Carpaccio de Solomillo con virutas de Queso Parmesano

Carpaccio de Solomillo con virutas de Queso Parmesano

¿Nos votas?

30 m
Calorias: 139
Fácil
2 personas

El Carpaccio de solomillo es una receta procedente de Italia. Su sencillez y sabor es inconfundible y además, no requiere gran elaboración por lo que cualquier con unos mínimos conocimientos culinarios podrá realizarla sin dificultad.

Te aconsejo, que compres una carne noble, sin grasa, especialmente de solomillo, en este caso de buey, aunque también irá bien un solomillo de ternera. Lo vamos acompañar de unas finas láminas de queso parmesano.

Muchos cocineros utilizan además un poco de limón para dar sabor al plato, pero en este caso lo vamos a omitir, según mi criterio, anula el sabor crudo de la carne por completo, pero esto es solo una opinión personal así que puedes probar y elegir lo que más te satisfaga.

Como sabéis, esta receta de cocina se sirve en finas láminas de solomillo, si tu carnicero no tiene los medios para cortarlo de este modo, no te preocupes, te voy a contar un truco casero para cortar el Carpaccio:

Para ello, cortamos el solomillo muy fino y lo colocamos sobre un plástico de cocina algo más rígido que el típico para envolver, le añadimos unas gotas de aceite y tapamos con otro plástico, de modo que en medio nos quede las finas láminas de solomillo.

Pasamos un rodillo sobre el plástico con mucho cuidado para no rajar ni separar la carne. De este modo, conseguirás que las láminas queden aún más finas consiguiendo el efecto deseado.

Y si quieres probar otro Carpaccio pero en esta ocasión de verduras, te aconsejo visitas nuestro Carpaccio de Calabacín, una receta con vídeo que te encantará.

Ingredientes para Carpaccio de Solomillo con virutas de Queso Parmesano para 2 personas

  • Solomillo de buey – 300 gramos
  • Queso parmesano rallado – al gusto
  • Sal – 1 pizca
  • Pimienta – 1 pizca
  • Aceite de oliva virgen extra – 1 chorrito

Cómo hacer la receta de Carpaccio de Solomillo con virutas de Queso Parmesano

  1. Cortamos el bloque de solomillo en finas láminas. Lo más finas posibles y con mucha paciencia. Este es el toque del plato así que debes tener especial mimo y cuidado en es paso ya que el resultado de la receta fundamentalmente depende de esto. Como te he explicado en la introducción de la receta, si tu carnicero no tiene los medios adecuados para cortarlo tan fino, utiliza el consejo que os he dado.
  2. Cogemos la tapa de una cacerola que aproximadamente sea como el plato que vamos a servir el carpaccio, la colocamos boca-abajo sobre el plástico del solomillo que hemos estirado con el rodillo, y con un cuchillo cortamos por el borde hasta obtener la pieza cortada con la forma circular de la tapa de la cacerola.
  3. Separamos los plásticos y con mucho cuidado de no romper la forma circular colocamos la carne sobre el plato. De este modo ocupará toda la superficie y conseguiremos un efecto visual bastante elegante.
  4. Echamos sobre la carne pimienta, sal y un chorro de aceite por encima. Dejamos que repose para que la carne muera y quede esa sensación de crudo. Con el plástico anterior esparcimos el aceite por las láminas y apartamos.
  5. Mientras la carne reposa cortamos las virutas de queso parmesano por encima.

Notas y Consejos

Como os dicho al principio, una receta muy sencilla, que cualquiera puede elaborar y exquisita. Te animo a que la realices y me cuentes el resultado. Como sabes, también puedes preguntarme tus dudas en los comentarios o por las redes sociales. Que aproveche!

Si te ha gustado esta receta de Carpaccio de Solomillo con virutas de Queso Parmesano te aconsejamos no te pierdas más Recetas de Carnes y no olvides descargar Gratis Nuestro App. DESCARGAR AQUÍ.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook