Lugares únicos y platos típicos de la gastronomía suiza

Lugares únicos y platos típicos de la gastronomía suiza

Valoraciones

¡Hola Cocinacas! En nuestra sección de Comer y Viajar hoy queremos enseñarte el mejor turismo y los platos típicos de la gastronomía suiza, para que en tu próxima visita sepas qué ver y qué comer, ya que la gastronomía es una de las partes más interesantes de viajar.

Suiza se encuentra ubicada en Europa central, limita al norte con Alemania, al oeste con Francia, al sur con Italia y al este con Austria y Liechtenstein. Destaca por ser un país montañoso y una de las naciones más verdes de Europa, cuenta con varios lagos, aldeas y las altas cimas de Los Alpes. Además, cuenta con cuatro idiomas oficiales: alemán, francés, italiano y romanche.

Aunque por lo que realmente es conocido el país, es por los relojes, los bancos, el chocolate y el queso. Sin embargo, dentro de sus fronteras se pueden encontrar algunas maravillas más, como sus sorprendentes ciudades y sus pequeños pueblos de montaña cuyos paisajes no dejan indiferente a nadie.

Por su parte, la gastronomía suiza se ha visto fuertemente influenciada por las tradiciones culinarias de sus países vecinos como Alemania, Francia e Italia. Aunque la riqueza y calidad de los productos suizos han logrado que, con el paso del tiempo, cada uno de sus platos cuente con personalidad propia.

Hoy queremos enseñarte algunos de los lugares más increíbles que tendrás que ver en Suiza y cuáles son los platos típicos que tendrás que probar en cada uno de ellos. También queremos que conozcas más a fondo la gastronomía suiza y los productos propios de esta, para completar tu experiencia.

Berna

Bundeshaus, Parlamento de Berna
Bundeshaus de Berna

Es la capital de Suiza y fue construida durante el siglo XIII, en torno a un recodo del río Aar. La arquitectura medieval se encuentra protegida en el Altstadt (ciudad vieja), pues es Patrimonio de la Humanidad. Esa zona también está llena de magníficas fuentes, edificios de piedra arenisca, torres e iglesias. La Catedral de Berna y el Palacio Federal o Parlamento, el Bundeshaus, de estilo renancentista son dos de los edificios icónicos de la ciudad.

También destaca la Torre del Reloj, la Zytglogge. Fue la primera puerta oeste de Berna pero encima de esta se puede ver el reloj astronómico que indica la posición del sol, la fase lunar y el signo zodiacal actual. En la torre, el reloj se pone en movimiento 4 minutos antes de la hora completa.

Si hay un plato que destaca sobre los demás en Berna, ese es el Berner Platte. Es un plato rústico que se sirve con abundantes variedades de carne y salchicha como carne de vaca, lengua ahumada de cerdo y vaca, tocino ahumado, rippli (carne de cerdo ahumada), schüfeli (paletilla de cerdo), gnagi (lacón), fiambre de lengua y orejas o rabos de cerdo. Todo ello hervido con choucroute, zanahorias agrias, habas verdes o secas, así como patatas saladas en una plancha grande.

En el cantón entero también se suelen servir como postre los meringues (merengues), habitualmente con abundante nata batida.

Ginebra

Jet d’eau en el Lago Leman de Ginebra
Jet d’eau en el Lago Leman

También es conocida como la capital de la paz, ya que en ella se encuentra la sede europea de la ONU y de Cruz Roja.

Se encuentra ubicada en la punta sur del Lago Lemán (lago de Ginebra). En la orilla de este puede verse el Jet d’eau, un surtidor de agua de 140 metros de altura que se ha convertido en uno de sus símbolos más representativos. También lo es el Horloge Fleurie, un reloj de flores del jardín inglés, que recuerda que nos encontramos en la cuna del prestigioso arte relojero.

Ginegra se encuentra rodeada de las montañas de los Alpes y el Jura, y puede verse el espectacular Mont Blanc. Tiene una amplia influencia francesa, la cual puede verse reflejada en los distritos bohemios como Carouge, el lenguaje e incluso la gastronomía.

Considerada como la capital culinaria del país, destacan los platos con pescado del lago, embutidos ahumados, los guisos, vinos, quesos y fondues, por supuesto.

Zurich

Iglesia Grossmünster en Zurich
Iglesia Grossmünster

Es la ciudad más grande de Suiza y está considerada como la que mejor calidad de vida tiene del mundo. Se encuentra al norte del país y es un centro bancario y financiero.

Con vistas a los Alpes y a orillas del lago de Zurich, ofrece una amplia oferta de actividades para los amantes del arte y el ocio. Presume de tener la densidad de clubs nocturnos más alta del país. Además, cuenta con más de cincuenta pinacotecas, cien galerías y tiendas de antigüedades.

Por su parte las pintorescas avenidas de la Altstadt (ciudad antigua) reflejan su historia premedieval. La Grossmünster es la iglesia más emblemática de la ciudad, destacando por sus enormes campanarios gemelos. También requiere una visita la Ópera de Zúrich, una de las más importantes y prestigiosas de Europa. Y como colofón, un paseo por la Bahnhofstrasse (calle de la Estación) por ser una de las más elegantes y caras del continente.

Lucerna

Lucerna en Suiza

Se encuentra en medio de las montañas nevadas del Lago de los Cuatro Cantones y es la puerta de entrada a la Suiza Central.

Su casco antiguo limita al norte con la muralla Museggmauer de 870 metros, del siglo XI. Sus estrechas calles y pintorescas plazas, le dan el aspecto característico de ciudad medieval que puede contemplarse desde el puente de la Capilla, el Kapellbrücke. Es un precioso puente de madera techado del siglo XIV, uno de los más antiguos de Europa. También descata la Catedral de Lucerna y el monumento al león moribundo.

Como contraste arquitéctónico, se encuentran el modernísimo Centro de Culturas y Congresos (KKL) de Jean Nouvel.

Típicos de la Suiza Central son algunos quesos como el Sbrinz, un queso duro fabricado con leche cruda, o el Bratkäse, un queso semiduro de grasa entera, sabor suave y un aroma un poco agrio.

Friburgo

Friburgo en Suiza

Es la capital de la región homónima de Suiza Oriental. Es uno de los lugares más turísticos de Suiza, ya que cuenta con un casco antiguo medieval inigualable. Situado sobre el río Sarine, en el se pueden ver más de 200 fachadas góticas del siglo XV. Entre ellas se encuentra la Catedral gótica de San Nicolás, con sus vidrieras de arte modernista y un campanario de 74 metros con vistas a toda la ciudad.

También se puede disfrutar de fantásticas vistas desde el funicular que lleva en funcionamiento desde 1989, sin electricidad ni gases contaminantes, y que utiliza aguas depuradas de la ciudad para impulsarse.

Zermatt

Zermatt Suiza

Para los amantes del deporte y en especial del esquí, esta exclusiva estación de esquí es una de las más altas de Europa y se encuentra a los pies del Monte Cervino. Cuenta con la certificación Q de calidad que otorga el propio gobierno helvético. Dispone de una gran oferta de excursiones y actividades gracias a sus trenes y teleféricos. Además, los vehículos que usan combustible tienen prohibida la entrada con el fin de conservar su patrimonio histórico, aunque sí es posible circular con coches eléctricos.

La ruta de los 5 lagos con vistas al Cervino es una de las más famosas y más recomendables. También la del tren cremallera, que sube hasta la cima del Gornegrat con vistas a las grandes cumbres alpinas.

Gruyères

Gruyères Suiza

Famosa por el queso gruyère, es una pequeña ciudad medieval llena de rincones de gran belleza. Se encuentra ubicada en un cerro en el que sobresale su castillo del siglo XIII y una plaza que cruza casi todo el pueblo.

Uno de sus lugares más sorprendentes es el Museo H. R. Giger, creador de las figuras de la película Alien.

Sin duda, este es el lugar perfecto para degustar una fondue o una raclette.

Los viñedos de Lavaux

Viñedos en Lavaux Suiza

Se encuentran en el cantón suizo de Vaud. De las cinco regiones vinícolas del cantón de Vaud, esta que se encuentra situada entre Lausana y Montreux, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es la más espectacular.

Cuenta con una superficie de cultivo de 800 hectáreas, estas terrazas de viñedos son la zona de viticultura coherente más grande de Suiza. Están dispuestas de tal forma que reciben una una triple radiación solar y térmica: la que reciben directamente del sol, la que se refleja en el lago Lemán y la del calor acumulado en los numerosos muros de piedra. Aquí nacen los vinos Grands Crus de Suiza (Dézaley y Calamin), siendo la principal variedad de uva que crece en estos viñedos la Chasselas (también conocida como Perlan).

Alimentos y platos típicos de la gastronomía suiza

Además de las fuertes incluencias que recibe de los países que le rodean, la cocina suiza es única en sus variedades regionales y está fuertemente influida por el clima. A pesar de ello, en la preparación de sus platos tradicionales es muy común encontrar ingredientes como las patatas, la carne, el queso y el chocolate.

Quesos suizos

Los quesos que se producen en Suiza son conocidos a nivel internacional como unos de los mejores del mercado. Cuentan con más de más de 400 variedades, la mayoría de ellos elaborados a partir de la leche cruda de la vaca.

Tal es la importancia que le dan a este producto y a la elaboración que para alcanzar la maestría, los suizos han creado una carrera profesional para que una persona logre el título de maestro quesero. Y esta requiere una preparación de seis años.

Dentro de los quesos suizos más reconocidos se encuentran el Raclette du Valais, el Sbrinz, el Gruyère, el Emmental y el Appenzeller.

Chocolate suizo

El otro gran producto que trabajan con maestría es el chocolate. La mezcla del chocolate con leche se originó en este país y la textura lograda en el chocolate suizo ha sido denominada como inigualable.

La calidad y el éxito que distingue al chocolate elaborado en esta región europea se debe al riguroso control que llevan sobre su elaboración y a la amplia cultura que existe a su alrededor. Además cada región de Suiza aporta su propia especialidad y es sin duda uno de los protagonistas de eventos y celebraciones.

Platos típicos que se encuentran en todo el país

  • La Raclette

Raclette, típica de la gastronomía suiza

Es uno de los platos de la gastronomía suiza por excelencia, especialmente típico de la región de Valais. Su nombre proviene del queso raclette que se origina en la misma región, el cual se presenta en forma de enorme rueda que puede alcanzar mínimo los 6 kilos de peso.

Puedes ver cómo se prepara en nuestro artículo sobre la raclette, un plato de queso suizo para disfrutar en compañía.

  • La Fondue de queso

Fondue de queso suizo

Es un plato muy conocido en Suiza cuya popularidad se ha extendido a otros países como Francia. La receta original se elabora con queso gruyère o queso emmental aunque aunque también se puede elaborar con otros quesos como el cheddar.

Su elaboración es muy sencilla, solo requiere un fuego templado y un lugar en el que dejar derretir el queso, aderezado con vino blanco y coñac. Este se combina con otro tipo de alimentos, como pan, patatas o carne.

  • Älplermagronen

El origen de este plato se encuentra en los Alpes Suizos y en el se puede ver reflejada la influencia de la cocina italiana, cuya base son los macarrones.

Se podría traducir como macarrones alpinos con compota de manzana. Su elaboración consiste en una base de pequeños macarrones, queso gruyère, nata, cebolla y la compota de manzana como acompañamiento.

  • Rösti

Rösti, plato típico de la gastronomía suiza

Aunque el origen de este plato es alemán, se ha convertido en una de las especialidades más importantes y reconocidas de la gastronomía suiza.

Su elaboración a base de patatas, panceta y cebolla se prepara al igual que si fuese una tortilla pero de forma mucho más rápida. Con el tiempo se ha convertido más en un acompañamiento de guisos y carnes que en un plato principal, aunque en algún lugares aún sigue siendo el protagonista de la mesa.

  • Birchermüesli

El muesli tiene su origen en Suiza y su descubrimiento se lo debemos a un médico suizo que puso especial interés en demostrar los efectos beneficiosos de la fruta fresca, los frutos secos y los cereales. Mezclando cereales, frutos secos, fruta y leche nació este plato que se ha convertido en una excelente mezcla de proteínas, minerales, vitaminas e hidratos de carbono. Se toma como cena ligera o en el desayuno.

  • Malakoffs

Es otra de las especialidades de la gastronomía suiza en la que el ingrediente principal es el queso. Consiste en palitos o bolas de queso aderezadas con vino blanco y rebozado de modo que el queso queda fundido en el interior. El queso utilizado puede variar de un lugar a otro aunque popularmente se utiliza el gruyère.

¿Conocías todos estos platos típicos de la gastronomía suiza? Si has probado alguno, cuentanoslo a través de los comentarios y también si hay alguno más que incluirías en nuestro artículo. También puedes contarnos cuál te gustaría que fuera la próxima ciudad o países que visitemos.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube