Crema de calabacín

Crema de calabacín

Crema de calabacín

Cuando era pequeño sentía una gran aversión hacia cualquier tipo de puré o crema. Daba igual sus ingredientes, era ver un plato con este tipo de elaboración, y ya se me empezaba a poner mal cuerpo. Por suerte, mi madre era muy comprensiva con nosotros, y, al contrario que les pasaba a muchos de mis amigos, a mí en casa nunca me obligaron a comer algo que no fuese de mi agrado. Que paciencia la de mi santa madre, siempre dispuesta a preparar varias comidas al día, para agradar a unos y a otros. No penséis que en casa comíamos como si de un buffet se tratase, pero casi, porque del mismo modo que mi padre no era amante de lo que a mis hermanos y a mí nos gustaba, tampoco lo éramos nosotros de los guisos por los que él sentía predilección. ¡Qué difícil debe ser el papel de las madres!

La receta que os traigo hoy es la de una crema de calabacín y patata, un plato ligero y delicioso del que podréis disfrutar a cualquier hora del día. Se hace ideal como entrante de un plato de carne o pescado o  para llevar a cabo una cena ligera. Pronto comprobaréis que su elaboración es sumamente simple y rápida, ya que apenas os llevará media hora tenerlo listo. Además, y como en el caso de la mayoría de recetas de nuestra página, los ingredientes que hemos usado son muy baratos y fáciles de encontrar, por lo que es esta una receta al alcance de cualquiera. Por si todo esto no fuese suficiente para que os animéis a hacer este plato, cabe añadir lo saludable de este puré, rico en carbohidratos, vitaminas y minerales, todos ellos elementos muy importantes y necesarios en nuestro día a día.

Partiendo de la base de esta receta, se pueden elaborar multitud de ricas cremas y purés, buena muestra de ellas son algunas de las recetas que recogemos en nuestra página, entre las que se encuentran, el tradicional puré de patatas, o una de las cremas mas populares de Andalucía; el salmorejo, que se suele consumir en frío para aliviar los rigores del verano.

Si os pasa como me pasaba a mí de pequeño y no os gustan los purés, dadle una oportunidad a éste, preparadlo y añadid un poco de pan frito, estoy seguro de que no os arrepentiréis.

Vídeo de la Receta

Ingredientes [Para 4 personas]:

  • Calabacín – 4 unidades
  • Patata – 3 unidades
  • Queso de untar – 50 gramos
  • Sal – al gusto
  • Mantequilla – 25 gramos
  • Pimienta negra – al gusto
  • Agua – 300 ml
  • Picatostes – opcional

Elaboración de la Receta

  1. Comenzamos la preparación de esta receta lavando concienzudamente los calabacines. Si no los vais a usar con la piel, no es necesario que lavarlos. Una vez lavados, los secamos con un trapo y les cortamos los extremos, que desechamos. A continuación, los cortamos por la mitad y, a su vez, cortamos las mitades en trozos gruesos.
  2. Pelamos las patatas y las cortamos en trozos de un tamaño similar al que hemos cortado los calabacines.
  3. Ponemos a calentar la mantequilla en una olla de tamaño mediano. Cuando se funda, echamos los trozos de calabacín y de patata. Mezclamos con una espátula de madera para que ambos ingredientes se impregnen con la mantequilla.
  4. Añadimos la sal y la pimienta y mezclamos a conciencia.
  5. Llegados a este punto, vertemos el agua en la olla y llevamos a ebullición.
  6. Cuando el agua rompa a hervir, tapamos la olla y cocinamos, a fuego medio, durante 20 minutos o hasta que las patatas estén tiernas. Comprobamos el punto de cocción pinchando éstas con la punta de un cuchillo.
  7. Retiramos la olla del fuego y añadimos el queso de untar.
  8. Con la ayuda de una batidora eléctrica, batimos todos los ingredientes hasta obtener una crema de textura muy fina en la que no se aprecien trozos de verdura.
  9. Podemos servir nuestro puré inmediatamente o dejar que se enfríe a temperatura ambiente, tras lo cual lo refrigeramos para degustarlo bien fresquito.
  10. Si lo deseamos, podemos añadir unos picatostes justo antes de servir nuestro plato.

Anotaciones y Consejos

He preferido no quitar la piel a los calabacines antes de cocinarlos, ya que en ella se concentran gran cantidad de vitaminas y minerales. Además, el color del puré es mucho más atractivo si dejamos la piel que si la quitamos.

Si queréis preparar vuestros propios picatostes caseros, os invito a que echéis un vistazo a nuestro vídeo de la ensalada César, donde os enseñamos la manera de prepararlos a partir de unas rebanadas de pan de molde.

Como ya apuntábamos en la introducción de esta receta, ésta es una elaboración muy sencilla que podéis preparar con cualquier verdura, o con una combinación de varias de ellas.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook