentos de quinta gama

Características de los alimentos de quinta gama

Se denomina alimentos de quinta gama a aquellos que han sido procesados y están preparados para su consumo, además de conservarse con atmósfera protectora. Son también de quinta gama los platos que todavía necesitan una pequeña preparación antes de poder ser consumidos, ya sea al microondas, al horno o a la plancha.

No son platos precocinados, sino que están preparados para darles un último tramo de preparación. Para ello se les aplica un tratamiento térmico y una pasteurización lo más suave posible. Además, añaden un empaquetado en el que se sustituye el oxígeno por otra serie de gases que crean una atmósfera protectora.

Con esto también se asegura que la fecha de caducidad de los alimentos de quinta gama sea mucho más amplia que en el caso de los productos frescos, pero no tanto como la fecha de las preparaciones precocinadas en conserva.

Existen muchas ejemplos, desde las verduras cocidas hasta platos ya casi preparados como una lasaña o una tortilla de patatas. Pero también entran dentro de esta gama el gazpacho, el guacamole o el hummus.

La idea es que estos alimentos o platos se preparen en fábricas, se lleven al supermercado y que el consumidor final solo tenga que realizar un par de sencillos pasos en su casa para disfrutar del producto. Sin embargo, muchos restaurantes han pasado a usar este tipo de alimentos que luego ofrecen al gran público, transmitiendo que son platos de alta cocina.

Esto ha generado un debate social (al menos en España) sobre si los restaurantes deben especificar o no si realmente los platos que sirven son caseros o si son alimentos de quinta gama. Hasta que esta situación se regule, nosotros queremos darte a continuación unas pautas para que sepas detectar o al menos sospeches si los alimentos que te sirven en un restaurante son de quinta gama o no.

Cómo detectar alimentos de quinta gama en un restaurante

Cuando el servicio es muy rápido

Un servicio extremadamente rápido puede ser una señal bastante clara de que lo que nos traen empatado estaba preparado en una bandeja de plástico antes de servírnoslo. Y es que cocinar los alimentos y preparar los platos requieren cierto tiempo.

Una carta muy extensa

Si en la carta te encuentras una variedad de platos realmente amplia, puede que la mayoría de ellos no los preparen ellos mismos ya que es prácticamente imposible tener tantos alimentos frescos y en buen estado. Los restaurantes de cocina de mercado suelen tener pocos platos, pero de excelente calidad.

Platos con mucha salsa

Las salsas, las cuales ya compran hechas, se usan sobre todo para camuflar el nulo o escaso sabor del ingrediente principal de tu plato.

Cocina invisible

Normalmente los restaurantes que utilizan alimentos de quinta gama suelen tener escondida la cocina, para que ni siquiera cuando vayas al baño puedas ver que solo tienen un par de microondas y una plancha.

No aceptan reservas

Estos restaurantes no aceptan reservas para no arriesgarse a tener una mesa vacía mientras llega la mesa reservada. Trabajan con volúmenes de clientes muy altos porque sirven la comida muy rápido para poder sentar a los siguientes que están esperando en la puerta.

Ahora que ya sabes qué son los alimentos de quinta gama podrás detectar si en una carta los platos son caseros o no. Esperamos que toda esta información te haya resultado interesante.

Cuéntanos a través de los comentarios si sueles comprar alimentos de quinta gama para consumir en casa o si por el contrario prefieres los alimentos de gamas más bajas. Nos encanta leerte.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube