Trucos para arreglar desastres en la cocina

Trucos para arreglar desastres en la cocina

Danos tu valoracion

Seguro que más de una vez te ha pasado: tras preparar con mimo una receta, te encuentras con que el resultado no es el esperado. Por eso hoy te hemos preparado una selección de trucos para arreglar desastres en la cocina que seguro que te van a resultar muy útiles. ¡Descúbrelos y que no cunda el pánico! Casi todo tiene arreglo, como verás. Y si buscas algún otro truco, consulta nuestra sección de trucos y seguro que te sorprenderás.

Trucos para arreglar desastres en la cocina

¿Has preparado un plato que ha quedado demasiado salado? ¿O, tal vez, demasiado dulce? O quizá te ha pasado que la salsa de tu receta no tiene color, o está demasiado líquida. Te contamos cómo arreglarlo para que no tengas que empezar otra vez de cero, y no pierdas ni tiempo, ni desperdicies ingredientes.

Demasiado salado

Este truco que te vamos a dar sirve tanto para guisos como para sopas y cremas: si te das cuenta de que han quedado demasiado salados, pela y corta en trozos una o dos patatas, añádelas a la cazuela y deja el guiso al fuego hasta que estén totalmente cocidas. Verás cómo absorben la sal. Otra opción que también funciona es agregar una cucharadita de azúcar y otra de vinagre de sidra.

Demasiado dulce

Parece demasiado simple… pero funciona. Si algo te queda demasiado dulce, añade un poco de sal. Y si es un plato de verduras, añade una cucharadita de vinagre de sidra.

Salsa incolora

Es algo bastante frecuente, y que da mucha rabia: el plato está perfecto y delicioso, pero la salsa no tiene casi color, y tiene un aspecto tristón. No te preocupes: también tiene solución. Solo tienes que añadirle un poco de colorante alimentario, y si es una salsa que lleve harina, puedes evitarlo desde el principio dejando que la harina se tueste bien antes de añadirle el líquido: así, además, evitarás que salgan grumos.

Salsa demasiado líquida

Si ves que tu salsa ha quedado demasiado líquida y no quieres que desluzca tu plato, solo tienes que preparar una pasta suave con harina o maicena y agua, y agregarla muy poco a poco mientras remueves constantemente, hasta que hierva. Verás cómo la salsa coge más textura.

Créditos-Shutterstock

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook