Dieta climática, qué es y cuáles son sus beneficios

Dieta climática, qué es y cuáles son sus beneficios

¿Nos votas?

¡Hola Cocinacas! Hoy queremos hablarte sobre la dieta climática pero ya te adelantamos que no es la típica dieta milagrosa para adelgazar. Si nunca has oído hablar sobre ella, sigue leyendo porque además de explicarte en qué consiste, sobre todo queremos que sepas cuáles son sus beneficios. Como podrás imaginar por el nombre, no afectaran solo a tu cuerpo, también tiene relación directa con el cambio climático.

La pandemia mundial que vivimos nos obligó a tener que parar nuestra rutina, a adaptarnos a las nuevas circunstancias y a reflexionar sobre el ritmo de vida que llevábamos.

Entre tanto, el hecho de no poder salir de casa animó a mucha gente a tener que cocinar y a comer saludable. Gracias a esto, a día de hoy podemos decir que hemos aprendido a hacer mejor la compra, conocemos más ingredientes, apreciamos la calidad de los alimentos y prestamos más atención a su procedencia.

También nos hemos familiarizado con algunos conceptos como lo bío, la trazabilidad alimentaria y los productos km.0 y hemos aprendido a apreciar la comida casera bien hecha.

Tener un mayor conocimientos sobre todo esto ha generado que una de las tendencias gastronómicas propuestas para este año haya sido seguir la dieta climática. Y es que está demostrado que seguir una dieta sana es una forma eficaz de cuidar el medio ambiente.

El tipo de dieta que cada uno elige llevar tiene un impacto ambiental más o menos importante. Su producción y consumo genera una emisión de gases de efecto invernadero que agravarán en mayor o menor grado el cambio climático.

La dieta climática propone un menor consumo de carne

Qué es la dieta climática

Este tipo de dieta también es conocida como dieta flexible (flexitarian), ya que reconoce que el problema de la dieta que llevamos la mayor parte de la población mundial es que comemos demasiada carne (sobre todo carne roja). Sin embargo, es importante tener en cuenta que no se trata de eliminar su consumo del todo.

La dieta climática se basa en una alimentación responsable y consciente, en la que principalmente se consumen productos sostenibles y de temporada, y un consumo de carnes rojas reducido.

Se basa en la huella de carbono de cada alimento, y es una dieta considerada apta para todos ya que es sana y no es tan estricta, reduciendo considerablemente el impacto en el planeta.

Se llama flexitarian porque es una dieta flexible, basada sobre todo en legumbres y vegetales, ya que son los alimentos con menor huella de carbono. Pero también propone que se debe consumir carne ocasionalmente, en menor medida, al ser tener mayor huella de carbono.

Plantea una forma de alimentación variada que responde al problema del cambio climático. Además, favorece el consumo de los productos de proximidad y de temporada, los cuales reducen al mínimo las emisiones de CO2.

Y es que debes conocer cuáles son algunos de los alimentos que más contribuyen al cambio climático. Los de origen animal son los mayores emisores, como el cordero, el vacuno, el queso y el cerdo.

Básicamente la dieta climática consiste en comer más legumbre, menos carne, verduras y fruta de temporada y sobre todo que sean de mucha proximidad. Y también hace especial hincapié en la sostenibilidad y el reciclaje.

Ensalada con legumbre, dieta climática

Cuáles son sus beneficios

Optar por seguir la dieta climática trae consigo dos beneficios principales. El primero es que mejoraría nuestra calidad de vida y salud. Y el segundo es que ayudaría a controlar las emisiones producidas por la ganadería.

Además, debemos tener en cuenta el desperdicio de alimentos que actualmente se genera en el mundo. Toda la producción alimentaria tiene asociada una huella de carbono relacionada con el proceso, la manipulación y el transporte. Si a esto le añadimos el desperdicio de la comida (que por otra parte alguien podría haber consumido), esto también tiene su propia huella de carbono ya que hay que gastar energía, y producir un impacto ambiental para deshacerse del desperdicio o reciclar los materiales que lo contienen.

Otro de los grandes beneficios que aporta la dieta climática beneficia especialmente a los productores locales, ya que favorece el consumo de los productos que se cultivan cerca. Esto evita las huellas de carbono que genera el transporte, generadas principalmente por la producción de plásticos para la logística, el consumo de combustible, la refrigeración…

Ahora que ya sabes en qué consiste la dieta climática y cuales son sus principales beneficios, eres tú quién decide si aplicarla a tu vida diaria o no.

En realidad, en España tenemos la suerte de poder seguir la dieta mediterránea. Esta está basada sobre todo en verduras, legumbres, frutas y cantidades moderadas de productos animales (donde la carne roja se tomaría una vez al mes) y es considerada como una de las más sostenibles. Podría reducir hasta un 15% el calentamiento global.

Esperamos que toda esta información te haya resultado interesante. Nos encantaría conocer tu opinión por lo que te animamos a que nos escribas a través de los comentarios y si quieres, puedes compartir este artículo a través de las redes sociales para que más gente conozca la dieta climática.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube