Cómo hacer Tortilla de Patatas (Jugosa)

Cómo hacer Tortilla de Patatas (Jugosa)

¿Nos votas?

Cómo hacer Tortilla de Patatas (Jugosa)

Hoy os traemos una nueva receta para que podáis hacer fácilmente en casa uno de los platos más emblemáticos de la gastronomía española; la tortilla de patatas. Si en anteriores ocasiones os mostrábamos cómo elaborar una tortilla de patatas cuajada, hoy os vamos a enseñar a prepararla con un interior jugoso.

El secreto para conseguir que el interior de nuestra tortilla quede jugoso está en el tiempo de cocción; debemos cocinarla muy poco tiempo, apenas el necesario para que el exterior se haga ligeramente. En este tipo de elaboración es muy fácil pasarse y que el interior cuaje, por ello debéis estar muy atentos ya que en poco más de un minuto tendréis que voltear la tortilla, y en otro minuto más ya estará lista para retirar de la sartén. Si no os gusta que quede jugosa, simplemente dejadla que se cocine un poco más, hasta que el exterior empiece a adquirir un bonito tono dorado.

A la hora de elaborar esta receta os aconsejamos que elijáis una sartén anti adherente de dimensiones reducidas, de este modo conseguiremos que la tortilla tenga cierto grosor, así el calor no penetrará fácilmente hasta el interior. Si usamos una sartén amplia, el grosor de la tortilla será menor, y el interior cuajará casi al mismo tiempo que el exterior, por lo que será más complicado que nos quede jugosa.

También podemos jugar con la temperatura; si nuestra tortilla es fina, podemos darle un golpe de sartén a fuego alto, con lo que lograremos que cuaje rápidamente por fuera pero sin que el calor llegue a penetrar en su interior.

¿Queréis saber cómo se prepara uno de los platos tradicionales de la cocina española? ¡Vamos con la receta!

Vídeo de la Receta

Ingredientes [Para 4 personas]:

  • Patatas grandes – 3 unidades (1 kg)
  • Cebolla grande – 1 unidad (300 g)
  • Huevos – 4 unidades
  • Sal – al gusto
  • Aceite de oliva – para freír

Elaboración de la Receta

  1. Ponemos a calentar abundante aceite de oliva en una sartén grande. De este modo, cuando terminemos de procesar la cebolla ya lo tendremos listo para comenzar a freírla.
  2. Cortamos la cebolla por la mitad y la pelamos. Cortamos cada mitad en juliana, de modo que nos queden láminas de un grosor aproximado de 2 milímetros.
  3. Pelamos las patatas y las cortamos por la mitad a lo largo. Como en el caso de la cebolla, cortamos cada mitad en láminas de unos 2 milímetros de grosor.
  4. Cuando el aceite haya cogido temperatura, echamos la cebolla. Cocinamos, a fuego medio, hasta que comience a ablandarse.
  5. Cuando la cebolla empiece a estar transparente, echamos las láminas de patata. Seguimos cocinando hasta que la patata esté tierna, lo sabremos porque las láminas empiezan a romperse con facilidad.
  6. En ese momento, retiramos ambos ingredientes de la sartén con la ayuda de una espumadera y los ponemos en un escurridor para retirar el exceso de aceite.
  7. Mientras tanto, cascamos los huevos y vertemos su contenido en un cuenco.
  8. Añadimos un poco de sal y batimos con la ayuda de un tenedor. Si lo deseamos, podemos añadir un poco más de sal.
  9. A continuación, vertemos la cebolla y la patata en el cuenco. Mezclamos bien para que el huevo impregne ambos ingredientes.
  10. Calentamos un poco de aceite de oliva en una sartén estrecha.
  11. Cuando el aceite haya cogido temperatura, echamos en la sartén el contenido del cuenco. Cocinamos, a fuego medio, durante uno o dos minutos por cada lado. Os recordamos que si queréis una tortilla con un interior jugoso debéis cocinarla solo el tiempo necesario para que su exterior cuaje ligeramente, si la cocináis más tiempo del necesario, el interior cuajará también y no quedará jugoso.
  12. Cuando esté cuajada por uno de los lados, le damos la vuelta con la ayuda de un plato, para ello; ponemos el plato sobre la sartén y, con un movimiento rápido, le damos la vuelta de modo que la tortilla nos quede en el plato. Con la ayuda de una espátula, empujamos la tortilla de nuevo a la sartén y la cocinamos por el otro lado.
  13. Una vez que esté ligeramente cuajada por ambos lados, la retiramos de la sartén con la ayuda de un plato.
  14. Dejamos atemperar ligeramente y servimos.

Anotaciones y Consejos

Os recomendamos que para obtener un buen resultado elijáis patatas ni muy nuevas ni muy viejas. En nuestro artículo; “Cómo hacer la tortilla de patatas perfecta“, os damos más recomendaciones para que obtengáis buenos resultados al elaborar este plato.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook