Almejas en salsa

Almejas en salsa

Danos tu valoracion

Almejas en salsa

Hoy os traemos una deliciosa receta de almejas en salsa, un plato muy sencillo de preparar. Aunque no hayas pisado nunca una cocina, estamos seguros de que, siguiendo las breves instrucciones de nuestra receta o vídeo, serás capaz de preparar este plato obteniendo un fantástico resultado. Elabora esta receta como aperitivo de platos más contundentes. Date un festín estas navidades preparando unas ricas almejas en salsa.

En Cocina Casera, puedes aprender a elaborar otras ricas recetas con almejas, como es el caso de nuestro plato de merluza con almejas en salsa roja.

Vídeo de la receta

INGREDIENTES [para 2 personas]:

  • Almejas frescas o congeladas – 450 gramos
  • Dientes de ajo – 3 unidades
  • Aceite de oliva virgen extra – 3 cucharadas grandes
  • Vino blanco – 200 mililitros
  • Perejil fresco – 2-3 cucharadas grandes
  • Sal – al gusto
  • Pimienta negra – al gusto

Elaboración de la receta

  1. En primer lugar, pelamos los dientes de ajo y los picamos finamente.
  2. Picamos también el perejil. Reservamos.
  3. Calentamos el aceite de oliva en una sartén y rehogamos un poco los ajos, hasta que adquieran un poco de color pero con cuidado para que no se nos quemen, ya que, si lo hiciesen, aportarían un desagradable sabor amargo a nuestro plato.
  4. Cuando los ajos han cogido color, añadimos el vino blanco, la sal y la pimienta molida. Llevamos a ebullición.
  5. Cuando el vino hierva, añadimos las almejas, tapamos, y cocinamos hasta que las almejas se abran.
  6. Una vez abiertas, añadimos el perejil picado y cocinamos 2-3 minutos más. Si alguna almeja no se ha abierto, debemos desecharla.
  7. Servimos las almejas acompañadas de la salsa.

ANOTACIONES Y CONSEJOS

Para la elaboración de este plato se pueden usar almejas frescas o congeladas. En el caso de que las uséis congeladas, es importante añadirlas a la olla, o sartén, sin descongelar, ya que, si las descongeláis, es muy posible que no se abran durante la cocción.

Si usáis almejas frescas, es una buena idea ponerlas en remojo durante unas tres horas antes de usarlas, para que suelten la arena que pueda haber en su interior. Para ello;  las ponemos en un recipiente, las cubrimos con agua, y añadimos un buen puñado de sal. A lo largo del tiempo de remojo cambiamos el agua dos o tres veces.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook