Consejos para no desperdiciar los alimentos

Consejos para no desperdiciar los alimentos

Danos tu valoracion

En los tiempos que corren se hace más necesario que nunca sacar el máximo beneficio a los recursos alimenticios de que disponemos. Para lograrlo, debemos llevar a cabo una buena planificación de la despensa y el menú semanal, de este modo aprovecharemos al máximo los alimentos.

A continuación, os damos algunos consejos para no desperdiciar los alimentos, y ahorrar así en la economía doméstica. Si queréis complementar vuestra información al respecto os animamos a que llevéis a cabo la lectura de nuestro artículo: claves para ahorrar y comer saludable.

  • Organizar el menú semanal. Es importante planificar con anterioridad todas las comidas de la semana en base al número de personas que viven en casa.
  • Hacer una lista. Una vez que tenemos planificado el menú semanal, haremos una lista con todos los ingredientes que vamos a necesitar para preparar las comidas que componen dicho menú. de este modo, evitaremos volver del supermercado con las bolsas de la compra llenas de artículos que no estaban dentro de lo programado. Esta mala costumbre, suele repercutir negativamente tanto en la economía doméstica como en la salud, ya que, cuando compramos de manera compulsiva, a menudo lo hacemos decantándonos por productos dulces o salados (aperitivos, snacks, patatas fritas…).
  • Revisar las existencias. Antes de salir a comprar, debemos echar un vistazo a la despensa y el frigorífico para asegurarnos de que no volvemos a comprar alimentos que ya tenemos. Del mismo modo, revisaremos las existencias de los alimentos básicos para que nunca nos falten, ya que con ellos podemos improvisar una comida en cualquier momento.
  • Comprar con la cabeza. Evitaremos ir al supermercado con el estómago vacío, ya que, si no lo hacemos, corremos el peligro de que sea nuestro estómago el que asuma el mando en cuanto a la toma de decisiones de lo que debemos comprar. Comprar con la cabeza es la única manera de comer sano y de ahorrar. Dejaremos para el último momento la compra de alimentos refrigerados o congelados, para perpetuar de este modo la cadena de frío.
  • Elaborar presupuesto. Es importante hacer un prepuesto semanal y respetarlo. Con el fin de ahorrar, compararemos precios entre artículos similares dentro del mismo supermercado y entre los distintos comercios de la zona.
  • Almacenamiento adecuado. Organizaremos nuestra nevera y despensa de modo que los alimentos que llevan más tiempo en casa ocupen posiciones adelantadas con respecto a los que hemos adquirido más recientemente. De este modo, no pasaremos por alto alimentos que pueden estar a punto de caducar.
  • La mayoría de alimentos se conservan mejor en un lugar fresco y oscuro. Una vez que hayamos abierto algunos envases, como en el caso de cereales, arroz o harinas, debemos conservarlos en recipientes herméticos.
  • Organiza la nevera. La mejor manera de sacar el máximo rendimiento a nuestra nevera es organizar los alimentos de manera que los dispongamos en el estante adecuado:
    • Puerta: mantequilla, mermeladas, salsas y huevos.
    • Estante superior: alimentos que vamos a descongelar. Alimentos cocinados y embutidos. Debemos hacer uso de recipientes herméticos.
    • Estante medio. Yogures y lácteos.
    • Estante inferior (o, según modelos, el lugar más frío de la nevera): carnes o pescados que vayamos a consumir en las próximas horas.
    • Cajones: es el lugar idóneo para almacenar verduras y frutas.
  • Pequeñas raciones. A la hora de comer, es preferible servir varias veces una pequeña cantidad que dejarse comida en el plato.
  • Comida sobrante. Guarda la comida que haya sobrado en recipientes herméticos, y, en caso de congelarla, etiquétala con la fecha, ya que los alimentos congelados también tienen fecha de caducidad como te contamos en nuestro artículo; ¿cuánto tiempo podemos tener congelada la comida o alimentos?

Imagen:flic.kr/p/C4dqC Fuente:cruzverde

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook