Plato de marisco

Beneficios de comer marisco

Danos tu valoracion

¡Hola Cocinacas! ¿Sueles comer marisco a lo largo de todo el año? Es, sin duda, uno de los alimentos más exquisitos y sabrosos, además de saludable. Hoy te hablaremos sobre los beneficios de comer marisco habitualmente, con moderación, y te enseñaremos algunas recetas según los tipos de marisco.

El marisco es un alimento ideal para cualquier persona a la que le guste comer saludable. Normalmente se engloba junto al pescado ya que ambos destacan por sus características nutricionales. Sin embargo, debido a los altos contenidos de mercurio que se han encontrado en algunas especies, es importante conocer cuáles son los pescados más saludables y cómo cocinarlos.

Si te interesa saber todo sobre el marisco, en primer lugar hay que tener en cuenta que esta denominación engloba crustáceos (cangrejos, centollos o gambas), moluscos (almejas o las ostras) y cefalópodos (calamares, pulpo, etc.).

Todos ellos son bajos en calorías y contienen proteínas de alto valor biológico. Contienen, además, los mismos beneficios que el pescado blanco. Por eso también se incluye al marisco dentro de las 3 o 4 raciones de pescado que recomienda la OMS tomar a la semana, aunque lo ideal es tomarlo alguna vez cada quince días.

A continuación vamos a ver cuáles son los beneficios asociados al marisco y te enseñaremos alguna receta para que disfrutes al máximo de su sabor.

Almejas en salsa una forma de comer marisco

Nutrientes del marisco

Al ser un producto de origen animal, el marisco contiene una gran cantidad de proteínas de alta calidad y muchos de los aminoácidos esenciales. Además, es un alimento muy recomendado en algunas dietas ya que posee pocas calorías y bajos niveles de grasa. Unos 100 gramos de mariscos equivalen al 30-40% del promedio de proteínas diario recomendado.

También es considerado una fuente de vitaminas, destacando su contenido de vitamina E, cuya función es antioxidante; las vitaminas del complejo B como el ácido fólico, que ayudan a prevenir las anemias nutricionales, y la vitamina A, ideal para cuidar la piel y la visión.

Con respecto a los minerales, los diferentes tipos de marisco aportan un alto contenido de potasio, sodio, yodo, fósforo, hierro, magnesio, calcio y selenio.

Por último, y ni por ello menos importante, son ricos en ácidos grasos omega 3, esenciales para el organismo.

Cómo favorece comer marisco a la salud

Todos los nutrientes de los que hemos hablado anteriormente aportan grandes beneficios a la salud. Por eso al marisco es considerado como un alimento saludable e incluso lo recomiendan muchos nutricionistas, ya que al ser saciante puede ser de egran ayuda para cualquiera que busca perder peso.

La cantidad de calorías que tienen los mariscos es mínima. Por ello, destaca entre las fuentes de proteínas magras, ideales para los deportistas. Por cada 100 gramos, no se alcanzan las 100 Kcal.

Además, los diferentes tipos de marisco contienen micronutrientes que contribuyen al buen funcionamiento del sistema nervioso y muscular.

También se considera que son un refuerzo para el sistema inmunológico. Ayudan al desarrollo cerebral, mejoran la memoria y reducen la posibilidad de la aparición de enfermedades como el alzhéimer, el cáncer de pulmón, estómago, boca o garganta.

El marisco es famoso por ser rico en Omega-3. Son ácidos grasos esenciales para el desarrollo humano ya que el cuerpo no produce la cantidad suficiente. Estos protegen de enfermedades cardiovasculares, y tal y como se ha demostrado recientemente, consumir marisco puede minimizar el riesgo de un ataque cardíaco, de derrame y de hipertensión. Por otro lado, disminuye la inflamación de las articulaciones o la fatiga.

Comer marisco durante la infancia también es recomendable, no solo por los beneficios que aporta al sistema inmunológico sino también por su alto contenido en calcio. Esto ayuda a que los huesos de los niños crezcan sanos y fuertes, además de favorecer a todas auquellas personas que buscar sumar calcio a su dieta.

A todo esto debemos añadir que los mariscos son sabrosos, de fácil masticación y digestión. Y no solo eso, si no que también son fáciles de preparar y se pueden tomar en multitud de platos. En nuestras recetas de marisco encontrarás multitud de ideas para cocinar langostinos, camarones, almejas, mejillones, percebes, pulpos, calamares, chipirones, sepias, etc. Y en todas ellas verás que también tenemos en cuenta el tiempo de cocción del marisco.

Plato con langostinos

Cuáles son los mariscos con más colesterol

Solo algunos ejemplares de marisco tienen una elevada proporción de colesterol en su composición. Sin embargo, es importante saber cuáles son.

Gambas, langostinos y cigalas

Estos crustáceos son lo que más colesterol presentan. En total, 0,2 g por cada 100 g. Dentro de esta familia también se incluye a la langosta, el bogavante y los cangrejos.

Calamar y Sepia

En el grupo de los cefalópodos, el calamar posee 0,2 g de colesterol por cada 100 g y la sepia la mitad. El que menos contiene es el pulpo con 0,05 g.

Bígaros y mejillones

De estos moluscos, los bígaros cuentan con algo más de 0,1 g de colesterol. Mientras que los mejillones unos escasos 0,062 g y las almejas y las chirlas apenas unos 0,04 g.

Después de ver todos los beneficios de comer marisco, esperamos que te animes a incluirlos en tu dieta y a disfrutar de estos estupendos productos que nos brinda el mar. Además en España tenemos la suerte de contar con una gran diversidad y sobre todo podemos presumir de la calidad de nuestro marisco.

Cuéntanos a través de los comentarios cuáles son los tipos de marisco que más te gustan y tus platos favoritos. La verdad es que resulta difícil quedarse solo con uno.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube