Panna Cotta de Café

Panna Cotta de Café

¿Nos votas?

25 m
Calorias: 200
Fácil
2 personas

La Panna Cotta de Café es un postre italiano clásico que combina la suavidad de la panna cotta con el intenso sabor del café.

Es una receta que ha conquistado paladares en todo el mundo, pues su textura delicada y su sabor exquisito la hacen inolvidable.

Su origen se sitúa en la región de Piamonte, en el norte de Italia, donde se prepara tradicionalmente con nata, azúcar, gelatina y vainilla. En nuestra versión, vamos a añadir café lo que le aportará un toque de sabor intenso y sofisticado a este postre.

Ingredientes para Panna Cotta de Café para 2 personas

  • 1/2 l de nata para cocinar
  • 6 hojas de gelatina neutra
  • 150 ml de café espresso
  • 60 ml de agua
  • 2 o 3 cucharadas de azúcar según lo dulce que te guste

Cómo hacer la receta de Panna Cotta de Café

  1. Comienza por poner las hojas de gelatina en agua fría para que se hidraten. Este proceso es importante para que la gelatina pueda ser incorporada correctamente a la mezcla.
  2. Preparamos el café de la manera que más nos guste: a modo de expreso, café soluble, etc...
  3. Mientras tanto, pon a calentar en una cazuela la nata junto con los 50 gramos de azúcar y el café. Remueve de vez en cuando para que el azúcar se disuelva bien y no se pegue al fondo.
  4. Una vez que la nata esté caliente, pero sin llegar a hervir, retira la cazuela del fuego. Es el momento de añadir la gelatina escurrida. Remueve bien para que se disuelva por completo y la mezcla quede homogénea.
  5. Deja que la mezcla de nata y gelatina se enfríe un poco y luego repártela en moldes individuales. Colócalos en la nevera para que se solidifique, esto tomará aproximadamente unas 3 horas.
  6. Una vez esté enfriado ya puedes desmoldarlo, servirlo y decorarlo como quieras. Nosotros en este caso le hemos echado un sirope de chocolate pero puedes utilizar caramelo, nata, o lo que más te guste.

Notas y Consejos

Es importante que no dejes hervir la nata, ya que esto podría alterar su textura y no quedaría tan suave como deseamos. Respecto a la gelatina, es crucial que la hidrates bien antes de añadirla a la nata, así garantizamos que se disuelva por completo y no deje grumos en nuestra panna cotta.

Aconsejamos que el café sea un espresso fuerte, ya que necesitamos que su sabor destaque frente a la suavidad de la nata.

Recuerda que los tiempos de refrigeración son clave para que se solidifique correctamente. No te saltes estos tiempos, ya que son fundamentales para conseguir la textura deseada.

Finalmente, puedes personalizar tu panna cotta decorándola con unos granos de café cubiertos de chocolate o un poco de cacao en polvo. ¡Experimenta y haz que este postre sea totalmente tuyo!

Y ahora, te animo a que te pongas el delantal y te lances a preparar esta deliciosa Panna Cotta de café. Y si te ha gustado, no olvides compartir la receta y mencionarnos en las redes sociales. ¡Estamos deseando ver tus creaciones! Además, puedes seguir buscando recetas similares en nuestro buscador o en las recetas relacionadas que te dejamos debajo. ¡Feliz cocina!

Seguro que estas recetas te encantan:

Si te ha gustado esta receta de Panna Cotta de Café te aconsejamos no te pierdas más Recetas de Postres y no olvides seguirnos en Youtube donde tenemos más de 1.000 Vídeos gratis para ti. HAZ CLICK AQUÍ.

Jose Balandin
Tenemos más de 1.000 Vídeo Recetas gratis para ti en nuestro Canal de YouTube