Tipos de cocina: gas, vitrocerámica o inducción. Cuál es mejor

Tipos de cocina: gas, vitrocerámica o inducción. Cuál es mejor

Danos tu valoracion

¡Hola Cocinacas! Si estás leyendo este artículo es porque estás pensando en poner en tu casa uno de los tres tipos de cocina y no sabes cuál es mejor. Hoy queremos ayudarte a tomar una decisión. Sabemos que elegir entre un tipo de fuego y otro no es fácil y por eso vamos a ver cuáles son las ventajas y desventajas de cada una de ellas, porque tienen ambas.

Si buscas Consejos gastronómicos, en esta sección publicamos artículos que pueden ayudarte a resolver algunas de las dudas más comunes que habitualmente preguntamos a las que más saben, nuestras madres y abuelas. En el caso de los tipos de cocina, es muy probable que ellas te digan que optes por la cocina de gas, que es en la que han cocinado toda la vida. Sin embargo, los avances tecnológicos han llegado también a las cocinas y las nuevas generaciones nos planteamos adaptarnos a estos.

A continuación vamos a ver cuál ha sido el progreso en los tipos de cocina a lo largo de la historia, para entender cómo estas han evolucionado hasta convertirse en uno de los electrodomésticos básicos en cualquier casa y las ventajas y desventajas de cada una de ellas.

Los tipos de cocina a lo largo de la historia

Cocina antigua
Cocina antigua

Si nos remontamos al origen de la cocina, fue en el Neolítico cuando los primeros hombres descubrieron que algunos productos como la carne que cazaban se podía cocinar y comer más fácilmente si dejaban que se hiciera sobre el fuego. Más tarde, fueron los griegos los que inventaron el asador y durante la Edad Media, surgió el asador giratorio.

Uno de los momentos más importantes de la historia de la cocina, fue cuando en Inglaterra se introduce la llamada cocina económica o cámara de ladrillo. Esta tenía orificios superficiales en los que se posaba la olla y se calentaba con el fuego. Del ladrillo se pasó al metal y en el siglo XVII el nuevo tipo de cocina ya funcionaba con carbón en vez de leña.

En el siglo XIX un alemán inventó la cocina de gas, la cual comenzó a comercializarse porque empleaba una energía limpia y no requería mucho espacio para almacenar el combustible. Sin embargo, entrañaba un peligro, los escapes y explosiones. Tres décadas después, llegó la innovación más revolucionaria, la cocina eléctrica. Fue a partir de 1920 cuando comenzó a extenderse notablemente hasta que en 1940 surgió otro hallazgo extraordinario: la vitrocerámica. Y tras ella, la cocina de inducción que finalmente ha logrado imponerse en nuestras cocinas a partir de finales de los años 90.

Actualmente, los tres tipos de cocina que más se utilizan son las de gas o las eléctricas, ya sea vitrocerámica o inducción. Ahora veremos las diferencias entre cada una de ellas

Cocina de gas

Cocina de gas, uno de los tipos de cocina actuales

Como ya hemos comentado, la clásica cocina de fogones supuso una gran revolución en su momento. Actualmente estas son las que más se utilizan en los restaurantes debido al ahorro de tiempo y la potencia calorífica directa que aporta.

Optar por esta cocina en casa tiene sus ventajas. Calienta rápidamente y permite mantener el control de la temperatura (sobre todo cuando se cocinan guisos que requieren largas cocciones), son más económicas porque utilizan gas natural y además son compatibles con todo tipo de ollas y sartenes, y no necesitan el contacto directo con estas, por lo que resultan más convenientes para realizar salteados.

Sin embargo, también tiene sus desventajas. En primer lugar, son más tediosas de limpiar que cualquiera de los otros tipos de cocina. Además, requiere tener cuidado con el fuego directo y tiene un mínimo riesgo de fuga de gas. Y si no se cocina mucho, el ahorro que supone no es tan significativo con respecto a los otros sistemas.

Cocina vitrocerámica

Vitrocerámica

Se trata de la evolución de las antiguas cocinas eléctricas. Actualmente la vitrocerámica es la principal alternativa eléctrica a la cocina de gas. Funciona con resistencias eléctricas que al activarlas se calientan y transmiten el calor a través del cristal a lo que pongamos encima del cristal vitrocerámico. Son las comunes en pisos de alquiler y cocinas pequeñas.

Entre sus principales ventajas destacan por ser económicas y por tener un diseño elegante, práctico y fácil de limpiar. Su instalación es más sencilla que la cocina de gas, son compatibles con la mayoría de las ollas y sartenes y mantienen el calor residual, esto supone aprovechar la energía durante unos minutos una vez apagadas.

En contraposición, tardan más en calentar por lo que consumen más energía, se rayan con facilidad y el calor residual hace que no se puedan limpiar hasta que no se enfrían. Además, al no haber un fuego a la vista se debe tener cuidado para evitar quemaduras.

Cocina de inducción

Cocina de inducción, uno de los tipos de cocina eléctrica

Entre los tipos de cocina que existen, esta es la más moderna y avanzada tecnológicamente. Para su funcionamiento se crea un campo magnético que al entrar en contacto con el recipiente produce energía calorífica y lo calienta. A veces se confunde con la vitrocerámica porque visualmente son muy parecidas.

La inducción destaca porque consume un 20% menos de electricidad que la vitrocerámica, por lo que es mucho más eficiente. Se calientan rápidamente y transmiten bien el calor, son mucho más seguras porque al tocar la placa no quema y eso también supone que si se enfría más rápido, se puede limpiar antes y fácilmente. Por último, ya existen cocinas de inducción que incorporan otras funciones extra como la potencia turbo, programas especiales de cocinado e incluso conexión inalámbrica con la campana extractora.

Aunque parece perfecta, también cuenta con desventajas. La principal es que es el tipo de cocina que requiere una mayor inversión inicial. Exige un mantenimiento más cuidadoso, y no es compatible con todos los materiales de cocina. Además, no cuentan con calor residual y puede costar un poquito hacerse con la potencia adecuada para cocinar.

Ahora que ya conoces los tres tipos de cocina, así como las ventajas y desventajas de cada una de ellas, esperamos que te resulte un poquito más fácil tomar una decisión. Cuéntanos a través de los comentarios cuál es la que más te gusta y por qué. Además, seguro que conocer la experiencia de otras personas que hayan utilizado un tipo de cocina u otra puede ayudarte a despejar algunas dudas.

Y por si te interesa, aquí puedes leer más sobre la importancia de la higiene en la cocina.

¡Hasta pronto Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube