Ensalada Tibia de Espárragos y Huevos mollet

Ensalada Tibia de Espárragos y Huevos mollet

Danos tu valoracion

Esta ensalada es un claro ejemplo de cómo con sólo 5 ingredientes de todos los días podemos lograr un plato exquisito que gustará a todo mundo y, en especial, a los amantes de los espárragos. Acompáñenme a preparar esta deliciosa propuesta que resultará perfecta con la aplicación de algunos pequeños trucos. ¿Se suman a la mesa?

Ingredientes Para 2 personas

  • 1 atado de espárragos (orgánicos)
  • 4 papas grandes (si son orgánicas o de su propio huerto ¡mucho  mejor!)
  • 4 huevos (ecológicos/pastoriles/de campo)
  • 1 cucharada de aceite de coco (u otro aceite vegetal de su preferencia)
  • un puñado de anacardos
  • Sal, pimienta, y nuez moscada a gusto

Elaboración de la Ensalada Tibia de Espárragos y Huevos mollet

  1. Limpiamos muy bien los espárragos, quitándoles la parte final del tallo (que suele ser la más dura, deslucida y blanquecina). Luego, cocinamos al vapor por unos 15 minutos (también podemos hervirlos, pero con este sistema de cocción perderán más nutrientes que cociéndolos al vapor). Una vez listos, los cortamos en trocitos, reservando las yemas.
  2. Hacemos lo propio con las papas (si son orgánicas o de sus propios huertos tendrán un sabor más definido y gustoso que influirá marcadamente en el plato final) por unos 25 minutos (si las hervimos, en lugar de cocerlas al vapor, les dejamos la cáscara para que no absorban tanta agua y preserven sus nutrientes; una vez listas, si lo deseamos, podemos pelarlas antes de utilizarlas). Cuando estén cocidas, las cortamos en cuñas y, luego, en mitades. Reservamos.
  3. Entonces, en una sartén disponemos el aceite de coco (o cualquier otro aceite vegetal) y allí salteamos ligeramente las papas y los espárragos, excepto las yemas que habíamos reservado. Condimentamos a gusto con sal, pimienta y nuez moscada recién molidas. Entonces, apagamos el fuego y añadimos las yemas de los espárragos para que con el calor residual de la cocción se templen sin malograrse.
  4. Para preparar los huevos mollet, colocamos agua en un cazo y la ponemos a calentar. Una vez que comienza a hervir, añadimos con cuidado los huevos y los dejamos cocer por 4-5 minutos. Luego de ese tiempo, los retiramos del fuego y los sumergimos en agua fría para cortar la cocción.
  5. Por último, para preparar el crocante de anacardos, tostamos ligeramente en una sartén caliente un puñado de anacardos (no es necesario añadir aceite de ninguna clase, ni otra materia grasa, porque con el aceite que sueltan los frutos secos alcanza muy bien). Una vez dorados, los picamos de manera grosera para obtener tropezones. Reservamos.
  6. Para presentar esta sencilla, pero deliciosa ensalada, sólo debemos disponer en un recipiente los vegetales tibios y, por encima, decorar con los huevos mollet partidos en mitades para que la yema – todavía jugosa – pueda apreciarse a primera vista. Por último, espolvoreamos los anacardos tostados y picados en tropezones y, de ser necesario, rectificamos la sazón. Servimos de inmediato para disfrutar de todos los sabores y texturas que nos propone esta exquisita ensalada.

Anotaciones y Consejos

Además de los condimentos que lleva la receta, pueden incorporar tomillo (que combina de mil maravillas con las papas) y un poquito de ají molido o páprika para que aporte un punto de picor que le imprime algo de carácter a la propuesta.

Recuerden respetar los tiempos y modos de cocción de los huevos mollet para sacarlos en su punto ideal, con una yema cocida, pero todavía algo jugosa.

Los anacardos pueden reemplazarse por maní natural sin salar o por almendras naturales. De igual modo, si no se encuentran en época de espárragos, pueden utilizar los que vienen en conserva. Para ello, tengan en cuenta tratar de conseguir aquellos que sean caseros (mejor si ustedes mismos las han preparado porque, así, sabrán con certeza qué se llevan a la boca) o que contengan pocos químicos y conservantes. También pueden utilizar aquellos espárragos que, durante su época, han cocido por algunos pocos minutos para conservarlos congelados y utilizarlos más adelante cuando no estén de temporada.

Siempre que les sea posible, procuren utilizar vegetales, frutos secos y condimentos orgánicos, al igual que huevos ecológicos o pastoriles.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook