English muffins caseros

English muffins caseros

¿Nos votas?

2 h
Calorias: 25
Media

Los English muffins son unos panecillos de textura suave y esponjosa que se elaboran a partir de unos pocos ingredientes. Tras fermentar, se les da forma redondeada y se cuecen al calor de una sartén o plancha, tostándose por ambos lados. Estos ricos panes se suelen tomar para desayunar, almorzar o acompañar al té de media tarde. Lo habitual es abrirlos por la mitad con un tenedor y, tras tostarlos, untarlos con mantequilla. Ojo, no debemos confundir los muffins ingleses con los muffins típicos de EEUU, que tiene forma de magdalena.

Como en el caso de otros muchos platos, se pueden encontrar diferentes versiones, con distintos ingredientes. Nosotros hemos optado por idear una receta con ciertas similitudes con la de un pan de molde, obteniendo unos muffins deliciosos y sumamente tiernos.

En Cocina Casera podéis encontrar otras originales recetas de panes hechos a la sartén, como es el caso de nuestro pan naam o nuestro aloo paratha o pan frito relleno.

Ingredientes de los English muffins caseros para 6-8 unidades

  • Harina blanca de trigo - 350 gramos
  • Leche - 170 gramos
  • Mantequilla - 20 gramos
  • Huevo - 1 unidad
  • Azúcar - 20 gramos
  • Sal - 5 gramos
  • Levadura de panadería seca instantánea* - 2 gramos
  • Harina de maíz - para espolvorear

Cómo hacer la receta de English muffins caseros

  1. En primer lugar, ponemos en un cuenco la harina. Añadimos la mantequilla y la desmenuzamos con las manos hasta que se formen una especie de migas.
  2. Añadimos al cuenco el azúcar y la sal, mezclamos. Añadimos la levadura y volvemos a mezclar. Es importante añadir la sal y la levadura por separado para que no entren en contacto, ya que la sal reduce la acción de la levadura. Si usamos levadura fresca, la disolvemos en un poco de leche tibia y la añadimos a la harina junto con los ingrediente líquidos.
  3. A continuación, vertemos en el cuenco el huevo ligeramente batido y la leche a temperatura ambiente. Mezclamos, con la ayuda de una espátula, hasta que la harina absorba todo el líquido. Tapamos el cuenco con un plástico, o trapo, y dejamos que la masa repose durante 25 minutos.
  4. Tras el reposo,  untamos con un poco de aceite la mesa de trabajo y volcamos la masa encima. Aceitamos un poco nuestras manos y amasamos ligeramente hasta que la masa comience a pegarse. En ese momento, formamos una bola y la ponemos en el cuenco. La tapamos y la dejamos reposar durante 15 minutos.
  5. Repetimos varios ciclos de amasado y reposo, siguiendo las instrucciones del paso anterior. Debemos conseguir una masa elástica de superficie lisa y brillante. Una vez que nuestra masa esté lista, la metemos en el cuenco, la tapamos con un plástico, o un paño de cocina, y la dejamos reposar hasta que doble su volumen.
  6. Una vez que la masa ha doblado su volumen, espolvoreamos un poco de harina de maíz sobre la mesa y volcamos la masa encima. Con la ayuda de las manos, extendemos la masa hasta que tenga un grosor de entre 2 y 2,5 centímetros.
  7. A continuación, se corta la masa con un cortapastas circular de unos 8 centímetros de diámetro. Para evitar que la masa se pegue, podemos engrasar el cortapastas.
  8. Espolvoreamos harina de maíz sobre una lámina de papel vegetal y, a medida que los cortamos, vamos poniendo los discos de masa encima. Con los restos de masa volvemos a formar una bola. La tapamos con un trapo y la dejamos reposar durante 10 minutos para que nos sea más fácil estirarla.
  9. Tras el reposo, estiramos la masa y cortamos más discos. Tapamos los discos con un trapo y dejamos reposar durante, aproximadamente, 45 minutos.
  10. Engrasamos ligeramente una sartén con un poco de mantequilla y la calentamos a fuego suave. Cuando la sartén esté caliente, ponemos, según el tamaño de nuestra sartén, uno o varios discos de masa. Cocinamos durante 5-6 minutos por cada lado o hasta que se doren un poco.
  11. Dejamos enfriar ligeramente sobre una rejilla y servimos aún calientes.

Notas y Consejos

Si no encontráis harina de maíz para espolvorear podéis usar sémola de trigo fina.

Los tiempos de fermentación dependerán de la temperatura ambiente, por ello no solemos expresar tiempos en nuestras recetas, puesto que estos no sirven de referencia. Lo mejor, es observar el estado de la masa.

Si te ha gustado esta receta de English muffins caseros te aconsejamos no te pierdas más Recetas de Postres y no olvides descargar Gratis Nuestro App. DESCARGAR AQUÍ.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook