Gachas de Avena con Caquis y Cúrcuma

Gachas de Avena con Caquis y Cúrcuma

Danos tu valoracion

Esta es una receta que me enseñó mi madre y que me encantó desde la primera vez que lo probé. Soy una gran fan de mezclar sabores y texturas, unir en una sola comida lo dulce y salado, lo suave y crujiente; este plato tiene todo eso y aparte es sumamente nutritivo.

Haré algunos comentarios sobre los ingredientes principales. Adoro utilizarla siempre que puedo, ya sea en platos salados o dulces, le otorga a las comidas un gusto característico que me encanta.

Los caquis aunque no son tan fáciles de conseguir son definitivamente uno de mis frutos favoritos. Si nunca lo has probado antes, su sabor me parece un híbrido entre el tomate, la sandía, el melón y la zanahoria; mientras que su textura me recuerda más al tomate o a los dátiles. Esta fruta es muy rica cruda en ensaladas, y también en batidos, purés o sopas a los que les quieras agregar un toque dulzón.

Además de ser un placer para el paladar, esta fruta posee muchísimos nutrientes. Entre ellos se encuentran las vitaminas A, C, K, E, potasio, cobre, manganeso y fibra. Otra razón más para consumirlos!

Ingredientes:

  • 1 Taza de avena tradicional
  • 4 cucharadas de semilla de lino
  • 1 Taza de leche de coco
  • 2 o 3 Caquis medianos
  • Cucharadita de cúrcuma molida
  • ½ Cucharadita de canela
  • Un trocito de raíz de jengibre
  • Un poco de miel para rociar
  • Pizca de sal
  • Quinotos (Opcional/Decoración)

Elaboración de las Gachas de Avena con Caquis y Cúrcuma

  1. Instrucciones (plato frío):
  2. Usando una batidora a alta velocidad, mezclar la leche de coco, 2 caquis, la canela, la raíz de jengibre, la cúrcuma y la sal.
  3. Preparar 2 tazones, luego verter ½ taza de avena y 2 cucharadas de semillas de lino en cada recipiente.  Colocar iguales cantidades de la mezcla batida en cada tazón y revolver para combinarlo todo. Dejar reposar unos 30 minutos o colocar en la heladera para su posterior consumo.
  4. Instrucciones (plato caliente):
  5. Preparar la mezcla en una batidora igual que en las instrucciones anteriores. Pero una vez que esté lista, colocarla en una cacerola pequeña y calentar a fuego medio. Agregar en ella también la avena y las semillas de lino; mezclar continuamente para asegurarse de que la avena absorbe todo correctamente todo el líquido.
  6. Cocinar durante 10-20 minutos; si deseas que la avena no pierda mucho su textura, debes cocinarla poco tiempo. Si en cambio quieres que ésta sea suave, cocínala más.
  7. Para finalizar, antes de servir colocar encima unas rodajas de caqui y quinotos, una cucharadita de oliva, una pizca de sal y de canela.

Anotaciones y Consejos

Fátima Denis

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook