Horno 8

Cocinar al horno: Estos son los cinco errores que más cometemos

Danos tu valoracion

¡Buenas Cocinacas! ¿Qué tal? El horno es uno de esos aparatos de cocina que nos ha facilitado en muchas ocasiones la vida, ayudándonos a elaborar de manera rápida y sencilla platos únicos y saludables, así como postres deliciosos para toda la familia. Pero quizá de tanto utilizarlo, se te pasen por alto ciertos detalles que debes tener en cuenta para que la cocción sea uniforme y mejor que nunca. Por ello, hoy pondremos sobre la mesa los cinco errores más comunes que todos cometemos al cocinar al horno.

Este electrodoméstico es cada vez una opción más elegida a la hora de elaborar todo tipo de platos, como esta Lubina al horno o estas Setas empanadas tan logradas y que podemos hacer invirtiendo poco tiempo en la cocina. Y no sólo tiene esta ventaja, también hay que destacar la más fundamental: Que es una técnica que no necesita el agregado de grandes cantidades de aceites ni otros condimentos cargados de sal y sabor, que otros métodos culinarios sí que requieren.

Además de esto, el horno es capaz de conservar la gran mayoría de los nutrientes de los ingredientes que utilicemos, además de darle un sabor tostado inconfundible y una textura jugosa. Estas ventajas merecen mucho la pena pero sólo si logramos utilizar el electrodoméstico bien, fijándonos en los tiempos de cocción, en la altura de los platos o en su limpieza. Consejos o tips que hoy te enseñaremos para así evitar los errores que tradicionalmente solemos cometer todos.

¿Te quedas? ¡Pues síguenos leyendo!

Los cinco errores más comunes que cometemos al cocinar al horno

Cocinar al horno: Estos son los cinco errores que más cometemos

No precalentar el horno

En la gran mayoría de recetas nos recomiendan que precalentemos el horno unos cuantos minutos. Esta práctica tiene muchas ventajas, como aprovechar el tiempo del precalentado en otras cosas y utilizar ese calor para que nuestros platos tarden menos en hacerse.  Además de esto, este calor bajo y constante facilitará una cocción uniforme que hará que no queden partes crudas ni partes duras, conservando una textura y un jugo fantásticos en nuestros ingredientes.

Una altura inadecuada

Aunque creas que no, la altura a la hora de cocinar en el horno sí importa, y mucho. La parte más alta del horno acumula una mayor cantidad de calor y de manera más intensa, por lo que es el mejor lugar para colocar ese plato que te mueres por probar cuanto antes, facilitando que su cocción sea mucho más rápida. Por otro lado, los ingredientes que admitan una cocción más lenta y uniforme, como la carne, serán perfectos para ubicar en la sección inferior de nuestro horno.

No usar un buen material para cocinar en nuestro horno

Además de usar papel de horno, debes saber que los materiales idóneos para tu horno son sólo unos pocos, como el aluminio, el acero inoxidable y el metal. Estos conducen el calor mejor que cualquier otro material alcanzando temperaturas más altas y, por tanto, cocinando de manera más rápida los alimentos. Además de estos materiales, si dispones de un recipiente de piedra, también es un material resistente e idóneo para nuestro horno si queremos una cocción lenta y regular.

Por último, apuesta siempre por fuentes planas para tu horno, pues facilitará que los alimentos se cocinen antes y de manera homogénea. Y por supuesto, elige siempre los recipientes de color oscuro, ya que estos absorberán mejor el calor del electrodoméstico y podrán calentar mejor tus alimentos.

¡Ten en cuenta todos estos consejos y tus platos al horno serán mejores que nunca!

Abrir repetidamente el horno

Comprobar tus alimentos para ver si se han quemado está bien, pero no conviene hacerlo repetidas veces. De esta manera, estaremos posibilitando que el horno pierda temperatura y la cocción puede verse afectada. Esto puede desembocar en que tus platos estén peor cocinados porque la cocción no haya sido lo suficientemente uniforme. ¡Así que tan sólo compruébalo una o dos veces y listo!

No limpiar el horno adecuadamente

Como todo electrodoméstico, debemos mantenerlo en perfectas condiciones, limpio y en buen estado. Y más si se trata de un aparato que entra en contacto directo con nuestra comida. Hoy en día existen hornos que ya incluyen limpieza, pero si prefieres hacer este paso de manera manual y tradicional, no puedes olvidarte del paño, del agua y del desengrasante. Este último producto es muy necesario para una limpieza a fondo, aunque siempre puedes optar por productos naturales más sostenibles, menos tóxicos e igualmente potentes. Así que si te interesa esto último, no te pierdas esta entrada de trucos caseros para limpiar el horno.

Y hablando de trucos, uno que te vendrá especialmente bien es utilizar el calor residual del horno para que así sea más fácil extraer la suciedad. ¡Pero ten cuidado y no te quemes!

¡Y esto ha sido todo por hoy!

¿Te han gustado estas recomendaciones? ¿Cuáles vas a poner en práctica a partir de hoy? El horno es un electrodoméstico que asegura un bajo índice de grasas, un sabor ideal y una textura perfecta, especialmente si lo utilizamos para elaborar pescados o carnes.

Y si prefieres las recetas únicamente en vídeo, en nuestro Canal de Youtube tenemos miles. ¡Así que suscríbete y no te pierdas las nuevas que subimos cada semana!

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube