Grissini caseros

Grissini caseros

¿Nos votas?

3 h y 55 m
Calorias: 55
Media
9 personas

Grissini caseros

Hoy os traemos la receta de estos deliciosos palitos de pan, originarios de Italia. Son ideales para acompañar un buen aperitivo, o para picar entre horas. Solos o acompañados, una vez que los pruebes, no podrás dejar de hacerlos.

Ingredientes para Grissini caseros para 9 personas

  • Harina blanca de trigo panificable - 376 gramos
  • Harina integral de trigo - 94 gramos
  • Agua - 249 gramos
  • Aceite - 47 gramos
  • Margarina vegetal - 23 gramos
  • Sal - 9 gramos
  • Levadura seca de panadería - 3 gramos
  • Sémola para espolvorear - al gusto

Cómo hacer la receta de Grissini caseros

  1. En un cuenco grande mezclamos las harinas. Añadimos el agua, el aceite y la margarina. Mezclamos bien hasta que todos los ingredientes queden humedecidos. Tapamos el cuenco con un trapo y dejamos reposar la mezcla durante 30 minutos. Durante este reposo, llamado autolisis,  la harina se hidrata y el gluten empieza a desarrollarse, lo que hará que nos cueste menos el posterior amasado. Combinando amasados cotos y reposos la masa estará lista sin apenas esfuerzo.
  2. Tras la autolisis, volcamos la masa sobre la mesa de trabajo ligeramente aceitada, la extendemos un poco, repartimos la sal por la superficie de la misma, nos aceitamos ligeramente las manos, y amasamos durante 1 minuto. Tras el amasado,  boleamos la masa (formamos una bola), la metemos en el cuenco, la tapamos con un trapo y la dejamos reposar durante 15 minutos.
  3. Repetimos el paso anterior, pero esta vez añadimos la levadura. Volvemos a dejar reposar durante 15 minutos.
  4. Volcamos de nuevo nuestra masa sobre la superficie de trabajo ligeramente aceitada, amasamos durante 1 minutos, boleamos, metemos en el cuenco, tapamos y dejamos reposar durante 15 minutos.
  5. Por último, volvemos a volcar la masa sobre la mesa de trabajo ligeramente aceitada. La masa resultante debe tener un aspecto elástico y una superficie brillante, de no ser así, repetimos un nuevo ciclo de amasado y reposo. Una vez que la masa esté lista, aceitamos un cuenco grande, formamos una bola con la masa y la metemos en el cuenco, tapamos el cuenco con un trapo humedecido o una bolsa de plástico y la dejamos reposar hasta que casi doble su volumen.
  6. Una vez que la masa ha doblado de volumen, enharinamos ligeramente la mesa de trabajo, volcamos la masa sobre ella y la aplastamos con la mano para quitarle todo el gas que podamos.
  7. Una vez desgasificada, formamos una bola con la masa y la tapamos con un trapo para dejarla reposar durante 15 minutos.
  8. Pasado el tiempo de reposo, extendemos la masa con la ayuda de un rodillo hasta formar una lámina de unos 30 X 15 centímetros y medio centímetro de grosor. La tapamos con un film de cocina y la dejamos reposar durante 30 minutos. Repartimos un capa de sémola en una bandeja, o un plato grande.
  9. Pasada la media hora de reposo, cortamos, a lo largo, y con ayuda de un cortador de pizza, tiras de un centímetro de ancho. Rebozamos las tiras en sémola y las ponemos sobre una bandeja forrada con papel vegetal. Estiraremos un poco las tiras hasta que alcancen el largo de la bandeja (unos 40 centímetros). Dispondremos las tiras con un poco de separación entre una y otra (no es necesario separarlas mucho). Precalentamos el horno a 220º.
  10. Una vez que hemos llenado una bandeja, la metemos al horno. Bajamos el termostato a 200º y horneamos hasta que los grissini empiecen a dorarse, esto puede llevarnos entre 20-30 minutos.
  11. Con esta temperatura nos quedarán algunas partes tiernas, típico de los grissinis, pero si queremos que queden más crujientes hornearemos a 180º durante más tiempo (entre 30-40 minutos). Terminada una tanda, cortaremos en tiras el resto de masa y procederemos del mismo modo.
  12. Nada más sacar del horno, hay que poner los grissinis a enfriar sobre una rejilla para que no se ablanden.

Notas y Consejos

Las harinas del mismo cereal, y de distintas harineras, pueden presentar un comportamiento muy diferente, por ello, los tiempos de amasado son orientativos.  Los ciclos de amasado y reposo tienen como objetivo conseguir, sin apenas esfuerzo, una masa lisa y brillante, hecho que puede suceder antes de completar todos los pasos de la receta, en cuyo caso dejaremos de amasar, o, en otros casos, puede llevarnos un poco más del tiempo especificado.

Los tiempos de fermentación dependerán de la temperatura ambiente, por lo que estos variarán a lo largo del año. Es por ello que no nos gusta poner un tiempo de fermentación determinado en la receta.

La cantidad de levadura indicada en la receta es la adecuada para obtener un pan de buena calidad. Añadir mayor cantidad de levadura, con el fin de acelerar la fermentación, irá en detrimento de la calidad del pan obtenido.

Si te ha gustado esta receta de Grissini caseros te aconsejamos no te pierdas más Comida Rápida y no olvides descargar Gratis Nuestro App. DESCARGAR AQUÍ.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook