Sorbete de limón

Sorbete de limón

¿Nos votas?

Sorbete de limón

El sorbete es una elaboración dulce que se sirve helada y que se diferencia del tradicional helado por no contener ingredientes grasos o yema de huevo, lo que da lugar a una textura que se encuentra a medio camino entre la de un granizado y la de un helado. A la hora de servirlo hay quienes prefieren que esté medio líquido y quienes lo llevan a la mesa totalmente sólido. Además de la receta que os compartimos hoy, en nuestra página podéis encontrar otras, como la de nuestro sorbete de limón al cava. Si os gustan este tipo de postres, os invitamos también a echar un vistazo a nuestros helado de vainilla y helado de chocolate.

Compuesto en su origen por miel, zumos de frutas y hielo, se tiene constancia de que el sorbete fue uno de los primeros postres que se comenzaron a servir helados. No fue hasta el siglo XVII cuando se produjo la aparición de los helados enriquecidos con nata o leche. En la actualidad, el sorbete se suele servir después de comidas copiosas ya que alivia los síntomas de digestiones pesadas. Aunque es típico ofrecerlo en las cenas de navidad, os animamos a que lo preparéis en cualquier momento del año ya que resulta una elaboración muy refrescante.

La receta que os proponemos hoy es muy sencilla de preparar, tan solo hay que elaborar un almíbar y montar las claras a punto de nieve. En conjunto todo el proceso no os llevará más de 15 minutos, un tiempo que bien merece la pena dedicar a un postre artesanal y casero que supera con creces a cualquier versión comercial que podáis comprar.

¿Os apetece aprender a elaborar un rico sorbete de limón? ¡Vamos allá!

Vídeo de la Receta

Ingredientes [Para 4 personas]:

  • Agua – 400 gramos
  • Azúcar – 300 gramos
  • Zumo de limón – 300 gramos
  • Ralladura de limón – 1/2 unidad
  • Hojas de gelatina – 2 unidades
  • Clara de huevo – 50 gramos
  • Sal – una pizca

Elaboración de la Receta

  1. Con la ayuda de un rallador fino rallamos la piel de medio limón. Intentaremos no rallar la parte blanca ya que puede aportar un toque amargo a la elaboración.
  2. Ponemos las láminas de gelatina en un recipiente y las cubrimos con agua a temperatura ambiente. Dejamos que la gelatina se hidrate entre 5 y 10 minutos.
  3. Hacemos un almíbar, para ello, ponemos el agua y el azúcar en un cazo y llevamos a ebullición. Cuando el agua rompa a hervir, mantenemos durante 5 minutos a fuego moderado y retiramos del fuego.
  4. Añadimos al cazo la ralladura de la piel del limón y la gelatina escurrida. Removemos para que esta se disuelva.
  5. Seguidamente, incorporamos el zumo de limón mientras continuamos removiendo.
  6. Vertemos la mezcla en un cuenco y la dejamos enfriar.
  7. Una vez que esté fría, la metemos en el congelador donde dejamos que repose durante 3 ó 4 horas, o hasta que se formen cristales de hielo.
  8. Cuando la mezcla haya comenzado a solidificar, mostrando un aspecto parecido a un granizado, montamos la clara de huevo a punto nieve, para ello, cascamos los huevos y separamos las claras de las yemas. Ponemos las claras en el vaso de la batidora eléctrica y añadimos una pizca de sal. Batimos con el accesorio de varillas hasta que estén a punto de nieve.
  9. A continuación, incorporamos las claras a la mezcla llevando a cabo movimientos envolventes.
  10. Una vez que hemos incorporado las claras, llevamos el cuenco de nuevo al congelador y lo dejamos reposar durante 4 ó 5 horas.
  11. Una vez que la mezcla ha solidificado, ya podemos servirla.

Anotaciones y Consejos

La gelatina sirve para que el sorbete aguante durante más tiempo el emplatado, en cualquier caso, si tenéis dificultades para encontrarla, o si simplemente no queréis usarla, podéis prescindir de ella. Si sois veganos podéis sustituir la gelatina poragar agar.

El tiempo necesario para que la mezcla de almíbar y zumo comience a cristalizar va a depender de la potencia de vuestro congelador, por ello debéis tomar el tiempo que os damos como un valor de referencia, pero, en última instancia, quien manda es el estado de la mezcla.

Si queréis sorprender a vuestros familiares y amigos podéis servir el sorbete en el interior de un limón, para ello, cortamos este por la mitad, a lo largo, y lo vaciamos. Seguidamente, lo rellenamos con el sorbete y lo metemos en el congelador para que su corteza se enfríe.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook