Cómo cocinar gambas, langostinos y camarones con Vídeo Recetas

Cómo cocinar gambas, langostinos y camarones con Vídeo Recetas

¿Nos votas?

Se acerca la Navidad, época del año en la que el consumo de algunos productos se dispara. Es el caso, entre otros, de gambas, langostinos o camarones. No todo el mundo tiene claro cuál es la mejor manera de preparar estos ingredientes para que sus cualidades se mantengan intactas tras la cocción. En este artículo, vamos a exponer algunas recomendaciones para sacar el máximo partido a estos mariscos. Hoy, en Cocina Casera: cómo cocinar gambas y langostinos.

Vídeo Recetas

Con estos productos podrás elaborar recetas tan deliciosas como estas gambas al ajillo picantes. Además, os invitamos a ampliar vuestra información, sobre la mejor forma de preparar marisco, con nuestro artículo; tiempo de cocción del marisco. Tablas y consejos.

Una de las claves para que estos crustáceos mantengan sus cualidades es cocerlos con su caparazón, llevando a cabo cocciones breves, para que, de este modo, se preserven los jugos, que es donde se concentra el sabor y el aroma de estos productos. Cociendo brevemente, mantendremos la jugosidad y el sabor marino y yodado.

Cómo cocinar gambas, langostinos y camarones

Método 1.

Poner agua a hervir. Cuando empiezan a producirse los primeros borbotones, echamos las gambas o langostinos. Cocemos durante 3-4 minutos y retiramos de la olla, poniendo los crustáceos en un cuenco con agua y hielo para detener la cocción.

Método 2.

Otra forma de hacerlo es esperar a que el agua hierva. En ese momento, se introducen los crustáceos y se espera a que el agua vuelva a hervir para retirarlos de la olla, y, como en el método anterior, ponerlos a enfriar en un cuenco con agua fría y hielo.

Hielo.

El hielo cumple dos cometidos, por un lado, y como ya hemos apuntado, sirve para detener la cocción. Por otro, el uso de agua helada dará un mayor brillo al caparazón del crustáceo, al tiempo que endurecerá su carne.

Langostinos y  gambas (camarones) a la plancha

Si vamos a llevar a cabo la cocción sobre una sartén o plancha, tan solo debemos poner una capa de sal gorda en la base, y calentar bien la sartén. Cuando esté caliente, repartimos un poco de aceite de oliva por encima, y cocinamos las gambas o langostinos, por ambos lados, durante unos pocos minutos. Al retirarlos, se puede espolvorear un picado de ajo y perejil.

Cocinar con caparazón

Independientemente del método elegido, es importante cocinar estos ingredientes con su caparazón. Ya que éste actúa como protección, impidiendo la pérdida de los jugos, que es la parte del animal donde se concentra todo su sabor. Ademas, el caparazón en sí mismo es una valiosa fuente de proteínas, pigmentos y azúcares que potencian el sabor de la capa más externa de la carne.

No separar la cola y la cabeza

La cola de la gamba representa dos terceras partes del peso del crustáceo. En el mercado podemos encontrarnos gambas sin la cabeza, o sin el caparazón. Nuestra recomendación es que evitemos la compra de esos productos, ya que al separar la cola de la cabeza se pierde la fina membrana que une ambas partes, lo que acarrea, durante el cocinado, la pérdida de parte de las sustancias del interior de la gamba, perdiendo gran parte de su sabor.

Hilo oscuro

Una vez cocinados, es conveniente retirar el hilo oscuro que recorre el abdomen de los crustáceos. Se trata de su tubo digestivo, por lo que conviene extraerlo ya que en su interior puede haber tierra. créditos-flickr:scaredykat Fuente: @sabormediterráneo

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook