Crema de guisantes

Crema de guisantes

¿Nos votas?

Crema de guisantes

Las cremas de verduras ocupan un puesto destacado en nuestro recetario. Si en recetas anteriores os propusimos una crema de calabacín o de zanahoria, en esta ocasión le ha llegado el turno a los guisantes.

Los guisantes, de la familia de las leguminosas, presentan un importante valor nutricional. Destacan por su alta concentración en fibra, proteínas, minerales y vitaminas. Además, aportan pocas calorías y nada de grasa, lo que los hace muy adecuados en dietas de adelgazamiento.

En su composición podemos encontrar altos niveles de alfa y betacaroteno, además de importantes antioxidantes como zeaxantina y luteína, que juegan un papel esencial en la salud de nuestros ojos. Entre las vitaminas, podemos encontrar una amplia variedad del grupo B, así como vitaminas C, K y E. En cuanto a los minerales destacan el hierro y el manganeso, aunque también podemos encontrar potasio, magnesio, sodio, cobre o zinc.

Los guisantes son una magnífica fuente de proteína vegetal, lo que es importante para veganos y vegetarianos, y para personas mayores y niños que demandan proteína para llevar a cabo una constante renovación celular. Se recomienda consumir los guisantes junto a cereales, para hacer que sus proteínas sean más completas.

En cuanto a la fibra, encontramos dos tipos, tanto soluble, que dificulta la absorción del colesterol, favoreciendo su expulsión, y reduciendo así sus niveles en sangre, como fibra insoluble, que es importante para una buena salud de nuestro sistema digestivo. La fibra nos ayuda a mantenernos saciados, lo que evita que piquemos entre horas.

La receta que os proponemos a continuación es muy sencilla y económica. Además, en esta época de calor que se avecina, este plato viene muy bien para hacer refrescar el cuerpo. Una vez hecha, dejad que se enfríe en la nevera hasta el día siguiente y servirla bien fresquita.

Vídeo de la Receta

Ingredientes [Para 6 personas]:

  • Guisantes – 1 kilo
  • Patata – 2 unidades
  • Puerro – 2 unidades
  • Nata líquida – 200 mililitros
  • Mantequilla – 50 gramos
  • Sal – al gusto
  • Pimienta negra – al gusto
  • Caldo de verdura – 800 mililitros

 

Elaboración de la Receta

  1. Ponemos a calentar la mantequilla en una cacerola.
  2. Mientras tanto, limpiamos y picamos finamente los puerros. Los añadimos a la cacerola cuando la mantequilla se haya fundido. Cocinamos, a fuego medio, para que se vayan ablandando.
  3. Pelamos las patatas, las lavamos y cortamos en trozos medianos. Cuando el puerro está tierno, añadimos las patatas a la cacerola. Seguimos cocinando durante unos minutos.
  4. A continuación, añadimos la pimienta molida, la sal y los guisantes congelados. Mezclamos.
  5. Seguidamente, vertemos la nata líquida y el caldo vegetal. Removemos bien y llevamos a ebullición.
  6. Cuando rompa a hervir, cocinamos, a fuego medio, manteniendo un hervor moderado, durante un tiempo aproximado de 25 minutos o hasta que las patatas estén tiernas.
  7. Pasado el tiempo de cocción, retiramos la cacerola del fuego y, con la ayuda del brazo de la batidora eléctrica, batimos todos los ingredientes hasta obtener un puré de textura fina y uniforme. Si lo deseamos, poder pasarlo a través de un colador, o un chino, para que nos quede más fino.
  8. Servimos de inmediato o dejamos enfriar y refrigeramos para consumir en frío.

Anotaciones y Consejos

La cantidad de caldo expresada en el apartado de ingredientes es orientativa, debéis aumentarla o disminuirla en función de la consistencia que queráis obtener.

Si tenéis la oportunidad de conseguir guisantes frescos, no lo dudéis, aunque sea laborioso extraerlos de la vaina el tiempo invertido merece la pena.

Os sugiero que acompañéis esta crema con unos picatostes, unos guisantes enteros, un poco de jamón serrano o cualquier otro ingrediente que os apetezca.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook