Albóndigas con salsa de tomate

Albóndigas con salsa de tomate

¿Nos votas?

Una de las formas más tradicionales para utilizar la carne picada de cualquier tipo es la elaboración de albóndigas, que pueden prepararse con todo tipo de salsas y de ingredientes. En esta ocasión os vamos a proponer una sencilla receta de albóndigas con salsa de tomate que sale realmente sabrosa, acompañada con zanahorias y guisantes. Y si os apetece probar otras opciones, no dudéis en mirar todas nuestras recetas de albóndigas en salsa de tomate.

Ingredientes para cuatro personas

  • 750 gr de carne picada (50% cerdo y 50% de vacuno)
  • 2 huevos
  • 400 gramos de tomate frito
  • 2 dientes de ajo
  • 2 zanahorias
  • 1 latita de guisantes
  • Pan rallado
  • Un vaso de jerez para cocinar
  • 1/2 vaso de agua
  • 4 patatas medianas
  • Aceite de oliva (para freír)
  • Sal (al gusto)
  • Un poco de perejil fresco

Pasos de Albóndigas con salsa de tomate

  1. Batimos los dos huevos en un bol grande, y agregamos la carne picada y los dos dientes de ajos, muy picados. Dejamos que repose 2-3 minutos.
  2. Añadimos un poco de pan rallado para hacer una masa homogénea y consistente, y que podamos trabajar fácilmente.
  3. Una vez que la tengamos, vamos elaborando las albóndigas, del tamaño aproximado de una nuez. Las rebozamos en pan rallado, y las reservamos.
  4. Pelamos las zanahorias y las cortamos en rodajas finas.
  5. Pelamos las patatas, las troceamos y las ponemos a freír en una freidora con aceite de oliva, previamente calentado a 180 grados. Al meter las patatas, bajamos la temperatura a 90 grados, y las dejamos freír hasta que estén blandas. Una vez que lo estén, subimos el cestillo de la freidora y reservamos.
  6. Ponemos al fuego una sartén con un dedo de aceite de oliva, y freímos las albóndigas. Cuando estén doradas, las escurrimos y las colocamos en una cazuela.
  7. Añadimos el tomate frito y el vasito de jerez, así como la zanahoria ya cortada y los guisantes (previamente escurridos).
  8. Removemos y añadimos el agua.
  9. Dejamos cocer unos 15 minutos (hasta que la zanahoria esté blanda).
  10. Una vez que la cocción de las albóndigas termine, subimos la temperatura de la freidora a 180 grados e introducimos las patatas hasta que se doren.
  11. Servimos.

Anotaciones y consejos

A la hora de presentarlas, colocamos las albóndigas en una fuente, regamos con su salsa y decoramos con un poco de perejil fresco picado. Las patatas pueden servirse junto con las albóndigas con salsa de tomate o en una fuente a parte. Este plato se puede preparar con antelación sin ningún problema: en ese caso, taparemos la cazuela para que no se resequen las albóndigas, y añadiremos las patatas fritas en el momento de servir.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook