Ajoblanco casero

Ajoblanco casero

¿Nos votas?

Ajoblanco casero

El ajoblanco, o ajo blanco, es un plato típico de Andalucía, más concretamente de provincias como Málaga, Córdoba, Jaén, Almería y Granada. También se suele preparar en algunas zonas de Extremadura. Consiste en una sopa a base de ajo, almendras, pan y aceite que se suele consumir fría, especialmente durante las épocas de calor.

En Cocina Casera, hemos elaborado un ajoblanco con almendra marcona y aceite de oliva virgen extra de extracción en frío, y lo hemos acompañado de uvas blancas sin pepita. Además, en su elaboración hemos usado un pan casero, obteniendo así un plato de calidad superior que no te puedes perder. Si quieres aprender a elaborar tu propio pan, visita nuestra sección de pan casero, donde encontrarás numerosas recetas de pan, de entre las que destacamos la de nuestro pan de pagès casero, cuya miga quedará extraordinariamente bien en esta receta.

También en nuestro recetario puedes encontrar otras recetas de sopas frías, como es el caso de nuestra sopa fría de melón.

Vídeo de la receta

Ingredientes [para 4 personas]:

  • Almendra cruda pelada – 150 gramos
  • Dientes de ajo – 2 unidades
  • Agua fría – 1 litro
  • Miga de pan – 120 gramos
  • Aceite de oliva virgen extra – 100 gramos
  • Vinagre – 20 gramos
  • Sal – 4 gramos
  • Uvas blancas – para acompañar

Elaboración de la receta

  1. En primer lugar, ponemos a calentar agua en un cazo para escaldar las almendras y poder quitarles la piel.
  2. Cuando el agua rompa a hervir, añadimos las almendras (sin cáscara), y cocemos durante 2 minutos.
  3. Pasado el tiempo de cocción, retiramos las almendras del fuego y las vertemos en un escurridor para quitarles el agua.
  4. Dejamos que las almendras se enfríen un poco y les quitamos la piel.
  5. Ponemos la miga de pan, desmenuzada, en un cuenco y añadimos un poco de agua para humedecerla.
  6. Introducimos la batidora de mano en el cuenco y trituramos la miga hasta obtener un puro fino.
  7. Pelamos y laminamos los dientes de ajo.
  8. Añadimos al cuenco los dientes de ajo laminados, las almendras peladas, la sal y el vinagre. Seguimos triturando con la batidora.
  9. Añadimos, en varias tandas, el aceite de oliva. Añadimos un poco de aceite y continuamos batiendo la mezcla. Cuando el aceite se integre, añadimos un poco más.
  10. Si la mezcla queda muy espesa la aligeramos añadiendo un poco de agua mientras continuamos batiendo. Debe quedarnos una textura bastante líquida.
  11. Una vez que tenemos listo nuestro ajoblanco, tapamos el cuenco con un plástico y lo llevamos a la nevera donde lo dejaremos durante varias horas hasta que esté bien frío.
  12. A la hora de servir, podemos acompañar nuestra sopa con uvas, melón, tacos de jamón…

Anotaciones y consejos

El ajoblanco aguanta varios días en perfecto estado en la nevera. Si lo dejamos más de un día, que habrá que volver a batirlo ligeramente antes de servirlo.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook