Ensalada de jamón

Ensalada de jamón

¿Nos votas?

Ensalada de jamón

Hace unos días comenzó oficialmente el verano, y que mejor manera de celebrarlo que con la receta de ensalada de jamón que hoy os proponemos, un plato muy refrescante que podéis preparar fácilmente en casa en muy poco tiempo. Si miráis la lista de ingredientes, comprobaréis que esta elaboración está compuesta por alimentos con magníficas cualidades nutricionales, como es el caso del huevo, los piñones, las nueces o el jamón serrano. Una ración de este ensalada os aportará buena parte de los nutrientes que necesitamos a diario (vitaminas, minerales, grasas saludables, proteínas e hidratos). En Cocina Casera, creemos que una ensalada puede constituir un plato en sí misma, y la receta de hoy es una buena muestra de ello. En nuestro recetario podéis encontrar más ejemplos, como es el caso, entre otras, de nuestra ensalada California y la ensalada césar.

En la elaboración del plato de hoy hemos empleado ingredientes muy utilizados en la cocina mediterránea, de entre los que destaca, como uno de sus productos estrella, el jamón serrano, que se obtiene tras curar las patas traseras del cerdo dejándolas secar al aire una vez saladas. El secado se suele llevar a cabo en zonas donde la temperatura no es elevada.

Dentro del jamón serrano, podemos encontrar distintos tipos con características organolépticas bien diferenciadas. El que se puede conseguir habitualmente en cualquier establecimiento de alimentación es el obtenido del cerdo de raza blanca, siendo el jamón más económico. También tenemos jamón ibérico obtenido de cerdo de raza ibérica. Este producto no tiene nada que ver con el jamón cocido, conocido también como jamón de York o dulce.

Otro de los aspectos destacados de esta ensalada es el aliño que la acompaña. Elaborado a base de aceitunas negras, su potente sabor combina maravillosamente bien con el resto de ingredientes. Si no os gustan las aceitunas negras, probad a prepararlo con aceitunas verdes, o simplemente usad otro aliño que sea de vuestro agrado.

¿Estáis preparados para hacer una rica ensalada de jamón?

¡Vamos con la receta!

Vídeo de la Receta

Ingredientes [Para 2 personas]:

  • Hoja de roble – 125 gramos
  • Tomate – 1 unidad
  • Guisante – 40 gramos
  • Maíz – 40 gramos
  • Jamón serrano – 4 lonchas
  • Huevo – 2 unidades
  • Nueces – 30 gramos
  • Piñones – 30 gramos

Para la vinagreta:

  • Aceite de oliva – 100 gramos
  • Olivas negras – 10 unidades
  • Huevo – 1 unidad
  • Vinagre balsámico – 2 cucharadas

Elaboración de la Receta

  1. Para empezar, ponemos a calentar el horno a 180ºC.
  2. Lavamos la lechuga y la ponemos en un cuenco. Cubrimos con abundante agua fría. Dejamos reposar hasta que la necesitemos. De este modo, a la hora de montar la ensalada la lechuga estará crujiente.
  3. Tostamos los piñones y las nueces en el horno. Para ello, ponemos ambos ingredientes en una bandeja forrada con papel vegetal y los llevamos al horno. Horneamos, a 180ºC, durante 10 minutos o hasta que los piñones empiecen a tostarse. En ese momento, retiramos la bandeja del horno y dejamos enfriar. También podéis saltar este paso y añadir las nueces y los piñones sin tostar, pero, en ese caso, su sabor no será tan intenso.
  4. A continuación, cocemos los huevos. Para ello, los ponemos en un cazo y los cubrimos con agua. Llevamos a ebullición. Cuando el agua rompa a hervir, mantenemos el hervor durante 12 minutos. Cumplido el tiempo de cocción, retiramos los huevos del agua y dejamos enfriar mientras preparamos el resto del plato.
  5. Troceamos los tomates y las lonchas de jamón serrano.
  6. Para preparar la vinagreta, ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora eléctrica y trituramos hasta que se forme una especie de mayonesa. Si queréis que os quede más espesa podéis añadir más aceite, pero pensad que lo ideal es obtener una salsa ligera con la que regar la ensalada en el momeno de servirla, por ello, un exceso de consistencia tal vez no sea adecuado.
  7. Cuando los huevos estén fríos, los pelamos y cortamos en 4 trozos.
  8. Escurrimos la lechuga para retirar toda el agua que podamos. Nosotros hemos usado una escurridor centrifugadora que es muy efectivo, logrando eliminar de la superficie de las hojas gran cantidad de agua.
  9. Una vez que tenemos todos los ingredientes listos, ya solo nos queda distribuirlos en el plato de la manera que más nos guste y, justo antes de servir, regar la ensalada con una buena cantidad de aliño.

Anotaciones y Consejos

Si lo preferís, también podéis tostar los piñones y las nueces en una sartén. Para ello, los ponemos en una sartén de base ancha, y cocinamos a fuego suave, removiendo regularmente, hasta que cojan color. Este método implica un menor gasto energético que el horneado. Lo que nosotros solemos hacer es aprovechar los días que encendemos el horno para hornear ingredientes que tengamos previsto utilizar en alguna de las recetas planificadas para la semana.

Como habréis podido comprobar, esta ensalada no lleva sal añadida, esto se debe a que dos de los ingredientes utilizados (jamón y aceitunas negras) ya aportan un importante toque salado, por lo que no hemos creído necesario añadir más. En cualquier caso, sentíos libres de sazonarla a vuestro gusto.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro facebook