Royal Icing o Glasa Real casera

Royal Icing o Glasa Real casera

Danos tu valoracion

Royal Icing o Glasa Real casera

El Royal Icing, Glasa Real o glaseado real, es un glaseado blanco que se elabora a partir de clara de huevo, azúcar glas y, en ocasiones, se le añade también zumo de limón o lima. A partir del glaseado blanco base, y mediante el añadido de colorantes alimentarios, se pueden obtener distintos colores, aumentando así sus posibilidades de uso. La Glasa Real se suele utilizar para decorar numerosas preparaciones dulces, como galletas o tartas, en los que actúa a modo de cobertura. También se usa para crear muchos motivos decorativos, como flores y otros dibujos. Su aplicación se lleva a cabo mediante una manga pastelera. A los pocos minutos de ser aplicada se seca, adquiriendo dureza.

Dependiendo del uso que le vayamos a dar, podemos hacer un glaseado más denso o fluido. Se recomienda mayor densidad cuando lo vamos a usar para marcar contornos, en el que las líneas deben quedar bien delimitadas. Por el contrario, si lo vamos a usar como relleno, se hace necesaria una mayor fluidez, ya que, de este modo, la labor de rellenar será más rápida y conseguiremos un magnífico resultado final.

Vídeo de la receta

Ingredientes [para 240 gramos]:

  • Clara de huevo – 40 gramos
  • Azúcar glas – 200 gramos
  • Zumo de limón – 1/2 cucharada pequeña
  • Colorante alimentario – opcional

Elaboración de la receta

  1. En primer lugar, tamizamos el azúcar glas con la ayuda de un colador de malla pequeña. Una vez tamizado, lo reservamos.
  2. A continuación, tenemos que batir la clara hasta que alcance el punto de nieve. Para ello, podemos hacer uso de un robot de cocina, del accesorio de varillas de una batidora eléctrica de mano, o, como en nuestro caso, de un tenedor. Ponemos la clara de huevo en un cuenco de tamaño mediano y batimos hasta que alcance el punto de nieve.
  3. Una vez montada la clara, añadimos al cuenco el zumo de limón y mezclamos.
  4. Llegados a este punto, comenzamos a añadir, poco a poco, el azúcar glas que tenemos reservado. Añadimos una pequeña cantidad y seguimos batiendo hasta que se incorpore, momento en el que procedemos a añadir más azúcar. Continuamos con el mismo proceso hasta acabar con todo el azúcar.
  5. Llegados a este punto, ya podemos hacer uso de nuestra glasa o colorear una pequeña parte para poder crear diseños de varios colores.
  6. Una vez que tenemos lista nuestra glasa, ya podemos ponerla en el interior de una manga pastelera para decorar nuestros dulces.

Anotaciones y consejos

Con las cantidades de esta receta, se obtiene una textura con cierta consistencia, ideal para pintar líneas. Aunque también se puede usar para rellenar, si la dejamos un poco más líquida, llevaremos a cabo el rellenado en menos tiempo.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook