Tarta de melocotón

Tarta de melocotón

¿Nos votas?

Tarta de melocotón

Si te gustaron nuestras recetas de bizcocho de limón y bizcocho de naranja, no te pierdas esta nueva versión que hoy te compartimos. En esta ocasión el ingrediente estrella es el melocotón, una fruta cuya recolección se lleva cabo durante el periodo que abarca los meses de mayo a septiembre. Durante esa época en casa aprovechamos para preparar todo tipo de platos con frutas y verduras de temporada; mermeladas, compotas, frutas en almíbar, chutneys de verduras, encurtidos, ¡todo lo que se nos ocurre!

Los melocotones son una magnífica fuente de fibra, minerales y vitaminas, de entre las que destaca la vitamina C, cuya función antioxidante nos ayuda a luchar contra los radicales libres que causan daños en las células. Además, esta vitamina tiene efectos beneficiosos sobre nuestra piel, ya que la protege de los rayos solares, a la vez que mejora su textura y reduce las arrugas al intervenir en la formación de colágeno.

El extracto de melocotón ha demostrado ser eficaz en el tratamiento del cáncer de mama, al acabar con las células cancerígenas dejando intactas las células normales que las rodean.

La presencia de fibra, vitamina C y potasio hacen del melocotón un gran aliado para mantener en buen estado de salud nuestro corazón. La reducción del consumo de sodio, acompañado de un aumento del de potasio, son dos buenas formas de combatir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. La fibra, por su parte, disminuye los niveles de glucosa en sangre, lo que resulta muy interesante para personas que sufren diabetes tipo I.

La receta que os proponemos hoy es sencilla, rápida y económica. Para su elaboración hemos usado ingredientes que suele haber habitualmente en casa o que podemos encontrar fácilmente en cualquier tienda de alimentación. Además, partiendo de los fundamentos de esta elaboración, podemos preparar otras muchas versiones con todo tipo de frutas; piña, mango, albaricoques, etc.

Vídeo de la Receta

Ingredientes [Para 6-8 personas]:

  • Melocotón – 700 gramos
  • Harina de trigo repostería – 180 gramos
  • Aceite de girasol – 85 gramos
  • Yogur de melocotón – 90 gramos
  • Huevos – 4 unidades
  • Azúcar – 180 + 35* gramos
  • Mantequilla – 35 gramos
  • Levadura química – 15 gramos

*para mezclar con la mantequilla

Elaboración de la Receta

  1. Comenzamos la receta quitando la piel a los melocotones con un pelador. Retiramos el hueso y cortamos la carne en finas láminas de, aproximadamente, dos milímetros de grosor.
  2. Calentamos en una cacerola la mantequilla y el azúcar. Cuando la mantequilla se funda, añadimos las láminas de melocotón. Cocinamos, a fuego medio, hasta que ablanden. En ese momento, las sacamos de la cacerola y las ponemos en un escurridor para retirar el exceso de agua.
  3. Ponemos el horno a calentar a 180ºC.
  4. A continuación, cascamos los huevos y echamos su contenido en un cuenco. Añadimos también el azúcar. Batimos con unas varillas hasta que el azúcar se disuelva.
  5. Seguidamente, incorporamos el yogur y mezclamos para que se distribuya de manera uniforme.
  6. Vertemos el aceite y volvemos a mezclar.
  7. En un cuenco pequeño mezclamos la harina con la levadura química.
  8. Con la ayuda de colador, tamizamos ambos ingredientes directamente en el cuenco donde tenemos los ingredientes líquidos. Mezclamos con la varilla para que se incorporen a la mezcla.
  9. Engrasamos un molde para horno y lo espolvoreamos con harina. Le damos unos pequeños golpes y retiramos el exceso.
  10. Colocamos en la base del molde las láminas de melocotón.
  11. Vertemos la masa sobre el melocotón.
  12. Llevamos el molde al horno. Horneamos, a 180ºC, durante un tiempo aproximado de 45 minutos o hasta que la masa esté cocida. Para comprobar el punto de cocción, pinchamos la masa con una aguja o un palillo y nos aseguramos de que, al retirarla, ésta no presenta restos.
  13. Retiramos el molde del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla metálica.
  14. Cuando el bizcocho esté frío, desmoldamos y servimos.

Anotaciones y Consejos

Si no queréis entreteneros en colocar las láminas de melocotón ordenadamente en la base del molde, podéis simplemente extenderlas sin un orden específico. Incluso, podéis mezclarlas con la masa para que queden repartidas por el interior del bizcocho.

Si tenéis tiempo y ganas os animo a que cortéis el bizcocho en dos láminas una vez horneado y rellenéis su interior con crema pastelera, nata, mermelada o lo que os apetezca.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook