Alubias blancas rápidas

Alubias blancas rápidas

Danos tu valoracion

Receta de alubias blancas rápidas

A la hora de cocinar las legumbres muchas veces nos echa para atrás el hecho de que para cocinarlas en crudo hay que ponerlas en remojo, e incluso así, a veces quedan duras, aunque las compres de la mejor calidad. También puede pasar que el día anterior se nos olvide ponerlas en remojo, lo que supone que no podamos hacer el plato y nos encontremos sin comida. Hoy os vamos a enseñar una receta que os va a sorprender por lo fácil y rápida, pero sobre todo porque sale deliciosa y el esfuerzo es mínimo: una receta de alubias blancas rápidas, que podréis hacer, además, con cualquier tipo de alubias. Y si os apetece ver alguna otra receta de legumbres, como por ejemplo una fabada asturiana, también la tenemos.

Ingredientes para cuatro personas

  • 3 botes de cristal de alubias blancas cocidas al natural, que encontraréis en cualquier supermercado o tienda de alimentación.
  • 1 buen trozo de chorizo de vela
  • 1 buen trozo de jamón serrano, a poder ser, que esté tierno
  • 1 trozo de tocino
  • 1 trozo de panceta
  • 1 patata
  • 1 zanahoria
  • Sal al gusto
  • Pimentón de la Vera al gusto (dulce, picante o agridulce)
  • Agua

Elaboración de la receta

  1. Pelamos la patata, la zanahoria y el chorizo. Reservamos.
  2. En una cazuela grande, colocamos el chorizo, el jamón, la panceta, el tocino, la patata, la zanahoria (es decir: todos los ingredientes menos las alubias).
  3. Añadimos agua hasta unos tres cuartos de la cazuela y ponemos al fuego.
  4. Añadimos la sal y el pimentón. Dejamos que todo cueza durante al menos una media hora, a fuego vivo (cuidando de no quedarnos sin agua).
  5. Cuando el agua se haya reducido a la mitad, incorporamos las alubias cocidas, que sacaremos de los tarros de cristal con cuidado para evitar que se rompan (con la ayuda de una cuchara de palo).
  6. Dejamos que cuezan durante media hora, a fuego medio.
  7. Servimos.

Anotaciones y consejos

Esta receta es una buena opción para cuando no tenemos tiempo que perder, y además permite prepararla con antelación y calentarla cuando se vaya a consumir. En ese caso, si vemos que se han quedado muy espesas, no hay más que añadirles un poco de agua al calentar. Créditos-Shutterstock

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook