Truco: cómo hacer el asado perfecto

Truco: cómo hacer el asado perfecto

Danos tu valoracion

Por su rápida preparación, y su magnífico contraste entre el exterior crujiente y el interior tierno, el asado es uno de los métodos de cocción más usado en distintos países. Aunque es sencillo de preparar, hacer el asado perfectorequiere de la aplicación de una serie de pautas  que nos ayudarán a sacar el máximo partido al alimento sometido a este tipo de cocción.

En nuestra página, tenemos numerosas recetas elaboradas siguiendo este método de cocción, es el caso, entre otras, de nuestro pollo asado al vino blanco con patatas fritas,  o nuestra receta tradicional de cabrito asado.

Para llevar a cabo la elaboración del asado perfecto os vamos a dar una serie de consejos. Si los aplicáis, estamos seguros de que obtendréis unos magníficos asados.

  • Eliminar la grasa. Es aconsejable eliminar los trozos de grasa sobrantes. Durante el asado de la pieza, la grasa se derrite y puede llegar a quemarse, aportando un sabor desagradable el plato final.
  • Atar las piezas. Si atamos las piezas con un poco de hilo de cocina, conseguiremos que éstas no se deformen durante el horneado, manteniendo una forma atractiva. Además, en el caso de productos como las aves, al atarlas minimizamos los riesgos de que las alas se quemen en exceso. Del mismo modo, y también con el final de conseguir una forma atractiva, ataremos las piezas que hayan sido deshuesadas.
  • Precalentar el horno. Es un punto clave para obtener un buen asado. Debemos poner el horno a calentar antes de meter el asado, y solo introducirlo cuando el horno alcance la temperatura a la que vamos a llevar a cabo la cocción.
  • Alimentos a temperatura ambiente. Es importante introducir los alimentos en el horno a temperatura ambiente. Aunque hay hornos que permiten llevar a cabo la cocción partiendo de alimentos congelados, corremos el riesgo de que el exterior del producto se dore demasiado, mientras que el interior aún puede permanecer crudo.
  • Regar la pieza. Una buena manera de conseguir que las carnes desarrollen un estupendo color y una magnífica corteza crujiente, es regar con cierta frecuencia su superficie con los jugos que se liberan durante la cocción o con el adobo o aliño que hemos preparado, de este modo, la pieza se impregna de sabores.
  • Voltear la pieza. Durante la cocción, es importante darle la vuelta a la pieza para que la cocción de la misma se lleve a cabo de manera uniforme por todos sus lados. Para llevar a cabo esta operación, haremos uso de espátulas de madera, u otro material, e intentaremos evitar el uso de tenedores o pinchos que podrían estropear la superficie de la pieza. Prestaremos especial atención, a la hora de voltearla, para evitar que los jugos del interior puedan escaparse.
  • Reposar antes de cortar. No debemos sacar y cortar la pieza inmediatamente nada más acabar el horneado. Por el contrario, apagaremos el horno y dejaremos dentro nuestra pieza, con la puerta ligeramente entreabierta. De este modo, los jugos se asientan y la temperatura interna se hace estable.

Fuente:sabormediterráneo

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook