Pastel de queso y frutos del bosque

Pastel de queso y frutos del bosque

¿Nos votas?

Pastel de queso y frutos del bosque

En la receta que os traemos hoy se combinan a la perfección diversos frutos del bosque con distintos ingredientes de origen lácteo como el yogur o el requesón. Se obtiene así un pastel de textura y sabor deliciosos, con un marcado dulzor salpicado de una deliciosa acidez, aportada por los frutos del bosque que podemos encontrar en el relleno. El bizcocho que sirve como base para este pastel también está elaborado en casa, lo que hace que este plato esté exento de muchas de las sustancias conservantes y mejorantes que podemos encontrar en elaboraciones comerciales.

Si estáis buscando una receta ideal para un cumpleaños, aniversario o celebración especial, o si simplemente os queréis regalar un dulce con el que alegrar el día, os invitamos a que visitéis nuestra sección de dulces y postres, donde podréis encontrar, entre otras, recetas tan estupendas como la de nuestra tarta de tres chocolates casera o la de nuestro bizcocho de chocolate sin harina.

Vídeo paso a paso de la Receta

Ingredientes [para 8-10 personas]:

Para el bizcocho:

  • Harina de trigo – 285 gramos
  • Aceite girasol – 125 gramos
  • Azúcar – 225 gramos
  • Levadura – 3 gramos
  • Bicarbonato – 1 cucharada grande
  • Leche – 250 gramos
  • Sal – una pizca

Para el relleno:

  • Nata montar – 500 gramos
  • Requesón – 400 gramos
  • Yogur natural – 200 gramos
  • Azúcar glas – 150 gramos
  • Frutos del bosque – 5 cucharadas grandes

Para la cobertura:

  • Azúcar – 100 gramos
  • Frutos del bosque (arándanos, moras y frambuesas) – 400 gramos
  • Zumo de limón – 1/2 limón

Elaboración de la Receta

  1. Comenzamos esta receta preparando el molde para el bizcocho. Para ello, untamos con mantequilla el interior del mismo, y, con la ayuda de un colador, lo espolvoreamos con un poco de harina. Reservamos.
  2. Precalentamos el horno a 180º C.
  3. Para el preparar el bizcocho, ponemos en un cuenco los ingredientes secos (harina, azúcar, levadura, bicarbonato y sal), y mezclamos.
  4. En otro cuenco, ponemos la leche y el aceite. Con la ayuda de unas varillas batimos un poco hasta que ambos ingredientes se mezclen.
  5. Vertemos la mezcla líquida en el cuenco de la harina. Mezclamos hasta forma una masa de aspecto homogéneo en la que no se aprecien grumos.
  6. Vertemos el contenido del cuenco dentro del molde que tenemos reservado.
  7. Introducimos el molde en el horno. Horneamos durante 40 minutos a 180º C, o hasta que el bizcocho esté cocido. Para comprobar si el bizcocho está listo, pinchamos con un palillo en el centro del mismo, si al retirarlo no presenta restos de masa adheridos, ya está cocido, si, por el contrario, presenta restos de masa, lo volvemos a meter en el horno y prolongamos la cocción unos minutos más.
  8. Una vez que saquemos el bizcocho, lo dejamos enfriar dentro del molde.
  9. Mientras el bizcocho se enfría, preparamos el relleno. Para ello; montamos la nata, ya sea con un robot de cocina o con el accesorio de varillas de una batidora de mano.
  10. En un cuenco, ponemos el requesón, el azúcar glas y el yogur. Batimos con la ayuda de la batidora eléctrica hasta que los tres ingredientes formen una pasta homogénea.
  11. Añadimos el contenido del cuenco al recipiente donde tenemos la nata montada, y batimos hasta que se forme una crema uniforme.
  12. Por último, añadimos 4 cucharadas colmadas de frutos del bosque al recipiente con la crema y mezclamos con la ayuda de una espátula para que se distribuyan uniformemente. Reservamos en la nevera.
  13. A continuación, preparamos la cobertura. En un cazo, ponemos el zumo de limón, los frutos rojos y el azúcar. Calentamos a fuego fuerte y mantenemos en el fuego hasta que se forme una especie de almíbar en el que aún se aprecian trozos grandes de los frutos. En ese momento, apartamos del fuego y reservamos.
  14. Desmoldamos el bizcocho y lo cortamos por la mitad.
  15. Ponemos una de las mitades en un plato y colocamos de nuevo el aro del molde alrededor de ésta.
  16. Repartimos el relleno por encima de la mitad del bizcocho que tenemos en el molde.
  17. Ponemos encima la otra lámina de bizcocho.
  18. Culminamos nuestro pastel con el almíbar de frutos del bosque que tenemos reservado.
  19. Llevamos el pastel a la nevera y dejamos que los sabores se asienten durante varias horas.

Anotaciones y Consejos

En esta receta, os mostramos la manera de hacer un bizcocho que sirve como base para numerosas tartas. Además, al tratarse de un bizcocho sin huevo, puede ser consumido por intolerantes a este producto, e, incluso, si sustituimos la mantequilla y la leche por margarina y leche vegetal, obtenemos un bizcocho también apto para veganos.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook