Colesterol: lo que todo el mundo debería saber

Colesterol: lo que todo el mundo debería saber

¿Nos votas?

Este artículo viene a complementar otro que publicamos hace algún tiempo en el que desmentíamos algunos de los mitos que circulan sobre el colesterol. Para aquellos que no pudisteis leer aquel artículo, os dejamos un enlace al mismo; falsos mitos sobre el colesterol que deberías saber.

La mayoría de la población cree que el colesterol es una sustancia peligrosa, tanto es así que se refieren a él como colesterol malo, tan malo se cree, que es sabido por todo el mundo que tenemos que llevar mucho cuidado con él para que no nos ocasione graves problemas de salud. Sin embargo, a continuación os exponemos una seria de consideraciones sobre lo necesaria que es esta grasa para nuestro organismo.

Datos sobre el Colesterol: lo que todo el mundo debería saber

Es esencial para nuestro organismo

Forma parte de la estructura de las membranas celulares, protege el sistema nervioso y el sistema circulatorio, interviene en la formación de la bilis, mantiene  fuertes nuestros huesos, es imprescindible en la síntesis de muchas vitaminas y hormonas… A pesar de estas, y otras importantes funciones, el colesterol es considerado de una manera muy simplista por demasiados médicos, que lo consideran como algo malo.

No hay colesterol bueno o malo

Solo existe un tipo. Para que sea transportado por la sangre, se une a unas proteína lipídicas, como son la LDL y HDL, que lo transportan en distintas proporciones. Las proteínas LDL llevan a cabo el transporte desde el torrente sanguíneo hacia los tejidos. A éstas se las denomina colesterol malo. Las HDL, por su parte, llevan a cabo el camino inverso, transportándolo desde los tejidos hacia el hígado, donde es eliminado o reutilizado. Ambas proteínas son importantes.

El colesterol y las grasas que ingerimos en la dieta no determina los niveles de este esencial ácido graso

Mucho más determinante para elevar sus niveles en nuestro organismo son los hidratos de carbono y azúcares que ingerimos en la dieta, ya que ambos son transformados en grasas y colesterol cuando se encuentran en exceso en nuestro organismo. Además, se cree que el consumo de hidratos de carbono aumenta su presencia en los tejidos.

Nuestro cuerpo crea colesterol

En nuestro hígado se lleva a cabo la síntesis de alrededor del 75% de este ácido graso, siendo solamente el otro 25% el que asimilamos a través de la dieta. En la actualidad, se suministra a numerosas pacientes estatinas, sustancias que disminuyen la síntesis de colesterol que lleva a cabo el hígado. Estas sustancias han de ser objeto de mayor estudio y tomarlas con precaución, ya que su consumo puede producir algunas alteraciones de la función hepática.

Las analíticas no son fiables

En los análisis de sangre aparecen unos valores estandarizados para cada tipo de colesterol (total, LDL, HDL, …), sin embargo, numerosos estudios han demostrado que estos valores, estudiados de forma individual, no pueden ser tomados como evidencia de que su alta concentración pueda ser la responsable de patologías cardiovasculares. A día de hoy, el único dato que puede ser tomado en consideración, de manera aislada, para determinar el riesgo de patología cardiovascular es la concentración de HDL con respecto al colesterol total, que no debería superar el 25%. Sin embargo, la comunidad científica, en lugar de buscar un método más eficaz para determinar el riesgo de patologías, sigue bajando los niveles de cada tipo de colesterol, sin conseguir con ello que baje la incidencia de problemas cardiovasculares, y consiguiendo, básicamente, que aumente el número de personas que, según los nuevos niveles, padecen de colesterol malo. Si dentro de unos meses, lo niveles se establecen de nuevo a la baja, volverá a aumentar el número de personas que pueden ser diagnosticadas, entrando a formar parte del gran abanico de clientes de las grandes empresas farmacéutica.

Cuidado con los medicamentos para el colesterol

El uso de algunos de los medicamentos que se suelen recetar para combatir los altos niveles de este ácido graso,  y que responden al nombre de estatinas, ocasionan efectos secundarios como; dolor de cabeza, dolor de las articulaciones, dolor muscular…Paradójicamente, las estatinas inhiben la síntesis de la enzima hepática implicada en la formación de la principal sustancia protectora del corazón. Por tanto, las estatinas; ¿curan o nos enferman…?

La mejor forma de cuidarnos es estar informados. Esperamos que este artículo os sea de mucha ayuda. Créditos-Fuente: fitonutrición

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook