La Comisión Europea recomienda reducir las Grasas Trans

La Comisión Europea recomienda reducir las Grasas Trans

Danos tu valoracion

En la actualidad la mayoría de bollería industrial, palomitas para microondas, pizzas congeladas y otros muchos alimentos, son ricos en grasas trans. Según numerosos estudios este tipo de grasa puede provocar el aumento del riesgo de padecer problemas cardiacos, causantes de unas 600000 muertes al año en toda la Unión Europea.

Con el fin de reducir esta cifra la Comisión Europea ha hecho público un informe en el que recomienda que se tomen cuanto antes las medidas oportunas para reducir el uso de grasas trans. En Cocina Casera ya os hemos hablado del peligro que conlleva para la salud el abuso de este tipo de grasas, podéis ampliar vuestra información al respecto en nuestro artículo: «El peligro de las grasas hidrogenadas«.

Las grasas trans son el resultado de la hidrogenación de diversos tipos de aceite de origen vegetal para conseguir que sean más sólidos y dar un aspecto más atractivo a los alimentos.

En junio de este mismo año la Agencia Estadounidense de Fármacos y Alimentos (FDA), prohibió el uso de grasas trans artificiales en los alimentos. Las empresas deberán adecuar sus sistemas de producción en el plazo de 3 años para llegar hasta su completa eliminación en los sistemas de producción. En la UE países como Hungría, Letonia, Dinamarca y Austria ya tienen leyes que limitan también su uso.

Según la Organización Muncial de la Salud, estas sustancias no deberían superar los 2 gramos por cada 100 gramos de grasa. De los productos analizados en la UE, en el 77% de los alimentos que contienen grasas trans se ha encontrado que éstas están en una dosis del 0,5%. Aunque, por otro lado, la Comisión advierte que en otros alimentos, como las palomitas para microondas, las trans se encuentran en dosis muy peligrosas, pudiendo llegar a representar hasta la mitad del contenido graso.

Según el informe de la Comisión Europea, se han encontrado alimentos con elevadas concentraciones en países como Polonia, Eslovenia, Bulgaria, Croacia o Suecia. En otros países del Este el uso de grasas trans no se ha reducido en los últimos 10 años.

En los próximos meses los expertos de la Comisión llevarán a cabo otro informe que estará centrado en la industria, y que tiene como objetivo poner de acuerdo a todos los miembros de la UE para establecer leyes conjuntas que permitan luchar contra el peligro que supone para la salud el consumo de este tipo de sustancias. La regulación por ley es, para los expertos, la única manera de eliminar las trans de la dieta de los europeos, ya que otras medidas, como advertir de su presencia en el etiquetado del producto, no se han mostrado efectivas.

La reducción del consumo de grasas trans mejoraría notablemente la salud coronaría de los europeos. Según las últimas cifras, el coste que este tipo de dolencias supone a las arcas de los sistemas sanitarios de la UE se sitúa en los 58700 millones de euros, y 36400 millones en asistencia sanitaria. Reducir las trans mejoraría la salud y la economía de los países como ya se ha podido comprobar en Dinamarca. Fuente:internacional.elpaís.com

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook