El mejor Truco para pelar Castañas

El mejor Truco para pelar Castañas

Danos tu valoracion

El otoño llega cargado de numerosos productos de temporada, entre los que destacan las castañas, fruto rico en gran cantidad de nutrientes con el que podemos elaborar numerosas recetas. A la hora de usarlas, debemos quitarles la cáscara y la piel, ¿sabéis cómo podéis hacerlo fácilmente? En la entrada de hoy vamos a compartir con vosotros varios trucos para pelar castañas con mucha facilidad, son consejos que podéis aplicar a otros frutos con características similares, como almendras o avellanas, ¿nos acompañáis?

Cocción en agua

Una forma de conseguir pelar las castañas fácilmente consiste en cocerlas durante unos minutos en agua hirviendo. Procedemos del siguiente modo:

  1. Ponemos a calentar abundante agua en una olla.
  2. Mientras el agua hierve, practicamos unos cortes en la cáscara que envuelve a la castaña, para ello, nos ayudamos de un cuchillo; apoyamos la hoja en la cáscara y damos unos golpes al cuchillo para que su filo se inserte. Podemos practicar un corte por cada lado.
  3. Cuando el agua rompa a hervir, echamos las castañas y las cocinamos durante 5-6 minutos, manteniendo un hervor moderado. Si las castañas son de un tamaño medio podemos escaldarlas durante menos tiempo, con 3-4 minutos será suficiente.
  4. Pasado el tiempo de cocción, las retiramos del agua y las ponemos en un cuenco con abundante agua helada para cortar la cocción.
  5. Seguidamente, las escurrimos y las envolvemos en un paño para secarlas.
  6. Por último, procedemos a pelarlas. Podemos hacerlo ayudándonos de la hoja de un cuchillo o a mano.

Para facilitar el pelado, hay quienes las meten toda la noche en la nevera antes de escaldarlas, con ello se consigue un cambio brusco de temperatura al introducirlas de la nevera al agua hirviendo, este cambio favorece el desprendimiento de la piel.

Uso del microondas

El uso del microondas nos permite pelar castañas de una forma más rápida, limpia y efectiva que con el método del escaldado.

Se procede del siguiente modo:

  1. Como en el caso anterior, practicamos unas pequeñas incisiones en varios puntos de la cáscara.
  2. Las introducimos en pequeñas cantidades en el microondas y lo conectamos, a máxima potencia, durante 25 segundos.
  3. Las retiramos con cuidado porque estarán muy calientes.
  4. Ayudándonos de un trapo, las pelamos mientras permanecen calientes.
  5. Mientras pelamos la primera tanda, procedemos a poner en el microondas la segunda.

La ventaja de este método es que las castañas no se cuecen, por lo que podemos emplearlas posteriormente en la elaboración de distintas recetas que requieran de puntos de cocción diferentes.

Si lo que queréis es asarlas, es tan sencillo como practicar un corte en la cáscara y ponerlas en una sartén agujereada durante un tiempo aproximado de entre 20 y 30 minutos. De este modo, el interior quedará asado y la piel se desprenderá fácilmente.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook