Cómo aprovechar la fruta madura

Cómo aprovechar la fruta madura

Danos tu valoracion

La fruta es un importante alimento que debe estar presenta en cualquier dieta que pretenda ser equilibrada. Su consumo nos aporta excelentes dosis de fibra, minerales y vitaminas, además, es rica en agua, lo que adquiere gran relevancia durante épocas del año en las que debemos prestar especial atención a la hidratación de nuestro organismo. Según los expertos, deberíamos ingerir una media de 2 a 3 piezas de fruta repartidas a lo largo de la jornada. En la actualidad, con una cada vez menor ingesta de fibra, se hace necesario tener muy en cuenta alimentos ricos en este importante componente (verduras, cereales y legumbres integrales, etc). Aunque lo ideal es consumir la fruta en fresco, en ocasiones nos encontramos con piezas muy maduras que resultan poco apetecibles, en esos casos podemos elaborar multitud de recetas. Hoy, en Cocina Casera, os vamos a contar cómo aprovechar la fruta madura. ¿Nos acompañáis en este interesante recorrido?

En cada uno de los apartados encontraréis recetas y vídeos. Si queréis ver el paso a paso de alguna de ellas, solo tenéis que pinchar en el título que aparece subrayado.

Batidos y zumos de fruta

Constituyen una magnífica opción de la que disfrutar a cualquier hora del día. Su consumo nos aporta las mismas beneficiosas sustancias que las frutas en fresco. Son elaboraciones muy versátiles que podemos preparar con todo tipo de piezas, ya sea solas o combinándolas. También podemos incorporar distintos tipos de leche (tanto animal como vegetal) para obtener deliciosos batidos, como el que os dejamos a continuación.

Batido de plátano

Ensaladas

Cuando las frutas o verduras empiezan a estar en un punto de maduración avanzado, podemos aprovecharlas para incorporarlas a numerosas ensaladas. Podéis encontrar muchos ejemplos de ello en nuestro amplio recetario.

Ensalada de espinacas

En esta elaboración hemos incorporado unas tiras de mango que aportan un delicioso toque refrescante. Podéis añadir todo tipo de frutas.

Guisos o sofritos

Aunque no es muy habitual, podemos usar la fruta para enriquecer y potenciar el sabor de numerosos guisos, sofritos y otras elaboraciones saladas. Por ejemplo, podemos enriquecer un sofrito de cebolla con un poco de manzana cortada en juliana fina. En nuestra página podéis encontrar diversos ejemplos del uso de la fruta en platos salados. Como muestra de ello os dejamos una receta elaborada con manzana y salchichas.

Hojaldre de salchicha y manzana

Almíbares

Los almíbares son otra magnífica opción a la hora de aprovechar las piezas de fruta madura. Para su elaboración podemos usar azúcar, edulcorantes, siropes, melazas, o si las frutas empleadas tienen una buena cantidad de azúcares naturales podemos prescindir de añadir otros endulzantes. Como ejemplos de frutas que se prestan muy bien a este tipo de elaboraciones tenemos los higos, la piña, el melocotón, los albaricoques, las peras, etc.

Macedonias

Para hacer macedonia solo tenemos que cortar la fruta en trozos muy pequeños, intentando mezclar frutas ácidas con otras más dulces para obtener un agradable contraste de sabores. Podemos también incorporar frutos secos y regar el conjunto con algún zumo natural que combine bien con las frutas elegidas.

Mermeladas y compotas

Si hay una forma de aprovechar al máximo la fruta madura es a través de la preparación de compotas y mermeladas, que nos pueden servir para la elaboración de numerosos postres, para acompañar a platos de carne, pescado y verduras, con los que contrastan maravillosamente bien, o para comer tal cual en tostadas a la hora del desayuno.

Mermelada de tomate

Aprovecha los tomates maduros para preparar esta rica mermelada. Puedes elaborarla con la mitad de azúcar que suelen contener las mermeladas comerciales, lo que supone una gran ventaja. Además, puedes preparar conservas con ella y disfrutarla durante meses.

Puré o compota de manzana

Esta compota es ideal como acompañamiento de platos de carne. También puedes usarla para rellenar masas dulces, preparar galletas, panes y todo tipo de elaboraciones. Como en el caso de la mermelada de tomate, puedes conservarla en botes esterilizados durante mucho tiempo. Aprovecha la temporada de recolección de esta nutritiva fruta para hacer acopio de compota para muchos meses.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook