Cómo aromatizar el aceite de oliva

Cómo aromatizar el aceite de oliva

Danos tu valoracion

Cómo aromatizar el aceite de oliva

Cuando se combina el sabor de un buen aceite de oliva con el intenso aroma de una o varias hierbas aromáticas, se obtiene un producto con una cualidades organolépticas extraordinarias, con el que podemos acompañar numerosos platos, como una rica y fresca ensalada, o un trozo de pan casero. En un artículo anterior, os hablábamos del significado de perfumar y del uso que de esta técnica se puede hacer en la cocina. En el artículo de hoy, nos vamos a centrar en cómo aromatizar aceite de oliva.

Es importante señalar que a la hora de elegir un aceite de oliva para aromatizar, éste debe ser virgen extra, e, incluso, si lo podemos conseguir, usaremos virgen extra de extracción en frío, al ser este un aceite de gran pureza. Una vez que tengamos el aceite, debemos pensar en qué uso le vamos a dar una vez aromatizado, para elegir así una u otra hierba, ya que unas casan mejor que otras con determinados platos. Si usamos albahaca, obtendremos un aceite ideal para ensaladas, el aceite al hinojo casa a la perfección con pescados cocidos y el aceite al orégano combina muy bien con todo tipo de carnes.

A la hora de aromatizar nuestro aceite, tendremos en cuenta una serie de premisas importantes:

  • Siempre obtendremos un aceite aromático de mayor calidad cuando para su elaboración hagamos uso de hierbas recién recolectadas. Solo en el caso de que esto no sea posible, ya sea porque no es la fecha de crecimiento de la hierba que queremos usar, o porque no la encontramos fresca, podemos recurrir al uso de hierbas secas.  
  • Limpiaremos cuidadosamente las hierbas. Si no están muy sucias, es preferible limpiarlas un poco con un paño seco. En el caso de que presenten arena, las lavaremos ligeramente y esperaremos a que estén totalmente secas antes de introducirlas en el aceite. 
  • Usaremos siempre recipientes de cristal, ya que los recipientes de plástico pueden transferir sabores poco deseables al aceite. Además, los recipientes de cristal son inocuos para la salud, cosa que no podemos decir de los de plástico.   
  • Aunque las hierbas se pueden introducir enteras en el recipiente de cristal, es preferible que las trituremos, ya que así el aceite se impregnará con más facilidad de los aceites esenciales de las plantas. Cuando añadamos las hierbas, pondremos también un poco de sal. En el caso de algunas especias, como la pimienta en grano, las añadiremos enteras, sin triturar. 
  • Cuando ya tenemos las hierbas dentro del recipiente, las cubrimos con el aceite de oliva que hayamos elegido. Es importante que el aceite cubra por completo las hierbas, de modo que éste cree que una película que las proteja de la acción de hongos y bacterias. El nivel de aceite debe estar unos 2-3 centímetros por encima de las hierbas. 
  • Una  vez que hemos puesto el aceite, tapamos el recipiente herméticamente y lo dejamos reposar, en un lugar fresco y oscuro, durante, aproximadamente, unas 3 semanas. El tiempo de reposo dependerá de la época del año. En épocas de calor, nuestro aceite quedará aromatizado antes que en épocas más frías. No debemos meter el recipiente en la nevera, con ponerlo a temperatura ambiente, en un sitio fresco, será suficiente. 
  • Cuando vayamos a utilizar el aceite podemos colarlo o no. Una forma muy decorativa de conservarlo, una vez que el proceso de aromatizado ha concluido, es colar el aceite para retirar las hierbas trituradas y colocar en su lugar una ramita entera de la misma hierba que hemos usado para aromatizarlo. 
  • Además de hierbas, podemos utilizar otros muchos ingredientes para aromatizar nuestro aceite: ajos, diversos cítricos (limón, lima, naranja…), trufas,…

créditos-flickr:grongar Fuente:@sabormediterráneo

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook