Zumo de naranja y vitamina C

Zumo de naranja y vitamina C

¿Nos votas?

Para una buena parte de la población el zumo de naranja es sinónimo de vitamina C. Tan extendida está esta creencia como aquella otra que dice que la vitamina C presente en la naranja se pierde a gran velocidad una vez que la hemos exprimido. Seguro que en numerosas ocasiones has oído o has dicho eso de: “¡Vamos, tómate el zumo deprisa, que pierde sus vitaminas!”.

A pesar de que esta afirmación se hace con la mejor intención del mundo, ¿qué hay de cierto en ella? En este artículo, queremos intentar dar respuesta  a esta pregunta, así como ampliar la información que ya tratamos en un artículo anterior donde os contábamos que el consumo de zumo no es tan bueno como parece.

El zumo de naranja y la vitamina C

Al contrario de lo que solemos pensar, la vitamina C se mantiene en el zumo de naranja hasta unas 12 horas después de haber exprimido la fruta. Todo el mundo intenta consumir el zumo apresuradamente, para evitar la supuesta pérdida de esta vitamina, pues bien, hay estudios que aportan datos concluyentes sobre lo innecesario de esta urgencia.

En 2002, se publicó un artículo en la revista Journal of The American Dietetic Association en el que su autora, la doctora Patricia Murphy señaló que, si bien la vitamina C se oxida rápidamente, en su lugar se genera un producto llamado ácido dehidroascórbico que presentan los mismos beneficios para nuestro organismo que la vitamina C.

Durante este mismo año, la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética, ha publicado un artículo en el que se señala que para que la concentración de vitamina C presente en el zumo se reduzca notablemente, éste se ha de ver sometido a condiciones de calentamiento extremas (en torno a los 120º C). Además, el estudio corrobora lo dicho anteriormente, a cerca de que esta vitamina se mantiene en perfecto estado en el zumo hasta un tiempo de 12 horas.

¿Tomamos suficiente vitamina C?

Desde siempre nos han dicho que el consumo de zumo de naranja es una de las mejores formas de suministrar a nuestro cuerpo vitamina C. Sin embargo, ¿es necesario tomar zumos para alcanzar las dosis recomendadas? ¿En una dieta equilibra, hay riesgo de sufrir carencias de esta vitamina?

En el año 2011 se realizó, sobre una muestra representativa de españoles adultos, la encuesta ENIDE. Ésta se llevó a cabo en coordinación con la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AECOSAN). En dicho sondeo se observó que en la actualidad la población ingiere entre dos y cuatro veces mayor cantidad de vitamina C de la dosis recomendada. Las principales fuentes de donde se obtiene son frutas, verduras y hortalizas. Por tanto, los zumos de frutas no son necesarios cuando se lleva a cabo una dieta equilibrada y saludable.

La relación entre el consumo de zumos y el exceso de peso

La ingesta de dosis de vitamina C por encima de las recomendadas no aporta beneficio alguno, por lo que cabe plantearse si el consumo de zumo de naranja puede acarrear problemas para nuestro organismo. Existen dudas entre la comunidad médica, ya que algunos profesionales consideran que el consumo de zumos, aunque sean naturales y caseros, puede provocar un aumento de peso e incluso favorecer la aparición de diabetes.

En el año 2013, tanto el American Institute for Cancer, como la Harvard University señalaron la necesidad de reducir el consumo de zumos a, como máximo, un pequeño vaso por día. En ese mismo año, dos estudios independientes encontraron relación entre el consumo de zumos y el aumento del riesgo de padecer diabetes tipo 2 o sobrepeso.

En resumen, podemos disfrutar relajadamente del zumo de naranja, puesto que la vitamina C contenida en el mismo no se pierde rápidamente. Sin embargo, debemos tener en cuenta que, aunque sea un placer para nuestro paladar, es recomendable no abusar del consumo de zumos, ya sean comerciales o caseros. Fuente:consumer

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook