Pinchos en Logroño, típicos de la gastronomía de La Rioja

La auténtica cultura gastronómica del País Vasco

¿Nos votas?

¡Hola Cocinacas! En nuestra sección de Comer y Viajar hoy queremos enseñarte el mejor turismo y la gastronomía del País Vasco, para que en tu próxima visita a esta región sepas qué ver y qué comer para conocer la auténtica cultura gastronómica del País Vasco.

Después de visitar y comer en Asturias y Cantabria, continuamos recorriendo el norte de España y llegamos a País Vasco, una Comunidad Autónoma formada por tres provincias con fuertes tradiciones culturales, una célebre gastronomía y un idioma característico que antecede a las lenguas romances, el euskera.

También conocida como Euskadi o Euskal Herria, se encuentra situada en el extremo oriental de la costa del mar Cantábrico, limítrofe con Francia. Bilbao es la capital de la provincia de Vizcaya y es la ciudad más poblada, seguida de San Sebastián-Donostia (capital de Guipúzcoa) y Vitoria-Gasteiz, capital de Álava. Esta última, a pesar de ser la ciudad menos poblada, es también la capital de la Comunidad Autónoma.

Las tres provincias tienen mucho que visitar y a continuación haremos mención a los monumentos y lugares más emblemáticos de cada una de ellas. Sin embargo, queremos destacar la cultura gastronómica que viven en País Vasco y cómo para ellos, la gastronomía no solo está vinculada con la comida. Se trata de un ritual y forma parte de su manera de ser, ya que todo lo celebran en torno a la mesa.

A pesar de todo ello, y como veremos iremos viendo, la gastronomía vasca va mucho más allá de la cocina de vanguardia y las estrellas de sus famosos restaurantes. También es habitual disfrutar de la calidad de las materias primas que se dan en esta región en una taberna, en un asador o en un txoko o sociedad gastronómica.

Bilbao y la provincia de Vizcaya

Museo Guggenheim de Bilbao

Bilbao es una antigua ciudad industrial que con el paso de los años se ha reconvertido. Ha dejado de ser una ciudad gris dedicada a la industria y se ha transformado en una urbe cosmopolita y de diseño. Donde en la década de los 90 había grúas, ahora lucen edificaciones modernas firmadas por los más ilustres arquitectos del mundo. Abandoibarra y el Museo Guggenheim abanderan el cambio urbanístico de la capital vizcaína.

Siguiendo el paseo de la ría es posible encontrar muchos de los edificios emblemáticos y lugares destacados de la ciudad. Junto al Parque de Doña Casilda se encuentra el Museo de Bellas Artes de Bilbao y desde allí  ya se puede ver de cerca la torre Iberdrola y al otro lado de la ría la Universidad de Deusto. Junto al Guggen se encuentra el emblemático puente rojo de La Salve, o un poquito más adelante, el Puente Zubizuri de Calatrava hasta llegar al Ayuntamiento de Bilbao. Desde ahí ya se puede ver el Teatro Arriaga, antes de adentrarse en el Casco Viejo. En este, además de muchos bares de pintxos, se puede visitar la Plaza Nueva, la Catedral de Santiago, el Mercado de la Ribera y la Iglesia de San Antón.

No podemos olvidarnos de visitar la otra catedral de la ciudad, el Estadio de San Mamés, así como la Basílica de Begoña o ya entre Portugalete y Getxo, el Puente de Bizkaia.

Qué ver en la provincia

San Juan de Gaztelugatze

Además la provincia de Vizcaya cuenta con muchos otros lugares con encanto que merece la pena visitar. A lo largo de la costa vizcaína se encuentran asombrosos pueblos, en los que además se puede disfrutar de su fabulosa gastronomía, como son Plentzia y Górliz, Baquio junto a San Juan de Gaztelugatxe y los pueblos de Bermeo y Mundaca. También merece la pena visitar Urdaibai, declarado por la UNESCO Reserva de la Biosfera y Área de Conservación, y los últimos pueblos fronterizos con Guipúzcoa, como Lequitio y Ondárroa. Mientras que en el interior, Gernika es uno de los pueblos más representativos de todo el País Vasco y el Parque Natural de Gorbeia es el más grande del País Vasco, pues se encuentra entre las provincias de Álava y Vizcaya.

San Sebastián-Donostia y la provincia de Guipúzcoa

San Sebastián-Donostia

San Sebastián-Donosti es una ciudad pequeña, situada en plena costa vasca. Es uno de los pocos espacios urbanos que cuentan con tres playas en pleno centro, un hecho, que junto a su increíble gastronomía, su puerto, sus museos y los montes que la protegen, la convierten en la ciudad más turística de la provincia.

La Bahía de La Concha es uno de los elementos más reconocidos nacional e internacionalmente de la capital gipuzkoana. Además de sorprender por su llamativo paraje costero, destaca porque en medio se encuentra la Isla de Santa Clara y a los lados, el monte Igueldo y el monte Urgull. Entre ellos se encuentran dos de las playas más demandadas de la ciudad: La Concha y Ondarreta. A final de esta última playa, en la ladera del monte Igueldo, donde se puede admirar el famoso Peine del Viento. Es un conjunto de piezas ideadas por el escultor vasco Eduardo Chillida.

Por el paseo de la Bahía también se puede admirar el Palacio de Miramar y al fondo, en la cima del Monte Urgull se encuentra el Castillo de la Mota. A los pies de este el Paseo Nuevo permite disfrutar del mar mientras se recorre el puerto, el Aquarium y ya al otro lado, el Museo San Telmo. Continuando el paseo se encuentra el Teatro Victoria Eugenia y cruzando el Puente de la Zurriola se llega hasta el Palacio de Congresos y Auditorio, El Kursaal. Muy cerca de aquí se puede pasear por la playa de Zurriola y admirar el tercer monte que protege la ciudad, el Ulía.

En el interior de la ciudad se encuentran muchos otros lugares emblemáticos, como la denominada Parte Vieja (el Casco Hisrórico). Entre sus pequeñas y estrechas calles se encuentran los mejores bares de pintxos y restaurantes de toda la vida, comercios tradicionales y monumentos, como la Plaza de la Constitución y el Mercado de La Bretxa. Junto al Ayuntamiento, se encuentra el Parque Alderdi Eder y no muy lejos, la Catedral del Buen Pastor y el Edificio de Correos.

Los pueblos guipuzcoanos con más encanto

Continuando el trayecto de la costa cantábrica, se encuentran algunos de los destinos más populares de la provincia de Guipúzcoa. Algunos de ellos son los pueblos costeros de Motrico, Deva, Zumaya, Guetaria, Zarauz, Orio, Pasaia y Hondarribia. Mientras que entre los pueblos de interior destaca Astigarraga por ser la capital de la sidra vasca, Alkiza, Pasajes de San Juan (o Pasai Donibane, muy cerca de San Sebastián), la villa señorial de Oñati o las ciudades de Tolosa e Irún.

Vitoria-Gasteiz y la provincia de Álava

Diputación Foral de Álava

Capital del País Vasco, Vitoria-Gasteiz es conocida internacionalmente por ser una de las ciudades más accesibles y verdes de Europa. Esto hace que también sea conocida por su calidad de vida, además de su gastronomía y como no, por su gran cultura e historia.

El casco antiguo es el corazón de la ciudad. La colina en la que se ubica la almendra medieval lleva ocupada desde el siglo VIII, cuando solo existía la primitiva aldea de Gasteiz. Dentro se encuentra la Casa del Cordón, la Plaza del Machete, el Portalón (actualmente es un restaurante) o la Torre de los Anda. También el Palacio de Escoriaza Esquivel, junto a la muralla medieval, construida a finales del siglo XI y la Catedral de Santa María o Catedral vieja.

Fuera del Casco Histórico, una de las primeras edificaciones que se construyeron fue la Plaza Nueva. Muy cerca de esta se encuentra también la Plaza la Virgen Blanca, la patrona de la ciudad. También destaca el edificio del Parlamento Vasco junto al Parque de la Florida y la Catedral de María Inmaculada, también conocida como Catedral nueva.

Además, Armentia, Errekaleor, Olarizu, Salburua, Zabalgana y Zadorra conforman el anillo verde de Vitoria-Gasteiz, que se puede hacer en bicicleta o andando, para disfrutar de espacios con un enorme valor ecológico.

Naturaleza, allá donde vayas

Como puedes imaginar, la naturaleza es la gran protagonista de la provincia de Álava. Cuenta con 5 parques naturales: Azkorri, Izki, Gorbea, Urkiola y Valderejo y al sur, la Rioja Alavesa, reconocida por su Ruta del Vino. También destaca el famoso salto del Nervión, el Valle Salado, el Castillo de Portilla y pueblos con encanto como Oriduña, Balmaseda o Laguardia.

En País Vasco tienen cultura gastronómica

Ahumar comida, tradición y cultura gastronómica en País Vasco

En 2007, País Vasco logró el reconocimiento a la región más prestigiosa del mundo a nivel culinario por tener dos de los 10 mejores restaurantes del mundo. Y actualmente es, junto a Cataluña, la región española con mayor densidad de estrellas en la Guía Michelín, siendo destino de un gran número de viajeros gastronómicos tanto nacionales como extranjeros.

Esto es fruto del esfuerzo y la pasión con la que la cultura gastronómica se ha ido transmitiendo generación tras generación. El gusto, el disfrute y el placer de compartirlo lo llevan en el alma y eso es muy fácil de percibir cuando se viaja por el País Vasco.

Los grandes cocineros vascos siempre han reconocido que su cultura gastronómica parte de la cocina de sus amas (las madres).  Y es que a día de hoy una forma de reunión típica de los vascos son las sociedades gastronómicas (denominadas así en Gipúzcoa) o txokos (en Vizcaya). Se trata de sociedades privadas que ofrecen la oportunidad a sus socios e invitados de disfrutar de unos platos de gran calidad que elaboran ellos mismos.

Todo esto hace que mantengan intactas y vivas sus tradiciones y cultura gastronómica. De ahí que País Vasco sea un destino ideal para los amantes de la gastronomía.

Materias primas de calidad

La gastronomía vasca refleja su ubicación, entre Francia y España y entre el Océano Atlántico y los Pirineos. De ahí surge una excelente calidad en materias primas entre las que destacan pescados como el bacalao, la merluza, el bonito, besugo, chipirones, anchoas de Getaria, lubina y las cotizadas angulas. Pero tampoco hay que olvidar las carnes, de buey, oveja y la caza menor, como pichones, becadas, y tórtolas.

Entre las legumbres y verduras destacan las alubias de Tolosa, las habas, judías verdes o vainas, puerros, berzas, espárragos, guisantes y las setas o perretxikos (sobre todo hongos o boletus).

Y no pueden faltar los quesos, sobre todo los elaborados con leche de oveja. Entre ellos se encuentra el famoso de todos, el queso Idiazábal. Este se elabora exclusivamente con leche pura de oveja latxa y/o carranzana, sin mezcla alguna y sin pasteurizar, lo que le da esa personalidad y esos matices tan particulares que le distinguen de todos los demás.

También es típico el Queso Ossau-Iraty. Son dos tipos de quesos distintos que en 1980 se unieron bajo una misma denominación de origen. Mientras que los Ossau son más fuertes y afrutados, los Iraty son más suaves y con un pequeño gusto a avellana.

Por último, el queso Roncal, el único queso con denominación de origen vasco con corteza rugosa de color beige. Tiene un sabor que evoluciona en boca, incluso llegando a picar en algún momento.

Platos típicos de la cocina vasca

Las gildas son el pintxo vasco por excelencia. Consiste en una piparra (guindilla) pinchada con aceituna, anchoa y un chorro de aceite de oliva.

En los valles de las montañas vascas es fácil encontrar las alubias de Tolosa y de Guernica, unas judías de color rojo muy oscuro que se caracterizan por su cremosidad al comerlas.

En País Vasco también destaca por poseer una huerta fértil. Con sus productos se pueden elaborar platos tan deliciosos y tradicionales como la porrusalda (del euskera, porru que significa puerro y salda, sopa). Es un primer plato ideal para tomar en invierno. Se compone de verduras, principalmente puerro, patatas, bacalao y pimiento choricero. O la piperrada, un plato de pimientos morrones cocinados al fuego que es un excelente acompañante de carnes y pescados.

Otros platos típicos pueden ser los caracoles a la vizcaína, el revuelto de perretxikos o el talo con chorizo.

La actividad marítima siempre ha sido muy importante en el País Vasco y ha formado parte de su cultura gastronómica. De ahí que sobre todo en los pueblos costeros sean tan populares los platos de pescado de todo tipo. Entre ellos destaca el marmitako, el bacalao al pil-pil, a la vizcaína, en salsa verde o en tortilla, los chipirones en su tinta o en txangurro (centollo) a la donostiarra. También las angulas al estilo tradicional, el bonito con tomate o las kokotxas.

Chuletón con patatas y pimientos, cultura gastronómica en País Vasco

La ganadería también aporta grandes carnes. No puedes irte del País Vasco sin probar un buen txuletón con patatas fritas y pimientos de Gernika.

Y de postre, la goxua (un postre compuesto por tres capas: nata montada, bizcocho emborrachado y crema pastelera), el pastel vasco, la cuajada, la leche frita o las tostadas (o torrijas) de crema.

Bebidas típicas

Una de las más destacadas es la sagardoa (sidra vasca). La temporada del Txotx o temporada de la sidra vasca comienza en febrero y termina en abril. Se lleva a cabo en el denominado Territorio de la Sidra Vasca, localizado principalmente en Astigarraga (Guipúzcoa).

Este es otro ejemplo de cultura gastronómica en la región, ya que es tradición que las cuadrillas vayan a probar la sidra a la sagardotegui (sidrería) acompañada con un menú. Este consta de un primer plato que suele ser tortilla de bacalao o de bacalao con pimientos; de segundo una chuleta de buey acompañado de ensaladas y de postre queso (normalmente Queso Idiazábal), membrillo y nueces.

Otra bebida típica es el vino blanco Txakoli o los vinos de la zona de La Rioja Alavesa. Y como bebida popular, el Kalimotxo una mezcla Coca-Cola con vino barato.

Seguro que ahora ya no tendrás ninguna duda de que en País Vasco existe una auténtica cultura gastronómica. Si no es así, aún podemos demostrarte lo importante que es la gastronomía para esta región. En San Sebastián se encuentra el Basque Culinary Centre, una institución académica pionera a nivel mundial. En ella se lleva a cabo la formación superior, la investigación, innovación y promoción de la cultura gastronómica y la alimentación.

Esperamos que en tu próximo viaje a cualquiera de las tres provincias de País Vasco disfrutes de todo lo que pueden ofrecerte, no solo a nivel histórico-cultural y gastronómico, si no también de su gente y sus tradiciones.

¿Hay alguna receta de la cocina vasca que te gustaría aprender a cocinar en casa y aún no hemos publicado? Déjanos un comentario para contarnos cuál. También aprovecha para contarnos qué es lo que más te gusta del País Vasco, si ya has ido alguna vez.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube