Mejillones en salsa de tomate

Mejillones en salsa de tomate

¿Nos votas?

Mejillones en salsa de tomate

Los mejillones son una magnífica fuente de muchos minerales y vitaminas, destacando su elevada concentración en B12, manganeso y selenio. Además, son ricos en proteínas de alto valor biológico, tanto es así, que la calidad de esta proteína puede equipararse a la de las carnes rojas, presentando, en relación a éstas, una menor cantidad de grasa. En Cocina Casera, conocedores de estas cualidades, hemos usado este gran alimento para la elaboración de numerosas recetas, como, por ejemplo, nuestra paella mixta.

En la receta de hoy os enseñamos a preparar unos ricos mejillones en salsa de tomate, se trata de una elaboración sencilla que podéis tener lista en muy poco tiempo. El único trabajo que os dará hacer esta receta es la limpieza de los mejillones, el resto no os llevará apenas tiempo. Además, este producto suele tener un precio muy asequible, por lo que esperamos que la elaboración de este plato esté al alcance de todo el mundo.

Una vez que tengáis el plato terminado podéis servirlo inmediatamente o dejar que se enfríe para refrigerarlo. En la nevera se mantendrá en perfecto estado durante varios días, por lo que podemos prepararlo durante el fin de semana, que es cuando solemos disponer de más tiempo, y consumirlo cualquier día entre semana a la vuelta del trabajo.

Vídeo de la Receta

Ingredientes [Para 2 personas]:

  • Mejillones – 500 gramos
  • Cebolleta – 350 gramos
  • Dientes de ajo – 3 unidades
  • Aceite de oliva – 3 cucharadas grandes
  • Caldo de pescado – 125 mililitros
  • Guindilla – 1 unidad
  • Tomate rallado – 100 gramos
  • Tomate frito – 120 gramos
  • Sal – al gusto

Elaboración de la Receta

  1. En primer lugar, limpiamos los mejillones con la ayuda de un cuchillo. Retiramos los filamentos que hay atrapados entre las valvas y los posibles crustáceos que haya adheridos a éstas. Debemos tirar de los filamentos hacia el extremo más puntiagudo, ya que, si lo hacemos en el sentido opuesto, podemos desgarrar la carne del mejillón. Una vez que los hemos limpiado, los lavamos con abundante agua.
  2. Ponemos a calentar un poco de agua en una sartén. Cuando comience a hervir, echamos los mejillones y cocinamos, manteniendo un hervor moderado, hasta que se abran. En ese momento, los retiramos de la sartén.
  3. Quitamos la valvas que están vacías y reservamos las que contienen el cuerpo del mejillón.
  4. Pelamos los dientes de ajo y los picamos finamente.
  5. Procedemos del mismo modo con las cebolletas.
  6. Cortamos la guindilla en varios trozos y le quitamos las semillas.
  7. Calentamos aceite de oliva en una sartén, y añadimos los dientes de ajo y las cebolletas. Ponemos también un poco de sal. Cocinamos, a fuego medio, para que ambos ingredientes se ablanden.
  8. Mientras tanto, cortamos el tomate por la mitad y lo rallamos.
  9. Cuando la cebolleta esté tierna incorporamos la guindilla y los dos tipos de tomate. Mezclamos bien.
  10. Seguidamente, vertemos el caldo de pescado. Cocinamos, a fuego medio, durante 10 minutos.
  11. Pasado el tiempo de cocción, retiramos la guindilla y ponemos el contenido de la sartén en el vaso de la batidora. Trituramos hasta obtener una crema de textura fina y uniforme.
  12. Vertemos la crema en la sartén y ponemos también los mejillones. Calentamos durante 2 ó 3 minutos y servimos.

Anotaciones y Consejos

Los mejillones vivos suelen morir a los pocos días de ser sacados del mar, por ello, os recomendamos que los compréis, como muy pronto, el día previo a la elaboración de esta receta. Si los compráis con varios días de antelación es posible que muchos de ellos mueran en la nevera.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook