Los 6 errores que no debes cometer al cocinar carne

Los 6 errores que no debes cometer al cocinar carne

Danos tu valoracion

¡Buenas Cocinacas! ¿Qué tal estáis? Bienvenidos a un nuevo post. En esta ocasión os explicaremos cuáles son los errores más frecentes a la hora de preparar y cocinar tu carne. Para disfrutar de un buen plato de carne no hace falta ser un chef ni mucho menos. Tampoco debes ser un experto en técnicas de cocción y elaborar sofisticadas salsas para que tu plato de carne sea exquisito.

Tan sólo deberás aprender a no cometer los errores que repetimos a menudo y que pueden no dejar que aproveches esa carne de tan buena calidad que compraste. Lo primero a tener en cuenta es escoger bien la pieza, tal y como la queremos. Tanto el tipo de carne, como su textura o tamaño. Lo segundo sería preparar utensilios adecuados y lo tercero, tener en cuenta detalles que hagan que la carne quede tierna y jugosa. Pero, qué detalles son? ¿Quieres conocer estos errores y corregirlos para mejorar tus platos de carne? Pues muy atento, ¡que arrancamos ya!

Los errores más comunes que deberás evitar si quieres cocinar una carne de 10

Los 6 errores que no debes cometer al cocinar carne

Cocinar tu carne inmediatamente tras sacarla de la nevera

Este cambio brusco de temperatura supone que tu carne no quede tan jugosa. Para evitar esto y aprovechar al máximo la calidad de nuestra pieza, lo mejor es dejarla a temperatura ambiente durante 20 o 30 minutos antes de cocinarla. De esta manera quedará mucho más tierna, ¡pruébalo!

Tener la carne húmeda al incorporarla a la sartén

Si la carne está húmeda o hay jugo en su superficie, el agua puede hervir y lo que ocurrirá es que la carne comenzará a cocerse, dando lugar a un resultado de cocción diferente en aspecto y textura. Para ello, intenta secar el filete con papel de cocina y de esta manera, impediremos esto. Además, si secamos el filete conseguiremos conservar más sabor en su interior.

Cocinar a fuego muy fuerte

Si cocinas la carne a fuego muy fuerte, habrá partes que queden crudas, otras excesivamente hechas y su textura no será uniforme. Lo más aconsejable es calentar la sartén o parrilla lo suficiente como para cocinar tu pieza de carne a fuego medio. De esta manera controlaremos mejor su cocción o si está al punto o hecha, sin que quede una mala textura.

Pinchar la carne

Si pinchamos la carne constantemente, puede que hagamos demasiados agujeros y provoquemos que pierdan su jugo natural. Un jugo que les da la ternura deseada y que no conviene perder. Por lo tanto, si manipulamos esta carne puede. Lo ideal es usar unas pinzas para no perforar la superficie exterior de la carne y darle la vuelta una sola vez, cuando se ha cocinado un lado para hacer el otro.

La cocción: Ni cruda ni muy hecha

Sabemos que te gusta la carne poco hecha, ya que así sabe mejor y está más jugosa, pero debes saber que todos los excesos son malos. Un error que quizá estés cometiendo es cocinar la carne demasiado poco, exponiéndote a adquirir bacterias perjudiciales para tu organismo. Expertos aconsejan que debe prestarse especial atención, en cuanto a una cocción insuficiente, a la carne picada, más vulnerable a la contaminación microbiana que otras carnes. Pero debes tener cuidado con las demás carnes también.

Por ello, para acabar con estos peligros, lo ideal es mantener la carne a 65ºC durante más de dos minutos, una acción que destruye patógenos como la Salmonella o la Escherichia coli.

Por otro lado, si eres de los que le gusta la carne muy hecha, tú tampoco te libras. Una cocción excesiva lleva a que se puedan formar sustancias tóxicas en tu carne, como hidrocarburos como el benzopireno. Teniendo esto en cuenta, es preferible que intentes no carbonizar tu carne. ¡Y será mucho más saludable para ti!

Utilizar los mismos utensilios al preparar la carne y la guarnición

Quizá alguna vez has utilizado la misma tabla de madera para preparar tu carne y la posterior guarnición, ¿verdad? Pues es una práctica muy perjudicial.

Mezclar la carne cruda con productos que se consumen crudos, como vegetales, lechugas o cebollas puede conllevar a que se de una contaminación cruzada. Esto consiste en que ambos alimentos crudos están expuestos a compartir todo tipo de bacterias y patógenos. La carne va a cocinarse a posteriori, pero la guarnición elaborada con vegetales crudos no. Por lo tanto, si se produce transferencia de bacterias de la carne a la lechuga o el tomate, las vas a ingerir.

Pero no te preocupes, para evitarlo tan sólo deberás utilizar dos tablas de cortar distintas para cada alimento y lavar y limpiar bien los utensilios con los que se manipulan. ¡Y a disfrutar de tu carne!

¡Esto es todo por hoy Cocinacas! Si tienes bien en cuenta estos erorres, lo más probable es que tus recetas de carne mejoren mucho. Además, si te perdiste nuestra entrada donde te explicábamos las Técnicas definitivas para cocinar correctamente la Pasta, es el momento de echarle un vistazo. ¡Porque puede suponer un antes y un después en tus platosmás mediterráneos!

Recuerda que puedes seguirnos en nuestro Perfil de Instagram donde encontrarás todo tipo de recetas y contenido sobre alimentos saludables.

¡Hasta la próxima!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook