La gastronomía de La Rioja es mucho más que vino

La gastronomía de La Rioja es mucho más que vino

Danos tu valoracion

¡Hola Cocinacas! En nuestra sección de Comer y Viajar te enseñamos el mejor turismo y la gastronomía de La Rioja, para que en tu próxima visita a esta región vitivinícola sepas qué ver, qué comer y dónde beber sus excelentes vinos, ya que la gastronomía es una de las partes más interesantes de viajar.

La Rioja es una provincia y una comunidad autónoma del norte de España especialmente conocida por su famosa industria vitivinícola. Es la segunda comunidad más pequeña y menos poblada del país pero a pesar de eso, en ella se encuentran pueblos medievales únicos, una naturaleza salvaje y viñedos que dan lugar a los mejores vinos de España, y de los mejores del mundo.

La gastronomía de La Rioja se caracteriza por ser sencilla, deliciosa, basada en los productos locales y de la tierra. El Ebro y siete ríos riegan sus ricas huertas, por lo que estas ofrecen excelentes materias primas con las que elaborar platos llenos de sabor y tradición.

Comenzaremos haciendo una pequeña ruta por Logroño, su capital. También veremos algunos de los lugares más emblemáticos de la región y los platos típicos que tendrás que probar, acompañados del mejor vino local.

Logroño y sus pinchos

Es una ciudad pequeña con un alto nivel de vida, moderna. Conserva un cuidado casco antiguo, muy agradable para pasear ya que casi todo es peatonal, y con interesantes monumentos que visitar. Este se articula en torno a la Plaza del Mercado, en ella se encuentra la Concatedral de Santa María la Redonda.

Al ser ciudad de paso del Camino de Santiago, otras paradas obligatorias son la Iglesia de Santiago el Real y la Iglesia de San Bartolomé, la más antigua de Logroño.

Otros edificios importantes de la ciudad son el Parlamento de La Rioja, el Museo de La Rioja, el Palacio de los Chapiteles, el Teatro Bretón de los Herreros y el Mercado de San Blas. Muy cerca de este también se encuentra el Paseo del Espolón, una de las zonas verdes más apreciadas de la ciudad.

Puente de piedra en Logroño
Puente de piedra

De camino hacia el Puente de hierro y el Puente de piedra que cruzan el río Ebro, se encuentran los restos de la muralla de Revellín y el Parque del Ebro.

Por último hacemos especial mención a dos de las calles más famosas de la ciudad. Durante los siglos XVI y XVII, en la calle Ruavieja existían 50 bodegas o calados, donde se almacenaba el vino a una atmósfera idónea. Estos calados estaban excavados en la roca, en la parte baja de las casas. Actualmente, se conservan 9, por ejemplo el de San Gregorio, el de la Reja Dorada o el de la Casa de la Danza.

De pinchos por Logroño

Pinchos en Logroño, típicos de la gastronomía de La Rioja

La otra calle mundialmente conocida es la calle Laurel (y sus aledañas), posiblemente una de las zonas de bares y copeo más famosas de España. Hay más de 60 establecimientos, cada uno de ellos especializado en un tipo concreto de pinchos con los que se puede degustar la gastronomía de La Rioja junto a una buena copa de vino. Por ejemplo, en El Soriano encontrarás champiñón a la plancha; en Páganos su especialidad es el pincho moruno; el roto en la Bodegilla Los Rotos o las patatas bravas de la Taberna El Laurel.

Los logroñeses que buscan un tapeo más tranquilo suelen acudir a la calle San Juan, más pequeña y castiza, en la que también es fácil encontrar buenos pinchos y algo más baratos.

Otros lugares que ver en La Rioja

Además de disfrutar de la gastronomía de La Rioja, la provincia cuenta con magníficos lugares para todos los gustos. Hemos seleccionado cinco planes diferentes, aunque como verás hay muchos pueblos y ciudades más con especial encanto.

San Millán de la Cogolla

En esta pequeña localidad se encuentran dos monasterios: el de Suso y el de Yuso, ambos declarados Patrimonio de la Humanidad.

Otros pueblos que merece la pena visitar y que forman parte del Camino de Santiago son la monumental ciudad de Santo Domingo de la Calzada, quien fundó sobre una antigua calzada romana, el Hospital de Peregrinos (del siglo XII) en torno al cual creció la ciudad; y Nájera, donde se establecieron tribus celtas, árabes y cristianos. El Convento de Santa Elena, el monasterio de Santa María La Real, las cuevas del Castillo y la iglesia de Santa Cruz son algunos de sus monumentos más importantes.

Parque Natural Sierra Cebollera

Destaca por sus extensos bosques de hayas, robles rebollos y pinos silvestres. Allí también se encuentra el Parque de las Esculturas Tierras Altas de Lomas de Oro, un museo al aire libre de esculturas hechas con materiales naturales; las ermitas de Lomos de Orios y de la Virgen de la Luz, los Hoyos de Iregua y la ruta a las Cascadas de Puente Ra.

Otro de los parajes naturales más bonitos de la región es la Sierra de la Demanda. La abundante y variada flora y fauna destacan junto a su riqueza patrimonial e histórica, ya que allí se encuentra el histórico yacimiento de Atapuerca.

Y si te gusta esquiar, la estación de esquí de Valdezcaray es muy accesible, así como la visita a la villa de Ezcaray, un auténtico paraíso de la naturaleza, de entre cuyos frondosos bosques y manantiales nace el río Oja.

Haro

Cata de vino Rioja

En Haro y su famoso barrio de la Estación se concentra el mayor número de bodegas de la región. Y es que para este pueblo el vino es más que un producto, es una expresión vital y cultural. Para descubrirlo, lo mejor es pasear por su señorial casco antiguo y disfrutar de una cata en alguna de sus bodegas.

Otra opción para aprender sobre vino es visitar el Museo Vivanco de la Cultura del Vino en el pueblo de Briñas. Allí explican la relación que han tenido el hombre y el vino durante los últimos 8.000 años. El objetivo es enseñar, educar, divulgar e interactuar con el vino, mostrándolo como elemento civilizador.

Arnedillo

Junto al río Cidacos se encuentran las famosas pozas termales, un spa natural y gratuito con bonitas vistas alrededor. Los manantiales que brotan del suelo alimentan estas piscinas naturales de aguas ricas en minerales con carácter medicinal. La temperatura se mantiene siempre en unos 40 grados.

En el pueblo también se puede visitar las ruinas de un castillo del siglo XI, la ermita de San Miguel y la de Nuestra Señora de Peñalva, además de disfrutar de su sabrosa gastronomía.

Enciso

Aquí se encuentran más de 40 yacimientos repartidos por la zona. El de Valdecillo, uno de los más fáciles de interpretar; el de Conargo, con importantes icnitas, o el de Igea, cuyo número de rastros le convierten en el primer yacimiento de Europa. En este último pueblo también se encuentra el Centro Paleontológico de Igea y el parque temático de El Barraco Perdido.

Por último, merece la pena visitar la segunda ciudad más importante de la región: Calahorra, por su excelente patrimonio cultural y artístico.

La gastronomía de La Rioja

Si solo se pudiera definir la cocina riojana con una palabra, esa sería sabrosa. Se trata de una cocina en la que destaca la carne, las hortalizas y el vino como sus ingredientes más representativos. Sin embargo, resulta curioso que en los recetarios tradicionales no figura el empleo del vino en las preparaciones.

Los ingredientes y platos típicos de la cocina riojana

Las verduras y hortalizas se encuentran en muchos platos riojanos debido a que la región cuenta con excelentes huertas. Destacan las alcachofas, el cardo y la borraja, así como la judía, los espárragos, los pimientos y el champiñón.

Uno de los platos más famosos que emplea una mezcla de verduras y embutido son las patatas a la riojana o patatas con chorizo. La denominación a la riojana proviene del empleo abundante del pimiento o de algunos de sus derivados, como el pimentón.

También destaca la porrusalda y la sopa alavesa con ajo y almenada de huevos cocidos, propias de la cocina vasca. Las sopas de ajo, las sopas canas (con pan y leche) y las sopas de molinero. Influencia de la cocina navarra surge la menestra de verduras (aunque también se denomina menestra riojana) y el pisto riojano (típico sobre todo de Calahorra). Y también son reconocidos los ajetes tiernos asados a la brasa de los sarmientos, muy típico del pueblo de Arnedo.

El plato más tradicional de la cocina riojana son los caparrones (caparrones coloraos), el cocido preparado con esta alubia (una variedad de alubia roja) y con chorizo autóctono.

Mientras que las Peras de Rincón de Soto son la única denominación de origen de peras de España y con ellas se elaboran un postre muy local, las peras al vino.

Peras al vino, postre típico de la gastronomía de La Rioja

Carnes y pescados

Las carnes en La Rioja tampoco se quedan atrás y los verdes pastos de las colinas del sur de la región acogen un ganado de mucha calidad, criado como antaño, que permite disfrutar de una excelente carne de ternera camerana. Destacan las chuletillas de cordero asadas con los sarmientos secos que se podan de las vides de Rioja y el embuchado riojano, un ovillo hecho de tripas de cordero enrolladas que al cortarlo finamente se pasa por la plancha.

Y aunque se trata de una región de interior, los pescados también se tratan con mimo, especialmente al preparar bacalao a la riojana y también son típicas las truchas a la riojana.

Las bebidas más famosas

Viñedo de uvas tintas
Viñedo de uvas tintas

La Rioja cuenta con aproximadamente más de 47.000 hectáreas de viñedos, por lo que el vino es sin duda la bebida por excelencia de la tierra. Rioja fue la primera Denominación de Origen de España y, además, la primera en obtener la categoría de Calificada (DOCa).

La zona vinícola de Rioja se divide en tres partes: la Rioja Alta, la Rioja Alavesa y la Rioja Baja. La Rioja Alta tiene como capital el pueblo de Haro. Allí se producen vinos blancos, rosados y tintos, siendo los más conocidos estos últimos.

También es popular el zurracapote, una mezcla de vino tinto, al que se añaden diferentes frutas como melocotones, naranjas o limones además de azúcar y canela, dejándose macerar durante varios días. Es similar a la sangría, aunque más fuerte.

Y por último, el licor de Valvanera realizado en el Monasterio de Valvanera y el pacharán (aunque su origen es aragonés) son los dos licores que se fabrican y consumen en la región.

La gastronomía de La Rioja se puede degustar en forma de pincho por las zonas más famosas de cada localidad riojana o también en los restaurantes tradicionales y de alta cocina, pues actualmente Ikaro y Kiro Sushi en Logroño, El Portal de Echaurren en Ezcaray y Venta Moncalvillo en Daroca, son los restaurantes reconocidos con estrellas Michelín.

Estamos seguros de que en tu próxima visita disfrutarás mucho de la gastronomía de La Rioja y de todo lo que esta pequeña pero extraordinaria región puede ofrecerte.

A nosotros nos encantaría que nos cuentes a través de los comentarios si alguna vez has probado un Rioja y cuál es el plato típico de la cocina riojana que más te gusta o te llama la atención. También puedes contarnos cuál te gustaría que fuera la próxima ciudad o región que visitemos. Si es la tuya, nos encantaría ir y saber qué lugares nos recomendarías ver y, sobre todo, cuáles son los platos más típicos que nos recomiendas probar.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube